Ida Dalser, la desconocida amante de Mussolini

Artículo publicado el 13 de Noviembre de 2009
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 13 de Noviembre de 2009

Vincere, del popular director transalpino Marco Bellocchio (nominado en Cannes al premio de Mejor Dirección por este film), no deja en el espectador la sensación de haber estado ante una película excepcional, y las dos horas y 8 minutos que dura llegan a parecer excesivas.

Tras un esperanzador comienzo en el que un Mussolini joven, socialista y revolucionario comparte cama (tal vez en exceso) y protagonismo con la que fuera su amante, Ida Dalser, la cinta va diluyéndose poco a poco entre los lamentos de la amante del dictador por perder al hombre al que ama con todo su ser y que le ha dado un hijo al que no reconoce. Con una imagen que mezcla el documental y la ficción, el Mussolini fascista ya casado con la que sería su única esposa, Rachelle, percibe a Ida Dalser y su hijo como un problema para su prestigio. Ante eso Mussolini ordena su reclusión en el manicomio, lo que convierte a Dalser en una especie de mártir de cara al espectador, ella posee la verdad, Mussolini el poder. La cruel injusticia cometida sobrecoge por momentos, pero más de una hora de gritos y lamentos a lo Juana de Arco, en los que Mussolini desaparece de toda imagen que no sea documental en blanco y negro no hacen bien a una película, que si bien tiene el mérito de dar a conocer una injusticia histórica desconocida incluso para los italianos, que tienen a Clara Petacchi como amante 'oficial' de Mussolini, no consigue, y de eso se trata, llegar a las entrañas del que la ve.

Álvaro Sánchez