Intervenir no siempre funciona

Artículo publicado el 17 de Enero de 2005
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 17 de Enero de 2005

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

En una entrevista con Café Babel, el experto en economía Jan Svejnar analiza las ventajas que la experiencia de los países ex comunistas puede ofrecer al debate económico de la UE.

Jan Svejnar es profesor de Economía y Administración de Empresas en la Universidad de Míchigan. Sus investigaciones se centran en los efectos de las políticas proteccionistas en las empresas, el trabajo y los mercados de capitales. Ha publicado numerosos trabajos sobre el tema y trabaja como consejero de varios gobiernos y empresas.

¿Cómo pueden los países miembro de la UE que tienen un pasado comunista contribuir al debate sobre la economía europea?

Estos Estados ya conocen la amplia dimensión de la intervención estatal [bajo el comunismo] y han experimentado qué ocurre cuando la administración está sepultada por el trabajo y les es imposible tomar el control de la economía. Pero también han vivido tiempos en los que la intervención estatal fue exitosa. Uno de los mejores logros de la economía planificada se encuentra en Eslovaquia. Antes de la llegada del comunismo la economía eslovaca iba siempre a remolque de la checa. Sin embargo, durante la era comunista la zona eslovaca fue alcanzando gradualmente a la checa. No obstante, este tipo de intervención no siempre funciona, como demostró el fallo de los esfuerzos gubernamentales que llevó a cabo Italia para aproximar la situación del sur a la del norte, más y mejor desarrollado. La contribución de los países ex-comunistas es la evidencia de que la intervención estatal, si se lleva a cabo correctamente, puede ser útil.

¿Qué futuro hay para el Estado del Bienestar en la UE?

El Estado del Bienestar es necesario, pero tiene que ser más fuerte y más sofisticado. No podemos permitirnos gastar demasiado mientras estemos en tiempos de rápido progreso económico como en los años 50 o 60. Hoy, el crecimiento económico no es tan rápido y la población envejece, por lo que es necesario crear un sistema que ayude sólo a aquellos que realmente lo necesitan. Por ejemplo, debemos asegurar una buena pensión para la gente que tenga setenta u ochenta años pero no necesariamente para aquellos que tienen 60 y buena salud. En caso de personas enfermas o con incapacidades la situación es, comprensiblemente, distinta.

¿Hay una alternativa real al capitalismo?

No hasta ahora, pero es importante darse cuenta de que hay varios tipos de capitalismo. Suecia, por ejemplo, es capitalista pero tiene un alto nivel de intervención estatal, mientras que en Hong Kong la economía es completamente libre. El liberalismo económico es bueno cuando funciona, pero es importante facilitar la intervención estatal cuando sea necesaria. Es crucial contar con una administración bien entrenada, pero no para que interfiera en áreas en las que el comercio irá mejor sin intervención. El problema del comunismo era que resolvía todos los problemas a través de la intervención estatal sin tener en cuenta el comercio.

Los países centroeuropeos han sido más eficaces que otros países ex comunistas en el terreno de la política internacional. ¿Es así porque han hecho mayores progresos económicos?

Hay una combinación de factores, pero algunos países estaban más desarrollados políticamente que otros en el bloque comunista. Luego, está el factor geográfico: la transformación en los países situados más al oeste fue más exitosa. Hay excepciones a esta regla –la República Checa es el país más al oeste de todos los ex comunistas y experimentó un crecimiento económico muy pequeño en la segunda mitad de la década de los noventa. Así que el factor decisivo parece ser la política económica del estado. Los países que han tenido más éxito en su transformación en conjunto han sido los bálticos y los centroeuropeos (incluido Eslovenia). Pero este tipo de generalización puede ser engañosa ya que Polonia, por ejemplo, ha experimentado el mayor crecimiento económico pero a la vez tiene una de las peores tasas de desempleo.