Íngrid Betancourt, por fin libre

Artículo publicado el 3 de Julio de 2008
Artículo publicado el 3 de Julio de 2008

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El miércoles, 15 secuestrados de las FARC fueron liberados por el ejército colombiano: una victoria rotunda del presidente colombiano, Álvaro Uribe, maestro de orquesta de la operación. Reacciones en cadena en Europa.

2.321 días de cuativerio, y por fin se acabó la pesadilla. El miércoles tres de julio de 2008, Íngrid Betancourt fue liberada por el ejército colombiano, en el mismo lugar en el que había sido capturada por las FARC cuatro años antes: Es una mujer agotada pero con una sonrisa valiente que las cámaras de televisión han recogido mientras salía del avión que la llevaba a Bogotá.

La voz clara, Íngrid Betancourt ha dado las gracias a todos los que se han implicado en su liberación, desde el presidente colombiano Álvaro Uribe hasta los comités de apoyo que se habían creado en todo el mundo. Gracias a la Radio France Internacional, que retransmitía en la jungla colombiana mensajes a Ingrid, la ex rehén pudo seguir las manifestaciones de apoyo que ha recibido, sobre todo desde Francia.

Un éxito rotundo del ejército colombiano

(h de c/flickr)Para el presidente Uribe, la victoria es total. Hijo de una de las numerosas víctimas de las FARC, el presidente de Colombia había jurado cuando fue elegido en 2002 liberarse de la guerrilla marxista que se hace de la selva colombiana su fortín desde hace 60 años. Subvencionada con 3.000 millones de dólares por la CIA, la política de lucha contra las FARC comienza a dar frutos.

Después de haber matado en marzo de 2008 a Raúl Reyes, el número dos de este grupo considerado como terrorista por la mayoría de países occidentales, el ejército colombiano consigue hoy una nueva victoria contra su principal enemigo, que ha visto como sus filas pasaban de 17.000 a 10.000 personas en diez años. Esta operación de liberación habría sido preparada en secreto desde hace mucho tiempo, gracias a miembros de comandos del ejército infiltrados en las FARC. Al final, una operación de liberación producida en menos de cinco minutos gracias a la intervención de un helicóptero que ha rescatado, indemnes, a 15 víctimas del secuestro.

Reacciones de alegría en todo el mundo

Empezando en Europa y pasando por todos los continentes. Francia, España y Suiza: tres países que han jugado un papel de vital importancia en el proceso de liberación mediante el diálogo con los responsables de las FARC, han formado parte de los primeros países en reaccionar a la liberación de Íngrid Betancourt.

José Luis Rodríguez Zapatero, ha expresado en nombre de España su “enorme satisfacción”, y ha pedido la liberación del resto de rehenes retenidos por las FARC. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha anunciado que Francia está dispuesta a acoger a los miembros de las FARC que renuncien a la lucha armada. Nicolas Sarkozy, que, contrariamente a su homólogo colombiano quería privilegiar la negociación frente al empleo de la fuerza, ha expresado de igual manera la gratitud del pueblo francés al presidente colombiano.

Sarkozy en Francia

Nicolas Sarkozy no ha dejado pasar la ocasión de expresar su alegría por esta liberación en presencia de los hijos y la hermana de Betancourt. Estos últimos no han olvidado tampoco mostrar su agradecimiento al que ha hecho de la liberación de Íngrid Betancourt una de sus prioridades tras su elección en mayo de 2007. Un bonito efecto mediático, que con seguridad  tendrá consecuencias positivas para la popularidad del presidente francés.

Ver a esta mujer que jamás se había rendido, incluso en los momentos más difíciles, salir victoriosa de su terrible combate es la imagen más memorable. En el último vídeo de su detención del tres de diciembre de 2007, la cautiva, visiblemente falta de fuerzas, la mirada perdida, con una postura casi religiosa, seguía desafiando a sus secuestradores con una carta desgarradora a su madre, que emocionó a todo el mundo.

En Colombia, esta carta transformó la actitud de la opinión pública, que vio pasar a la ex candidata a la presidencia de simple retenida a mártir, gozando de una popularidad inmensa. Íngrid Betancourt, ¿futura candidata a la presidencia? Sea como sea, “su vuelta es algo bueno para el mundo”, declaró su hermana Ástrid en directo desde el palacio del Elíseo.