Interpretaciones de la epifanía

Artículo publicado el 6 de Enero de 2011
Artículo publicado el 6 de Enero de 2011
La conmemoración de una de las revelaciones de la Cristiandad entre magia y tradición Los tres reyes magos/Foto:caliopedreams/ Flickr Jesús nació en Belén de Judea, en tiempo del rey Herodes. Unos magos se presentaron en Jerusalén preguntando: “¿Dónde está el que ha nacido, el rey de los judíos? Porque hemos visto su estrella en el oriente y venimos a adorarlo”.
San Mateo 1-12: La Adoración de los magos. Éste parece ser el origen de la tradición cristiana que, solo en España, se traduce cada 6 de enero en una lluvia de regalos para niños.

Los Reyes, o también llamados Magos de Oriente, son nombrados como “sabios” o “astrónomos” en el evangelio de San Mateo. Y deben serlo porque convierten el oro, incienso y mirra de entonces, en millones de euros. La Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ) estima en 600 euros la media de gasto por familia en presentes para infantes. ¿Qué diría Herodes si conociera estas cifras?

clarita82.jpgLa Befana/ Foto: clarita82/Flickr

Por otro lado, curiosa es la lectura Italiana del recorrido que hicieron los Reyes de Oriente para reconocimiento público del rey de los judíos. Cuenta la leyenda que los Magos se perdieron hacia Belén y solicitaron la ayuda de una anciana que rehusó tal petición. Más tarde, después de recapacitar preparó una cesta con dulces y chucherías y emprendió una búsqueda casa por casa con la esperanza de encontrar al niño Jesús. Desde entonces es ella, la Befana, una especie de bruja buena, la que cada madrugada del 6 de enero deja golosinas y chocolatinas a los niños buenos, y les recuerda a los más traviesos con carbón dulce que hay que mejorar el comportamiento.

reyes3.jpg Befana es una palabra derivada de τα έπιφανέια (epifanía) que significa manifestación. A diferencia de la palabra strega (bruja en italiano), la befana es una anciana cascarrabias que cae bien a la gente.

Fotos: Elina Makri

reyes4.jpg Sin embargo, en el país europeo donde Oriente y Occidente dudan de sí mismos, el 6 de enero simboliza una de las mayores celebraciones de la Cristiandad, el Bautismo de Cristo en el río Jordán. Los griegos conmemoran la “Theofania” o "Ton Foton" (Θεοφάνεια/Των Φώτων) que significa revelación, la que hizo Dios durante el bautismo de Cristo de la Santa Trinidad según las Escrituras. Todo un acto de fe ya que la costumbre dicta que, tras haber sido arrojada al agua una cruz por un sacerdote, los fieles deben lanzarse al mar helado y encontrarla. Incluso los ortodoxos rusos en sus lagos congelados.

Clara Fajardo