“¡Ich habe kalt!”: Biografía lingüística de un tirolés

Artículo publicado el 28 de Enero de 2017
Artículo publicado el 28 de Enero de 2017

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Tirol del Sur, región que se encuentra en Italia, cuenta con una población de habla italiana y una alemana, pero no cuenta con un sistema escolar bilingüe.  Stefan K., joven de 21 años, estudiante de física en Bresanona, ciudad principal del Valle Isarco en Italia, nos habló acerca de sus experiencias entre el plurilingüismo y el “apartheid lingüístico” en la frontera entre Alemania y el Belpaese

Café babel: Bresanona se encuentra... 

Stefan K.: ... entre dos culturas en sí bastante distintas que convergen en el Tirol del Sur y que se complementan; ya que esta región no coexistiría sin su cultura alemana e italiana, aunque muchos tiroleses del sur nieguen lo anterior.  Yo nací y crecí en Bresanona, en donde estudié a lo largo de trece años tres colegios alemanes y aprendí italiano como segunda lengua durante 11 años.

Café babel: ¿Te considerarías como una persona bilingüe? 

Stefan K.: En el Tirol del Sur, la convivencia entre dos culturas no implica que los tiroleses sean bilingües.  Personalmente creo que el mayor problema es el apartheid lingüístico que existe todavía en gran parte de la región. Al terminar la escuela, primero quería estudiar Física en Padua, pero después de algunas estancias ahí y un examen me di cuenta de que mi italiano era de un nivel escolar debido a la falta de práctica.  Razón por lo cual tomé a corto plazo la decisión de estudiar en Alemania. Por el momento soy un estudiante erasmus italiano germanoparlante en Pisa, pero originario de Alemania.  Es importante contar con escuelas bilingües para las jóvenes generaciones en el Tirol del Sur.  Sin embargo, se ha avanzado poco al respecto.

Café babel: “Mehrsprachigkeit 2016-2020” es un paquete de medidas del Ministerio alemán de Educación de la provincia autónoma de Bolzano en favor del plurilingüismo. El paquete ofrece, entre otras medidas, darle seguimiento a los profesores de italiano como segunda lengua con el fin de mejorar la didáctica. De acuerdo a tu propia experiencia, ¿es una medida necesaria?

Stefan K.: Debo admitir que hasta ahora no he escuchado nada acerca de este proyecto, pero retomando las palabras de mi profesor de matemáticas: "Este paso es necesario, pero no suficiente".

Café babel: ¿Por qué? 

Stefan K.: He visto ya algunos proyectos o modelos para la formación de escuelas bilingües que, no obstante, han fracasado debido a los obstáculos burocráticos. Esto se debe a que por el momento no existen aún escuelas bilingües en el Tirol del Sur (solamente algunos “proyectos piloto” como por ejemplo los cursos de idioma para la formación profesional). A mi parecer, creo que estos proyectos son mejor que nada, pero sólo apropiados a muy largo plazo (en el mejor de los casos).

En la frontera | Pixabay

Café babel: ¿Cómo describirías tu propia biografía lingüística? 

Stefan K.: Personalmente, prefiero hablar mi dialecto surtirolés, es decir, un dialecto del alemán con influencias del italiano, ya que esta es mi lengua materna, con la cual soy más espontáneo y natural que con solo el alemán o el italiano. El italiano es para mí claramente una lengua extranjera, lo que me parece una lástima, ya que yo hubiera ido con mucho gusto a una escuela bilingüe. En lo que se refiere al alemán debo decir que lo considero igualmente como una segunda lengua y aunque lo hable y lo entienda casi perfectamente no es mi lengua materna.

Café babel: ¿En qué idioma puedes expresar de la mejor manera tus sentimientos y por qué? 

Stefan K.: Cuando se trata de mis sentimientos debo tragarme el orgullo de mi dialecto y admitir que los expreso ya sea en alemán o en italiano. Cuando lo hago en alemán, por ejemplo, es sobre todo para hacer una descripción precisa y eufemística, mientras que en italiano es una descripción más armónica, pero asimismo más ambigua.

Café babel: El alemán surtirolés es conocido por sus interferencias típicas con el italiano.  

Stefan K.: He prestado suma atención para que no se me escapara ningún italianismo en Alemania.  Sin embargo, aún continúo maldiciendo en italiano como muchos del Tirol del Sur. También, algunas veces digo “¡ich habe kalt!” (tengo frío) en lugar de “¡mir ist kalt!” (expresión correcta en alemán), lo que gramaticalmente se asemeja más con la expresión en italiano “¡ho freddo!”.

Café babel: El encuentro cultural también se da en las ollas y los sartenes. ¿Cómo es la cocina del Tirol del Sur?  

Stefan K.: Los platillos y postres típicos de la región son: Knödel (albóndigas de papas), Tirteln (galletas fritas rellenas, saladas o dulces), Strauben (buñuelos en forma de espirales) y Kniakiachln (buñuelos). Otros postres típicos de la frontera son el Strudel de manzana y el Kaiserschmarrn (crepas gruesas bañadas con fruta de temporada y azúcar glas) que son los postres regionales por excelencia. De la parte italiana del Tirol del Sur se come sobre todo pasta y polenta. Una pizza al horno de leña también se puede encontrar sobre la mesa, esto por supuesto se acompaña con un vino surtirolés. En lo que concierne a la gastronomía del Tirol del Sur hay tanto de la comida tradicional como de la cocina mediterránea.

Café babel: ¿Y la pasión por el espresso

Stefan K.: En el Tirol del Sur nos gusta tomar un buen macchiato.