Hotel Elma, Zikhron Ya’akov, Israel: Un distrito cultural con un único lugar

Artículo publicado el 8 de Marzo de 2017
Artículo publicado el 8 de Marzo de 2017

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Pese a su ubicación aislada local y globalmente, el centro cultural Elma y el  hotel se posicionan como un destino emergente para la gastronomía de origen local, espectáculos clásicos y contemporáneos, y para la apreciación del arte bajo las premisas de un histórico sanatorio diseñado por Yaakov Rechter y erigido en 1968.

Representando metafóricamente el tipo de socialismo israelí que se va deteriorando gradualmente, este edificio con una pátina de modernismo funcional es una muestra involuntaria de los tiempos que corren, ya que en el año 2015 se ha recuperado como un hotel de lujo lleno de arte. Mientras que en la Israel urbana no dejan de brotar nuevos hoteles boutique, e incluso los hoteles de lujo palestinos se cuelan entre los más valorados por viajeros internacionales, las ubicaciones atípicas también comienzan a mostrar elementos destacados que abarcan la división entre hospitalidad y distritos culturales.

De esta forma, el Hotel Elma ideado por Lily Elstein, la patrocinadora de este centro de arte, no pone necesariamente a Zikhron Ya’akov en el mapa, pero ofrece la oportunidad de contemplar las capas de historia que han constituido la restauración de la estructura arquitectónica que forma la base de este centro. La programación anual de concierto clásico, espectáculo de danza y artes plásticas de Elma cubre las necesidades culturales tanto del público local y regional como de los urbanitas que buscan un respiro.

También hay hueco para eventos de menor escala, tales como cursos magistrales que hacen del complejo de Elma tanto un destino cultural como un lugar comunitario. La escala relativamente pequeña del salón de conciertos de Elma permite una configuración variable de acústica que hace de éste un espacio adecuado para piezas de música de cámara, óperas barrocas y géneros fronterizos como la música del mundo. Como parte de esto, Elma acoge eventos tanto de artistas locales que están emergiendo, como la Joven Orquesta Filarmónica de Israel, como de colectivos y celebridades musicales internacionales.

Un órgano tubular fabricado expresamente e importado de Alemania hace posible cubrir un rango musical que va desde sinfonías clásicas y cuartetos de música de cámara hasta experimentos modernistas, como por ejemplo las sinfonías del Romanticismo tardío y pre-modernistas de Gustav Mahler. Aquellos que estén dispuestos a mezclar bebidas, hors d’oeuvres y conversaciones antes, durante o después de la sesiones de jazz y de los diversos espectáculos musicales podrán hacerlo en el Cube que también sirve como lugar para el after-party, donde los visitantes locales se reunen en un ambiente informal al fondo de un escenario diminuto que se abre hacia un área cuadrado a menor altura lleno de asientos y mesas como si de un restaurante se tratara.

Su ambiental y heterogénea banda sonora recuerda a la exhibición semipermanente de arte local contemporáneo comisariado por la Galería Givon de Tel Aviv, la cual garantiza que la deambulación por las salas, rincones y recovecos de la planta baja de Elma se conviertan en un estudio del arte israelí, como la serie fotográfica de Sigalit Landau Salt Bride que documenta la cristalización de un vestido de novia sumergido en el salado Mar Muerto.

Pasear de pared en pared por las Galerías Elstein de Elma puede aportar una visión general del trabajo de los pintores modernos y contemporáneos israelís desde la generación de Raffi Lavie, Pinchas Cohen Gan y Moshe Gershuni. Los tragaluces situados en los vestíbulos laterales se abren hacia dos obras a gran escala, como las pinturas de Nurit David, y los trabajos que exploran el continuo entre representación escultural y pictórica, como en los objets d'art de Micha Ullman.

Este complejo cultural en el que se entremezclan exquisitos espacios gastronómicos, áreas de cócteles informales, y un espacio para espectáculos, también deconstruye la noción del cubo blanco no solo como un ambiente moderno para obras de arte, sino también como una estética originalmente desarrollada para la presentación comercial de productos.