Internet, los nuevos caminos de la música

Artículo publicado el 26 de Junio de 2008
Artículo publicado el 26 de Junio de 2008
Las radios comunitarias se reproducen como setas en la Red. La oferta musical no tiene fin: todos los estilos, variedades y épocas por explorar.

Hoy en día, las bibliotecas han vuelto a convertirse en lugares silenciosos. Hace tiempo, un simple chirrido involuntario de tu silla o un súbito golpe de tos incontrolable habría provocado miradas reprobadoras a tu alrededor. Muchas cosas han cambiado desde aquellos días en que había que buscar sitio para sentarse, con una pila de libros en una mano y un teléfono en modo vibrador en la otra.

(shifty eyes/flickr)La revolución de Internet también ha pasado por ahí. Haciendo su entrada en las salas de lectura, el ordenador portátil y los auriculares han cambiado los hábitos y la vida de estas venerables instituciones. Ahora, mientras escudriño atentamente un libro de Thomas Hobbes, nada me impide que a la vez pueda estar rebuscando en el reino virtual sitios web que ofrezcan nuevos ritmos, nuevos grupos y nuevas distracciones. Si me invadiera un sentimiento de nostalgia, siempre podría, en el mismo terreno, rebuscar entre viejos clásicos y mis temas favoritos.

Last.fm, ¿una revolución?

Lo bueno de este asunto es tener la libertad de echar un vistazo a lo que se escucha en territorios ajenos y crearte tu propia banda sonora. Es por ejemplo el caso del sitio Last.fm, creado por cuatro jóvenes alemanes y austriacos. Para husmear en este banco musical, podemos escribir algunas palabras clave como ‘indie pop’ o bien el nombre completo de un grupo. Así de simple. El procedimiento es parecido independientemente del género que busquemos.

El único inconveniente de last.fm, “the social music revolution” es que muchos de los temas no están aún disponibles. Motivado por búsquedas imprecidad, con frecuencia estas caen en los sitios donde están a la venta. Por tanto, ¿es que todos los caminos conducen irremediablemente a I-tunes?Existen otras alternativas. Seeqpod, por ejemplo. Este sitio simple propone una oferta musical mundial abundante en su red, utilizando el título para la búsqueda. Podemos escuchar la pieza entera o conectarse a otros blogs. Entre los MP3 gratuitos, Tonspion (tonspy) existe desde hace diez años. Es un sitio pop y rock, bien equipado con música clásica y jazz. Permite enlaces gratuitos con músicos y marcas y contiene unos fondos escritos bien documentales. Europeo, en alemán e inglés. 

Deezer, demasiada publicidad

Deezer en francésDeezer está disponible en 16 lenguas. Este sitio, muy apreciado en Francia, ofrece una opción de búsqueda en todos los formatos. Parecido a Last o Seepod, el usuario puede formar su propia lista organizando los títulos. Deezer presenta dos inconvenientes: la arquitectura del sitio está estructurada de una manera bastante compleja, con poca variedad y pocos títulos. Por otra parte, la publicidad se vuelve casi acosadora. 

www.tun3r.com es un sitio canadiense poco conocido. Tiene la ventaja de ser muy agradable y sin publicidad. Red de radios a larga distancia, permite captar todas las frecuencias del mundo. Un acceso simple y poliglota, propone además una clasificación por géneros y lenguas. Su aspecto es un poco retro. Hay que proceder como hacían vuestras abuelas cuando hacían oscilar el botón de la radio para encontrar la frecuencia deseada. Pero aquí la magia funciona de forma instantánea. En tun3r, la elección puede hacerse de forma simultánea por género, artista o país de emisión. Podrás captar Gloria de Van Morrison en una radio alternativa rumana. 

tun3r.comDifícil por tanto, en la Red, de no poner la música a tus pies y todavía más dejar de explorar las novedades, aún a riesgo de perderse. No hay peligro de sentir las miradas de reprobadoras de los vecinos. A mi alrededor, todo el mundo tiene también los oídos y la cabeza llena de música.