Huída teutona hacia Austria

Artículo publicado el 10 de Octubre de 2005
Artículo publicado el 10 de Octubre de 2005

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Austria es el único país de la UE que no impone ningún tipo de medida restrictiva a sus nacionales para acceder a la universidad. El Tribunal Europeo de Justicia acaba de solicitar la ampliación de esta medida al resto de estudiantes comunitarios en Austria. Las universidades se preparan para el flujo masivo de solicitudes.

El 7 de Julio de 2005, el Tribunal Europeo de Justicia condenó la práctica austriaca de obligar a los estudiantes extranjeros a demostrar que tienen una plaza de estudio en su país de origen para poder otorgarles una plaza en Austria. Esta sentencia se explica por la obligación del Derecho europeo de tratar a todos los comunitarios por igual. Desde dicha sentencia, reina el estado de sitio en las universidades austriacas, sorprendidas principalmente por estudiantes huyendo del numerus clausus en Alemania. Especialmente drástica es la situación en las facultades de medicina: en Viena compiten 1.500 austriacos y otros tantos alemanes para 1.560 plazas, en Innsbruck son 447 austriacos y 2.147 alemanes para 550 plazas, y en Graz, donde se ofrecen 300 plazas, hay 917 solicitudes de austriacos y 1.964 de alemanes.

Situación de emergencia

La carrera hacia las universidades fue rápidamente objeto de actuación del Gobierno austriaco, que dictó un decreto-ley con carácter temporal, permitiendo a las universidades que se gestionan de forma independiente gozar de completa libertad para regular la admisión en ocho carreras masificadas: Medicina, Odontología, Veterinaria, Psicología, Biología, Farmacia, Dirección y Administración de Empresas y Publicidad. La pequeña Austria se ha visto implicada en una situación de emergencia.

Después de todo, "un país de ocho millones de habitantes no tiene porqué tener en reserva plazas universitarias para otro país de ochenta millones", dice la ministra de Educación austriaca Elisabeth Gehrer. Con diferentes tácticas para ganar tiempo se intenta ahora conseguir preservar la preferencia de los nacionales que desean estudiar.

Austria considera el libre acceso a la universidad como un derecho digno de preservar que sólo puede conservarse con una concreta regulación para el acceso de ciudadanos comunitarios. Además, el libre acceso a la universidad posibilita el incremento del número de académicos, un número que se encuentra en un nivel bajo respecto a la media europea. Austria argumenta que tener en cuenta la existencia de una plaza universitaria en el país de origen es un elemento típico del Derecho comunitario. La Comisión europea, sin embargo, ha dejado bien claro en numerosas ocasiones que el principio del país de origen es un elemento fundamental del mercado interior, y el Tribunal Europeo de Justicia lo ha confirmado en numerosas sentencias.

Entretanto, las universidades critican al Gobierno y ven en el decreto-ley un intento de rehuir sus responsabilidades: si hubiese reaccionado en el momento en el que se inició el procedimiento, en marzo de 2003, no hubiese sido necesario aprobar medidas repentinas. "Desde hace décadas, los políticos austriacos han evitado discutir sobre los requisitos de admisión en las universidades", dice Wolfgang Schütz, rector de la Universidad Médica de Viena.

Para la asociación de universitarios austriacos (ÖH), el caos actual se debe en gran parte a errores cometidos por el propio Gobierno. La representación estudiantil reprocha a la Ministra de educación el querer echar la culpa a Bruselas. "A través de la continua reducción del gasto universitario, el Gobierno nos ha conducido hasta la situación actual. Lo que está ocurriendo ahora es que están intentando ocultar el daño a través de medidas restrictivas en el proceso de admisión", dice Doris Gusenbauer, del equipo directivo de la asociación universitaria en la Universidad de Viena.

El Tribunal Europeo de Justicia interfiere

En Bélgica, que tenía restricciones similares a las austriacas, se levantaron dichas restricciones hace dos años durante el transcurso de un procedimiento ante el Tribunal Europeo de Justicia (pdf). El Gobierno belga se plantea en la actualidad introducir cuotas para estudiantes que llevan un determinado tiempo viviendo en Bélgica. También Gran Bretaña se vio implicada por una sentencia del Tribunal Europeo de Justicia (pdf), mediante la cual los estudiantes comunitarios también tienen derecho a percibir préstamos y subvenciones estatales siempre que demuestren tener un cierto nivel de integración en el país de destino.