Huracán Obama

Artículo publicado el 27 de Marzo de 2014
Artículo publicado el 27 de Marzo de 2014

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Allí por donde va, el pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos re­vo­lu­cio­na el panorama. Cafébabel os propone una crónica de la visita de Obama a Bruselas diferente, desde el otro lado de las cámaras. ¿Cómo afecta su presencia a los periodistas de la llamada "capital de Europa"?

Entre otros, los efec­tos del hu­ra­cán Obama fue­ron au­to­bu­ses des­via­dos, ca­lles cor­ta­das, alam­bres blo­quean­do el paso de la gente y una trom­ba de pe­rio­dis­tas per­si­guien­do su ras­tro.

La lucha entre los fo­tó­gra­fos es especialmente dura. Deben pro­bar re­sis­ten­cia (una hora guar­dan­do sitio), for­ta­le­za (aguan­tar pe­sa­das y apa­ra­to­sas cá­ma­ras fo­to­grá­fi­cas), es­tra­te­gia (pen­sar como mon­tar más alto que los demás) y sobretodo, ra­pi­dez (dis­pa­rar un mí­ni­mo de 100 fotos en cinco mi­nu­tos).

Tras esta maratón atlética, ¡llega Obama! Se es­cu­cha un re­vue­lo en la sala y todos cogen po­si­cio­nes en­ci­ma de ba­ran­di­llas, si­llas o pe­que­ñas es­ca­le­ras mó­vi­les. Afor­tu­nada­men­te y gra­cias a un gran tra­ba­jo en equi­po, Ca­fé­ba­bel pudo rea­li­zar las pre­cia­das fotos: la fo­tó­gra­fa subió a las es­pal­das de su com­pa­ñe­ro. 

Ba­rro­so y Van Rom­puy es­pe­ran pa­cien­te­men­te para darle la mano.

Y no es tan fácil como pa­re­ce. Cues­ta lo suyo coor­di­nar tres per­so­nas que se dan la mano!La ban­da­da de pe­rio­dis­tas se mueve en­ton­ces hasta la sala de pren­sa, donde se en­cuen­tran con una cola equi­pa­ra­ble a un con­cier­to de Sha­ki­ra – y sigue por las es­ca­le­ras hasta el piso de arri­ba.

La reunión duro 90 mi­nu­tos, donde arre­gla­ron la eco­no­mía glo­bal, el cam­bio cli­má­ti­co, y la cri­sis ucra­nia­na. ¿Que efec­ti­vi­dad no? Aquí encontrarán algunas imagenes que ilustran la fugaz visita de Obama a la capital de Europa.