Inmigración, integración, violencias: ¿ Puede una mujer compaginar sus dos culturas en Europa?

Artículo publicado el 8 de Septiembre de 2009
Artículo publicado el 8 de Septiembre de 2009
Estrasburgo, Consejo de Europa, mayo 2009 escrito por Marie Krpata y traducido al español por Frédégonde Rudolf « La asociación Tierra de mujeres en Alemania censa cada año entre 170 y 190 mujeres víctimas de matrimonios forzados. En el año 2007, 48 de ellas fueron secuestradas para ser casadas a la fuerza al extranjero.
Según el informe hecho por el Bundestag en el año 2006, teniendo como base las estimaciones de las ONG, 30.000 mujeres podrían ser expuestas al riesgo de mutilaciones sexuales femeninas. La unidad « matrimonios forzados » del Reino Unido trata cada año 400 casos. En Francia, acerca de 70.000 chicas de 10 a 18 años de edad son amenazadas potencialmente por los matrimonios forzados y 65.000 mujeres son mutiladas o amenazadas de serlo. »

He aqui las tristes cifras estadísticas que aparecen en el informe de Antigone Papadopoulos, diputada chipriota del Consejo de Europa, que trata de las violencias de la persona humana basada en el sexo, adoptado durante la sesión de primavera en el Consejo europeo de Estrasburgo.

Contexto general del informe.

El informe de la señora Antigone Papadopoulos se interesa especialmente en las mujeres y chicas que viven en comunidades migrantes y que se enfrentan al riesgo de ser « casadas de fuerza, de ser mutiladas y reducidas a la esclavitud en nombre de la tradición, de las costumbres o de la religión. » Éstas, haciéndose las portavoces de una filosofía patriarcal, justifican en ciertas culturas la violación de derechos fundamentales. Esto es un asunto complejo pues cuestiona a nuestras sociedades occidentales sobre el grado de tolerancia acceptable en cuanto a las prácticas de las comunidades inmigrantes y en cuanto a nuestra responsabilidad en intervenir en caso de violación de derechos humanos.

El informe insiste en estas comunidades de inmigrantes de Europa que hacen frente a problemas de integración y, dentro de las cuales, se castiga a las mujeres con estilo de vida demasiado libre. Para poner remedio a eso, las chicas que adoptan las costumbres occidentales son secuestradas y violentadas y incluso expulsadas al país de origen de sus padres con el fin de ser reeducadas. ¿ Cómo pueden actuar los Estados del Consejo de Europa para ayudar a esas mujeres?

Un testimonio que prueba lo urgente de la intervención del Consejo de Europa.

Para ilustrar las declaraciones de ese informe,lo cual - como cualquier informe- puede quedar fácilmente en el olvido, una joven con la doble nacionalidad bengali y británica, que vive en Gran Bretaña, testimonió de su experiencia. Esto permitió medir el impacto concreto que podría tener la lucha contra la violencia sobre las mujeres en la cual se compromete el Consejo de Europa. Esa mujer debía casarse a la fuerza en Bangladesh, país de dónde procedían sus padres. Cuando ya se encontraba en Bangladesh, ella supo escapar de su suerte gracias al apoyo de su abogada, la señora Hutchinson, gracias a la intervención de fundaciones y a la presión de los medios de comunicación. Ella afirma que su vida cotidiana continúa pero marcada para siempre por el trauma que ella vivió. Fortalecida por su experiencia, ella clama: « El matrimonio tiene que ser el resultado de un consentimiento por ambas partes, libres de su decisión, es un derecho fundamental del ser humano y la violación de este derecho humano es inadmisible. Nadie tiene derecho a imponeros esa decisión para vuestra vida. »

Y su abogada recuerda: « Desgraciadamente esa historia no es sino una historia entre tantas. » y ella prosigue diciendo que estos dramas pasan ante nuestros ojos y no únicamente en el Tercer Mundo: « (Ellas son)unas mujeres modernas que son pegadas, mutiladas o que se suicidan bajo la presión de su familia. »

Al final de ese testimonio, los periodistas fueron invitados a hacer preguntas. Entonces una mujer toma la palabra para preguntar a la víctima, la abogada y la relatora sobre el papeles de las madres y de las abuelas cuando sufren amputaciones o matrimonios forzados. Finalmente, ¿serían las verdugas de sus propias hijas? Según la señora Papadopoulos el papel de la madre es importante pues ella tiene,como en la mayoría de las culturas, un deber a educar y socializar a sus hijos y, por consiguiente, a integrarlos en el entorno en el cual viven. Sin embargo, las prácticas tradicionales de las comunidades inmigradas son difícilmente acceptables en Europa: « La madre transmite costumbres matriarcales, las cuales son, de hecho, costumbres patriarcales, para no crear un foso entre las generaciones ». La abogada, la señora Hutchinson agrega: « las tías, las madres y abuelas no pueden decir: « no quiero que mi hija padezca esa suerte ». Ellas no reciben ayuda pues dominan poco el idioma (del país al cual ellas han inmigrado) ».

Un informe que enuncia un desarrollo de ayudas a las víctimas probadas o potenciales.

El informe de la señora Papadopoulos no solo plantea preguntas,sino que también da respuestas. Se trata de prevenir y reprimir cualquier violación de los derechos humanos en concepto en los cuales se halla la violencia hecha a las mujeres, a través la puesta en marcha de procesos de investigación, de protección de la víctima y de prohibición de salida del territorio si existe un riesgo de que ésta sea únicamente con el objetivo de casar a la fuerza la mujer. Asímismo, es preciso que el Estado de residencia coopere con el gobierno del Estado de origen, igual que con sus ONG, para acabar con las injusticias hechas a las mujeres.

A ese propósito, la señora Hutchinson se expresa tal como sigue: « Si una persona se ha ido al extranjero, eso no significa que ya no tiene protección: podemos localizarla y si ella quiere regresar al Reino Unido (por ejemplo), la repatriamos. »

Un informe que afirma la imposibilidad para las cortes de los Estados miembros del Consejo de Europa de mantener el argumento del relativismo cultural.

Para la señora Papadopoulos « cualquier violación de derechos fundamentales debe de ser sancionada de manera no discriminatoria y sin relativismo cultural ». Ahora bien, ya pudimos ver en Francia una decisión judicial de cancelar un matrimonio bajo el pretexto de que la recién casada no era virgen a la hora del matrimonio(1). Asímismo, el informe de la señora Papadopoulos menciona la sentencia de la justicia italiana que defiend a los padres procedentes de la inmigración, de una chica que se les hacían demasiada libre y , por ello, a la cual habían encerrado y violentado so pretexto de que su comportamiento no era compatible con las tradiciones de la familia.(2)

¿ Cómo puede ser que unas cortes de justicia occidentales se basen en unas costumbres y tradiciones de otras culturas en vez de basar su argumentación en textos de las leyes occidentales? La señora Karin Nordmeyer, presidenta de UNIFEM(3), de la ONG Zonta y vicepresidenta del reagrupamiento « Igualdad- Paridad, Mujeres-Hombres » presente en la conferencia de las ONG en el Consejo de Europa, se indigna contra tales sentencias: « Nuestra posición en cuanto a ese asunto es clara: no podemos tolerar eso. Pensamos que ninguna cultura,ninguna religión es una excusa para la violencia y para las violaciones de los derechos humanos. »

Una evocación a la violencia doméstica

Frente a un informe calificado como excelente por los colegas diputados de la señora Papadopoulos, la señora Doris Stump, también diputada, se aventura a recordar que el derecho de las mujeres no es únicamente un objetivo político para las propias poblaciones inmigradas. Hoy día, la violencia para con las mujeres puede tomar diferentes formas-incluso en nuestros países-como la trata de seres humanos o la violencia doméstica. A ese propósito la señora Nordmeyer afirma: « En el transcurso de varios trabajos del Consejo de Europa, unos hechos sobre la violencia conyugal fueron desvelados.Luego siguieron unas consecuciones legislativas de estos trabajos en los distintos países del Consejo de Europa. Austria, por ejemplo, puso en marcha la ley de expulsión(4), la cual fue adoptada más tarde en Alemania.

Desgradaciamente, nada más tenemos las cifras de los casos que nos fueron relatados, pero bien sabemos que hoy día las mujeres se encuentran inválidas o mueren más a causa de la violencia conyugal que por el cáncer o un accidente de coche. »

Finalmente, no podemos satisfacernos del informe de la señora Papadopoulos sin medir los progresos que quedan por hacer en la garantía de los derechos de las mujeres en el mundo. Así, el próximo paso que hay que dar es la redacción por el Consejo de Europa de una convención para luchar contra las formas más severas y propagadas de la violencia sobre las mujeres, teniendo en cuenta también los matrimonios forzados.

1.EA finales del año 2008, la corte de apelación de Douai canceló una cancelación de matrimonio pronunciada por el Juzgado de Primera Instancia de Lille. Éste había establecido que la virginidad era una « cualidad esencial » cuya ausencia justificaba la cancelación. Para obtener más informaciones.

2.Artículo Libération

3.Fondos de Desarrollo de las Naciones Unidas para la mujer. Creado en el año 1976, para mejorar la vida de las mujeres y chicas en más de 100 países. Así mismo ayuda a las mujeres a hacerse escuchar en el seno de la Organización de las Naciones Unidas, planteando preguntas críticas y militando por la concretización de los compromisos tomados a favor de las mujeres.

4.El « wegweisegesetz » fue puesto en marcha en Austria en el año 1999. Sirve para proteger a la mujer y/o los hijos de la violencia física por parte del compañero/padre. La policía tiene que intervenir para evitar cualquier violencia y en esa ocasión puede expulsar al hombre.