Hrant Dink no muere en Turquía

Artículo publicado el 24 de Enero de 2007
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 24 de Enero de 2007

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El asesinato de Hrant Dink, de 53 años, periodista turco de origen armenio y ferviente partidario de la adhesión de su país a la UE ha despertado emociones y una nueva sospecha sobre Turquía.

“Hrant era la diana perfecta para aquellos que desean poner palos en las ruedas de la democratización de Turquía y su acceso a la UE”, declaraba el fin de semana pasado un periodista de Agos, el semanario bilingüe turco y armenio del que Hrant Dink era uno de los fundadores y redactores-jefe.

Su asesinato, el 19 de enero en Estanbul, ha provocado la indignación y la tristeza de muchos turcos. Esta acción infame ha puesto de luto no sólo a la comunidad armenia, sino a todos los que aman la libertad y la democracia en Turquía.

Turcos de todos los orígenes se dieron cita para rendir un homenaje a Hrant Dink ante la sede de su semanario Agos. Las manifestaciones con miles de participantes coreando el lema “Todos somos armenios” anuncian quizá una reconciliación entre turcos y armenios.

Los homenajes dedicados a Hrant Dink han permitido interpelar al gobierno turco sobre el respeto de los Derechos Humanos, y sobre todo de reivindicar la suppresión del artículo 301 del Código Penal turco, por el que este periodista había sido condenado a 6 meses de prisión condicional por haber evocado el genocidio sufrido por los armenios a manos de los turcos a principios del siglo XX.

Cada día, desde el viernes, miles de manifestantes acompañan a Hrant Dink -fueron casi 100.000 personas las reunidas durante su funeral, el martes- demostrando la existencia de una sociedad civil activa en Turquía dispuesta a luchar por volver a colocar al país sobre la vía de la democratización “a la europea”.

Fotos: Mariella Esvant