Indiana Jones y los frikis

Artículo publicado el 1 de Junio de 2008
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 1 de Junio de 2008
 Dukal Tiendas, películas, revistas…y hasta un día en el santoral. Hoy el día, el mercado “friki” es un negociazo. El pasado domingo 25 se celebró el Día Internacional del Friki, importantísimo evento para los europeos más raritos. Fue el fin de fiesta para todos los personajes que, entre el estreno de Indiana Jones y el Festival de Eurovisión (en adelante llamado Eurofreak), han vivido una semana intensa, extraña y divertida.

El jueves 22 las puertas de los cines se llenaron de individuos disfrazados de Indiana Jones. Hubo de todo: frikis de medio-pelo, que sustituyeron el látigo por la correa de su perro y rescataron la cantimplora ochentera que su madre les llenaba de agua en las excursiones del colegio, y otros más profesionales, que recitaban frases del famoso arqueólogo en inglés. Pero en este blog de cine no vamos a hablar de Indiana Jones para que se haga más rico todavía haciendo películas de mierda. Spielberg

Europa está llena de frikis, están de moda y eso es lo que nos importa. Todo aquel que hoy en día muestra desmesurada pasión por alguna cosa, es admitido en la cada vez menos selecta tribu urbana de los raros. Tanto público acapara que en España existe una publicación genial para aquellos frikis culturetas gafipastis que escuchan música hecha con cristales, ven películas moldavas y leen libros del revés. Se llama (mezcla entre “free”, porque es gratis, y “freak”) y les recomiendo que la lean. Les ayudará quizá a encontrar su lado cultural más anormal e interesante. FREEK!

También tenemos frikis del fútbol: por ejemplo, una pareja de Córdoba, España, se hizo sus fotos de boda en el estadio de su equipo que juega en 3ª división (no creo que haya nada más friki que eso…); frikis del cine, como los que se aglomeran en los estrenos a las puertas de los cines disfrazados de Golum o frikis del rol, que hablan solos en sus cuartos, con sus pequeños muñecos de plástico. Cati Kaoe Todos somos frikis

No se rían: Todos somos frikis. Yo mismo me considero un friki, y a mucha honra, aunque no sabría en que grupo encasillarme. Muero con los bocadillos de pan de molde y mejillones en escabeche, y no hay viaje que haga sin una lata en mi mochila de estos bichitos en salsa. Así que podría ser un friki de los mejillones, por ejemplo. Ser friki es bueno, hasta saludable. Lo de los granos llenos de pus es un mito más, los frikis gozan de una salud envidiable, en especial los frikis de las verduras, también llamados “vegetarianos”. Pero volvamos al cine. En la legendaria película de Tod Browning, (1932) podrán encontrar los verdaderos orígenes de la palabra Freak. Las cosas han cambiado mucho desde entonces. Entonces, los raros eran rechazados por la sociedad. Hoy son un negocio. No se pierdan esta escena, les va a encantar. “Freaks”

Pics: Dr Case/flickr