'Images Festival' de Dinamarca: artistas que construyen la utopía

Artículo publicado el 15 de Diciembre de 2013
Artículo publicado el 15 de Diciembre de 2013

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Piensa en todas las cosas que no puedes comprar con dinero. Amor no cuenta. Demasiado obvio. Demasiado fácil. ¿Cuál es tu siguiente idea? ¡Piensa! El fotógrafo Stephen Freiheit ha conseguido desarrollar la mente de cientos de jóvenes fotógrafos de países en vías de desarrollo y ha creado un movimiento artístico en países donde «artista» no se considera un puesto de trabajo.

«Coged vues­tras cá­ma­ras y cen­tráos en las cosas que no po­déis com­prar con di­ne­ro». Du­ran­te la pri­ma­ve­ra de 2013, el co­no­ci­do fo­tó­gra­fo danés Step­hen Freheit en­co­men­dó esta mi­sión a jó­ve­nes ar­tis­tas en Ban­gla­desh, Nepal y en Myan­mar. Tras di­fun­dir su men­sa­je me­dian­te el Myan­mar Times (el se­ma­nal más com­ple­to de Burma), el pe­rió­di­co ne­pa­lí Re­pú­bli­ca, el canal de te­le­vi­sión NTV y la or­ga­ni­za­ción ju­ve­nil Today's Youth Asia, Step­hen re­ci­bió fo­to­gra­fías de cien­tos de jó­ve­nes en las que ex­plo­ra­ban sus cre­cien­tes de­mo­cra­cias desde el in­te­rior. Hoy día, casi 100 obras de arte que re­tra­tan una vida dia­ria ba­sa­da en po­bre­za ma­te­rial e ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca se ex­hi­ben en Di­na­mar­ca, un país donde uno de los de­ba­tes eco­nó­mi­cos más im­por­tan­tes du­ran­te la cri­sis fi­nan­cie­ra tra­ta­ba sobre si de­bían bajar los pre­cios de las go­lo­si­nas.

NUE­VAS PERS­PEC­TI­VAS

La ex­po­si­ción de fo­to­gra­fía «Cosas que no se pueden com­prar con di­ne­ro» (Things you can't buy with money) forma parte del Ima­ges Fes­ti­val, un fes­ti­val de arte danés que mues­tra el arte con­tem­po­rá­neo de los paí­ses en vías de desa­rro­llo. Me­dian­te la pre­sen­ta­ción del arte de ra­pe­ros con voces po­ten­tes, fo­tó­gra­fos, ci­neas­tas, mú­si­cos y mu­chos más, el fes­ti­val busca crear un es­pa­cio para la in­mer­sión, el diá­lo­go, la ce­le­bra­ción, los en­cuen­tros ar­tís­ti­cos y para abrir los ojos a los da­ne­ses sobre cómo es la vida en los paí­ses en vías de desa­rro­llo. Sin em­bar­go, su ob­je­ti­vo no es muy tí­pi­co.

«La muer­te, la vio­len­cia y la po­bre­za tien­den a ser temas co­mu­nes cuan­do la gente habla sobre los paí­ses en vías de desa­rro­llo. Sin em­bar­go, en el Ima­ges Fes­ti­val, tam­bien que­re­mos mos­trar el resto de caras de los paí­ses en vías de desa­rro­llo. La gente no está tris­te y aba­ti­da cons­tan­te­men­te. Son gente nor­mal que lle­van una vida dia­ria con mu­chas ex­pe­rien­cias y sen­ti­mien­tos di­fe­ren­tes, como el resto del mundo», dijo Jakob Mys­chetzky, di­rec­tor in­ter­na­cio­nal en el Cen­tro de Cul­tu­ra y Desa­rro­llo, or­ga­ni­za­ción en­gar­ga­da del fes­ti­val.

Step­hen Freiheit, que ha pa­sa­do mu­chos años via­jan­do por los paí­ses del Sud­es­te Asiá­ti­co en los que se to­ma­ron las fotos, ha te­ni­do cui­da­do de que sus fo­tó­gra­fos re­pre­sen­ta­sen algo más que la mi­se­ria en que las no­ti­cias de la tarde están de­ci­di­das a su­mer­gir­nos.

«La gente es mucho más que es­tó­ma­gos va­cíos y pro­ble­mas de salud. Por su­pues­to que los pro­ble­mas están ahí, pero no todo es de­sola­ción. Esto fue un cri­te­rio im­por­tan­te te­ni­do en cuen­ta en la se­lec­ción de las fotos para 'Cosas que no se pueden com­prar con di­ne­ro'. Puede que un hom­bre en una de las imá­ge­nes tenga un dien­te negro y roto, pero si po­de­mos ver su dien­te es por­que está son­rien­do. El humor tam­bién es im­por­tan­te. Es di­ver­ti­do ver a una madre co­rrer bajo la llu­via junto a su hija, cu­brién­do­se las ca­be­zas con unas ma­ce­tas que son tan gran­des que la ca­be­za de la niña des­a­pa­re­ce en ella», dijo Step­hen Freiheit.

Oc­cupy Uto­pia

Images Festival 2013 es el octavo de este tipo. Cada festival tiene un tema diferente y el tema de este año se llamaba Occupy Utopia («Ocupar Utopía»).

««Para muchos de los artistas participantes en el festival, Dinamarca es una especie de utopía tanto en lo material como en lo político. Mediante la exposición del arte de los países en vías de desarrollo dejamos que los artistas ocupen Dinamarca y la mente de los daneses. Su arte crea un debate: ¿qué es un lugar perfecto?», dijo Jakob Myschetzky.

El tema de Occupy Utopia también ha sabido cómo enfocar «Cosas que no se pueden comprar con dinero». Pero en lugar de dejar a los espectadores de la exposición interpretar lo obvio, Stephen Freiheit y los jóvenes fotógrafos participantes fuerzan a los espectadores a pensar dando un giro de 180º al tema.

«Lo utópico funciona en ambos lados. En Dinamarca todo es brillante y parpadea. Tenemos unos bienes materiales que la gente de países que han contribuido a esta exposición nunca podrán comprar con dinero, porque no lo tienen. En el mundo occidental tendemos a creer que lo tenemos todo. Pero muchos de los habitantes de los países en vías de desarrollo tienen cosas que no podemos comprar con dinero. En la expoisición nos dejamos ocupar por su espiritualidad, entendimiento de la naturaleza y conciencia mental», dijo Stephan Freiheit.

pORQUE LOS JÓVENES SON Y CREAN EL FUTURO

Tienen el derecho. Son conscientes de ellos. Y lo más importante, son comprometidos. El proyecto «Cosas que no se pueden comprar con dinero» se centra en la gente joven. Tanto delante como detrás de las cámaras, el trabajo de las manos jóvenes es lo que hace esta exposición posible. Y, ¿por qué? Stephen Freiheit explica que el deseo por el cambio y el compromiso en la lucha del desarrollo es particularmente fuerte entre la parte joven de la población de los países en vías de desarrollo. Esto también lo tienen en cuenta los jóvenes fotógrafos de Images Festival.

«Los jóvenes artistas de los países en vías de desarrollo no tienen buenas oportunidades de exponer su arte y no se les anima a hacerse camino en el mundo de la fotografía. A pesar de ello, hemos recibido fotografías de cientos de jóvenes que han demostrado un gran compromiso. Ellos quieren difundir la educación, asegurarse mejores condiciones laborales, cambiar algo. Una chica de 14 años de Myanmar me envió una foto relativamente pequeña, y sé que ha tenido que ser casi imposible y le ha tenido que realizar un esfuerzo inhumano para subir el archivo a pesar de que no fuese tan extenso. Vivir la experiencia de este tipo de compromiso es extraordinario y por supuesto que su fotografía formó parte de la exposición», dijo Stephen Freiheit.