Importación y venta de chicas del este

Artículo publicado el 12 de Noviembre de 2004
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 12 de Noviembre de 2004

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

La reciente ampliación de la Unión no ha ayudado a mejorar la situación de las mujeres de Europa Central y del Este forzadas a prostituirse.

“Nos ofrecieron 5€ a cada una por tener sexo con ellos” comentan tres estudiantes eslovacas que

han trabajado como camareras en Italia. “Jamas nadie nos había degradado tanto, ¿somos prostitutas o que?” se preguntan con rabia incapaces de rememorar los malos sentimientos que este recuerdo les evoca. Para encontrarse con casos como este uno no necesita ir a occidente, la misma Praga es un destino muy conocido para los jóvenes británicos en busca de mucha diversión por poco dinero, y el sexo barato forma parte de Praga tanto como sus monumentos.

Las tropas internacionales se suman al problema

Es posible que la reputación como prostitutas de todas las chicas del Este se deba al medio millón de rusas, bielorrusas, ucranianas, polacas y checas que trabajan en los barrios rojos de la “vieja Europa”. Ninguna de estas chicas tuvo suerte, pero mientras que algunas sabían que iban a ganarse la vida ejerciendo el oficio más viejo del mundo cuando partieron, otras fueron engatusadas con promesas de éxito en el mundo de la moda, la publicidad o como azafatas. Las del primer caso están amparadas por el Tribunal de Justicia Europeo puesto que el servicio que prestan es al fin y al cabo un trabajo como cualquier otro, no es este el caso de las del segundo ejemplo, que no gozan de ningún derecho. Engañadas y sin documentos pasan a ser propiedad de sus proxenetas, los cuales les pueden obligar a mantener relaciones sexuales sin preservativo o incluso estando embarazadas.

La única salida de esta vida de chantaje y violaciones es la huida; huida que a menudo se ve frustada porque sus supuestos rescatadores terminan devolviendolas a sus chulos que las reciben con los brazo abiertos. La situación es aún peor en los países donde hay estacionadas tropas internacionales para “mantener la paz”. La afluencia de soldados a las prostitutas contribuye a esta trata de blancas, haciendo que las mujeres a las que supuestamente deberían ayudar queden atrapadas en la prostitución. Por ejemplo, según un informe de Amnistía Internacional publicado a principios de año, “desde el despliegue en julio de 1999 de las fuerzas internacionales de paz (KFOR) en Kosovo, este territorio se ha convertido en uno de los principales destinos para las mafias de trata de blancas. No es un secreto que el tráfico de personas sea un negocio muy lucrativo con escasos riesgos para los traficantes, como sucede con el tráfico de drogas.

¡Corre tras tus sueños, Cenicienta!

Caer en la red tejida por las mafias es sencillo porque ya seamos rumanas, checas o polacas, a todas nos bombardean con promesas de altos salarios y de mejoras en nuestra posición social en el extranjero, mientras que si nos quedamos en “casa” lo único que se nos ofrece son trabajos precarios o desempleo.

El problema radica en que los países más veteranos de la Unión no han abierto sus mercados laborales a pesar de la ampliación. Como resultado, los estudiantes del este que intentan conseguir trabajos de verano en el oeste con frecuencia terminan trabajando ilegalmente con jornadas de 10 a 12 horas por el pequeño sueldo de 700€ al mes. Cuando regresan traen consigo experiencia pero ni un euro, y mucho de lo poco que han ganado lo tienen que destinar a pagar los honorarios de las empresas de trabajo temporal que les consiguieron el empleo.

Ademas, a menudo es a través de estas mismas agencias por donde las mujeres del este encuentran trabajo en el oeste como Au-pairs, modelos o azafatas, arriesgándose a caer en el mundo de la prostitución. Tomemos como ejemplo el reciente escándalo en el que se ha visto envuelta la prestigiosa agencia de modelos eslovaco-checa Eli. Esta agencia prometía a sus jóvenes empleadas independencia financiera, oportunidades de viajar, colaboraciones con fotógrafos de prestigio así como los mejores maquilladores. Yo misma acudí a algún casting, y todo parecía normal, fue tan sólo tras firmar los contratos y tener un book hecho cuando las chicas eran obligadas a prostituirse. Esta agencia sabia cómo ganar dinero, si las chicas se negaban a ser prostitutas de alto standing les obligaban a pagar la “deuda” contraida por los servicios prestados: los chulos ya no están en las calles, sino en oficinas de lujo.

Oídos sordos

Desgraciadamente en los nuevos países de la Unión no hay demasiada información sobre la trata de blancas. Ha habido mejoras durante los últimos años, pero sigue siendo desde el extranjero desde donde más aprendemos sobre "nuestras" prostitutas. Para poder informar correctamente sobre este problema y combatirlo con eficacia primero debemos admitir que realmente existe. Aunque la ignorancia dé la felicidad.