Iglesia Hillsong: música aunque no para todos los oídos

Artículo publicado el 2 de Agosto de 2017
Artículo publicado el 2 de Agosto de 2017

Pastores con tatuajes, sermones en una aplicación web y creyentes que te siguen en Twitter. La iglesia Hillsong es un fenómeno religioso a nivel mundial gracias a la música, pero su popularidad también rezuma polémica.

"Es como ir a un concierto, pero más profundo", confirma Aldo, un fiel de veintitrés años. La iglesia Hillsong nació en 1983 con el objetivo de unir música y religión. De hecho, esta combinación le acompaña desde sus primeros pasos. También a sus mimebros: Brian Houston y Bibbie, su mujer, que ahora con conocidos como los pastores sénior, tenían una compañía discográfica. A día de hoy es una de las iglesias evangélicas más famosas de Europa y se enfrenta a la caída de la fe a través del rock. Según las estadísticas, desde 2011 la secularización de la sociedad ha avanzado más rápido que cualquier religión, pero esta tendencia ha pasado por alto a la iglesia Hillsong. Además, en sus eventos, que concentran a centenares de personas, se reúnen las generaciones más jóvenes.

Esta nueva tendencia religiosa ha llegado a Italia y Marco Geraci ha entendido a la perfección su potencial. Este músico siciliano de nacimiento y londinense de adopción es uno de los ejemplos de las personas a las que esta iglesia ha cambiado su vida. Su conversión no fue nada convencional: con veinticinco años cambió la escena hardcore punk por una comunidad gospel. "Yo tocaba la batería en Palermo, pero no era suficiente. Esta iglesia evangélica es moderna y acorde a la gente joven, porque es dinámica y colectiva. Los eventos europeos pueden congregar a 40.000 personas", cuenta Geraci.

Del hardcore a la cruz

"En su propia esencia, el underground es una voz que sabe articular la palabra, que puede llorar contra las injusticias de los periódicos, que susurra a los oídos de todos aquellos que no rechazan caminar hacia adelante y están animados por vivir otro día más. Esta es una voz que representa a muchas personas". Geraci continúa con las raíces musicales que le han acompañado cuando todavía vivía en Italia. Una experiencia que ha ganado como baterista, como guerrero en una banda crust de la que formó parte junto a su hermano Giuseppe y otros jóvenes que experimentaron con la música auspiciados por las calurosas mañanas del sur de Italia.

Se llamaban No Way Out [sin salida en español, ndlr], pero Marco sí que halló una vía de escape en una vida llena de problemas: "He encontrado la religión". Una conversión musical previa a la espiritual. "Da igual cual sea el trasfondo musical, todavía hay un amante de la música. A través de la United y Hillsong Church he descubierto a Jesús y aplicando lo que la música ha transmitido a mi vida he cambiado todo. Conozco a decenas de jóvenes en Europa que han hecho lo mismo que yo y ahora forman parte de esta gran familia".

Música y diálogo

Adesso Marco tiene treinta y cuatro años y es uno de los responsables de la iglesia Hillsong en Londres. Organiza talleres de coaching y prepara a los jóvenes líderes europeos a "transmitir la palabra", pero sobre todo organiza conciertos con escenas que solamente hablan de Jesús. "Gracias a una banda que se llama Hillsong United yo me acerqué a esta iglesia. Transmite un mensaje particular, no los textos clásicos que hablan de Dios. Es un diálogo entre personas, de energía positiva y espiritualidad que se puede transmitir a través de la música. Eso es lo que me ha convencido", explica el músico.

Se trata de música cristiana contemporánea que habla de la fe con ritmos del rock, hip hop y gospel. Tras haber conquistado América del Norte también ha conseguido seducir a varias capitales europeas: "Experimentamos constantemente, pero el objetivo número uno es la evangelización. Con una guitarra y un micrófono los mensajes son más divertidos. Después del concierto uno vuelve a casa con una reflexión por hacer. Algunos de nuestros títulos más famosos muestran nuestro estilo: Am I to believe, Church on fire, Father of Creation, Hope of the World... Son gritos de alegría, cánticos de esperanza. A veces, anécdotas de fe graciosas. Es una nueva forma de rezar, mucho más en línea con la sociedad de 2017", afirma Marco.

Estrellas del marketing

Si lo que esperas es encontrarte canciones aburridas de misa, olvídate. Los jóvenes se acercan al olor del incienso que arrastra la iglesia Hillsong. Esta intensa experiencia comienza con largas colas a las afueras de los teatros, estadios, polideportivos o palacios de congresos. A veces, incluso, estos espacios son cedidos por los propios ayuntamientos de los municipios. Los pósters son muy llamativos y cada concierto tiene su propia campaña publicitaria en redes sociales. Caras visibles del mundo del espectáculo promueven los eventos. Incluso Justin Bieber.

Al entrar en un concierto, la atmósfera es realmente hípster: luces, un escenario similar al de un teatro, un proyector con hastags, etc. La gran mayoría de los participantes tiene menos de treinta años y dan rienda suelta a sus emociones durante las celebraciones: "Vamos por la energía del concierto. más adelante se para durante el sermón y hasta el fin. Nos ayuda a encontrar la fe. Estábamos muy alejados de la religión porque no nos correspondía, pero esto es muy divertido", reconocen Joe y Laura, dos fieles que viven en Londres.

"Dios está con vosotros, con todos vosotros", repite de tanto en tanto la estrella del momento durante los conciertos en los que a veces está acompañado por estrellas como Justin Bieber, que apareció en una celebración en Australia. Incluso, el número uno de esta iglesia en Nueva York, Carl Lentz, reconoce la clave de este éxito: "Ser guay, entender la realidad actual y conectarla con la religión". Él, como líder, cuenta con 150.000 seguidores en Twitter y 482.000 en Instagram. La iglesia Hillsong atrae a diferentes clases sociales, desde mánagers, hasta jóvenes autónomos. Construye una comunidad con un poderoso sentimiento de pertenencia. No es mera casualidad que la Warner Bros estuviera interesada en rodar un documental titulado The Hillsongmovie.

Las cifras hablan por sí solas: cientos de miles de participantes cada semana, diez millones de seguidores en Facebook, dieciséis millones de álbumes vendidos y las canciones se traducen hasta en sesenta idiomas.

Tras una iglesia moderna, el conservadurismo

La imagen de ser un credo innovador y musical ha permitido convertirse a la iglesia Hillsong en un fenómeno a nivel mundial capaz de atraer a un enorme número de personas. El problema son los mensajes que pueden transmitirse bajo el manto de la música rock: se oponen abiertamente a la homosexualidad y aborto. El último líder de una iglesia evangélica fue expulsado por declarar que mantenía una relación homosexual. "Una persona gay no puede ser una referencia para sí mismo", declaró Lentz.

Tampoco ha evolucionado mucho más la identidad de la mujer que fomentan. Ester Houston, mujer de uno de los pastores más influyentes de esta iglesia, no ve nada clara la igualdad entre hombres y mujeres: "No soy feminista. No creo que hombres y mujeres puedan estar al mismo nivel", afirmó Houston.

Por otro lado, la iglesia Hillsong también ha tratado de ocultar otros problemas. En los años sesenta, el padre de Brian Houston, cofundador de esta iglesia, fue acusado de abusar de menores, aunque el caso fue sobreseído. Para justificarlo, Brian dijo que es homosexual porque sufre mucho, lo cual establece una peligrosa analogía entre la homosexualidad y la pedofilia. Han utilizado mecanismos para garantizar una ley del silencio similares a los de la Iglesia Católica tradicional en el conocido caso Spotlight.

Un encuentro religioso más caro que un festi

Cada año, cientos de fieles se citan en un encuentro general. "Para hablar de la Iglesia de Jesucristo. Dese su comienzo, hace treinta años, este encuentro siempre ha estado en nuestra iglesia, que crece en grandeza, innovación y, sobre todo, en influencia de Dios", reza la web oficial. Este año, la conferencia europea tiene lugar en Londres entre el dos y el cuatro de agosto y en ella los fieles podrán conocer y charlar con los diferentes líderes. También tienen la posibilidad de participar como voluntarios del evento o en la logística. Por supuesto, hay conciertos cada noche.

Eso sí, la influencia de Dios tiene un precio: ciento cuarenta y cinco libras. Hay que registrarse en línea y pagar antes de ir. "Merece la pena, es una gran fiesta que se vive en directo y donde puedes darte cuenta de cómo es la comunidad. Hay planes para todos: una sesión para niños que se llama kidsong. Empieza a las nueve de la mañana con dos sesiones de gospel, se continúa con un buen almuerzo y, al atardecer, la sesión musical nocturna inunda todo", afirma Geraci.

Este evento es un ejemplo de cómo la iglesia Hillsong no tiene ritos, sus sedes cambian y tampoco recurren a símbolos. Los encuentros en masa también incluyen momentos más íntimos en los que se busca un mayor diálogo en salones Hay gente que acude a la conferencia anual, decide estar en contacto entre ella, volver formando parte de un pequeño grupo o también pasar la tarde junta.

Hacerse un nombre a través de la iglesia Hillsong

"Tengo la sensación de que han pasado cientos de años desde que formaba parte de la escena más underground. Ahora estoy totalmente involucrado en la iglesia Hillsong y nunca daré un paso atrás. En especial, por la humanidad que veo cada día". Seguramente, no falte la solidaridad entre los miembros de esta iglesia tan hípster donde el diálogo es parte fundamental. Pero la iglesia Hillsong también es una manera de darse a conocer al mundo, de conseguir que un disco se edite en casi todos los idiomas, de ir de gira por Europa ante una audiencia casi hipnotizada: "Un público que no está en contra y que está preparado para escuchar el mensaje de Dios, no solo la música", afirma Geraci. Por tanto, esta religión puede servir como trampolín: "En Palermo no era nadie y pude encontrar mi identidad y mi fe". Este quizá sea el caso de Marco, pero no el de otras personas que buscan aceptación ante sus preferencias sexuales o género.

---

Este verano, Cafébabel quiere conocer personas que han decidido vivir su espiritualidad de una manera diferente. Descubre nuestro especial sobre religiones alternativas a través de ocho reportajes.