Intercambios comerciales de Europa y en Europa

Artículo publicado el 1 de Octubre de 2008
Artículo publicado el 1 de Octubre de 2008
La Unión Europea es un gigante con pies de barro. Enano político a nivel internacional, es, sin embargo, la primera potencia económica

(iirraa/flickr)Cuenta con más del 40% de los intercambios comerciales internacionales, por delante de Asia o Estados Unidos. Su punto fuerte, los productos manufacturados: coches de alta gama, productos agroalimentarios como el vino y el queso o servicios financieros, con gran reputación en todo el mundo. Una ventaja que le permite incrementar el nivel de competitividad con respecto a Estados Unidos y cada vez más a Asia, mientras que Latinoamérica y África continúan siendo los proveedores de materias primas.

Hay, por lo tanto, movimiento en las rutas comerciales, pero en realidad la mayor parte de los intercambios comerciales se realizan a nivel local, entre vecinos. Más de una tercera parte de los movimientos internacionales tienen lugar… ¡En Europa! Hay que decir que estando Alemania, Francia y los Países Bajos entre los 5 mayores exportadores, hay donde escoger. Al contrario que en Estados Unidos, las economías nacionales que componen la Unión Europea no están especializadas. Se hace de todo en cada país y hay muchos solapamientos, como el vino, que se encuentra tanto en Italia como en Francia o en España (les dejamos a ustedes que juzguen su sabor).

Finanzas, puertos, vinos y Schengen

Imagen de Cremo / FlickrDe hecho, cada país tiene su especialidad: Alemania fabrica muchos productos de alta gama que llevan la marca 'Made in Germany', una etiqueta de prestigio en el mundo entero, que permite a este país ser el primer exportador mundial, muy por delante de China. Francia prefiere el vino y el lujo, pero su industria nuclear goza también de gran prestigio. El Reino Unido es un país menos industrial, y prefiere las finanzas (con Londres como emplazamiento financiero número uno). España atrae a turistas de todo el mundo y los Países Bajos tienen uno de los puertos más importantes del mundo. Además, los países del este se integran cada vez mejor en la economía europea y producen a bajo coste. Los intercambios entre los países europeos son por tanto muy intensos. La abolición de las fronteras dentro del espacio Schengen permite también impulsar esta tendencia.

Sin embargo, lo que da a la UE su fuerza es su mercado común. Como dice la expresión, la unión hace la fuerza. Con 495 millones de personas que pueden comerciar sin fronteras, hay movimiento. Las empresas son cada vez más transnacionales. Se concibe un producto en Francia, se le dan los últimos retoques a la idea en Alemania, se construye en la República Checa, se busca financiación en el Reino Unido, se exporta desde los Países Bajos, etc. La tradición de apertura de la cultura europea favorece estos intercambios y crea un efecto de bola de nieve entre los países. La diversidad de la UE es su mejor arma para hacer frente a los retos de la mundialización.

Pero es fácil perderse en este batiburrillo. La etiqueta 'Made in UE' aún no es muy conocida. ¿De qué nacionalidad es un coche concebido en España, construido en Polonia y vendido en Italia? El nuevo gran reto de la Unión Europea es, sin duda, tener una visión un poco más clara de todo esto.

Datos indispensables

El Reino Unido es el campeón europeo en balance comercial negativo: 132 mil millones de euros.

Alemania es la campeona europea en balance comercial positivo: 195 mil millones de euros.