Irak: Profanación del cementerio Morvarid de Ashraf

Artículo publicado el 4 de Febrero de 2015
Artículo publicado el 4 de Febrero de 2015

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El cementerio de la oposición iraní ha sufrido un saqueo inhumano.

A mediados de enero, por orden de Hadi Ameri, las fuerzas iraquíes y las milicias criminales instaladas en el campo de refugiados de Ashraf se dedicaron a profanar innoblemente el cementerio Morvarid con excavadoras, destruyendo lápidas, monumentos funerarios y muros. Desde 2012, las fuerzas iraquíes han destruído varios puntos del cementerio. A pesar de las reiteradas protestas de los representantes de los habitantes junto a las de las autoridades estadounidenses y de la ONU, nada se ha llevado a cabo para impedir estas innobles profanaciones.

Esta inhumana actitud no hizo más que recordar las artimañas del fascismo religioso en Irán que, asustado por la amplia influencia de la OMPI (Organización de Muyahidines del Pueblo Iraní) en la sociedad, saquea regularmente en el país las tumbas de los miembros de la Resistencia e impide cualquier reunión de familiares y amigos en los cementerios. Este régimen sabe perfectamente que los  mártires de la OMPI son una fuente de inspiración para la población iraní, animándolos a perseverar en la resistencia para derrrocar a los mulás e instaurar la democracia y la soberanía popular en Irán.

Hadi Ameri es un esbirro de la Fuerza terrorista Quds, cuerpo de élite de las Guardias Revolucionarias iraníes. Su nombre, su número de cuentea bancaria y el importe de su salario figuran en la lista de los mercenarios de esta Fuerza en Irak, algo que la Resistencia iraní reveló ya hace varios años. En julio pasado, Ameri ocupó el campo de refugiados de Ashraf para hacer de él el centro de las milicias ligadas a la Fuerza Quds. Después, en coordinación con Fallah Fayadh -consejero de Seguridad Nacional del gobierno de Nouri Maliki- se dedicó a arrebatar los bienes y vehículos a los residentes  en Ashraf.

Los representantes de los refugiados pidieron en numerosas ocasiones a las autoridades de la ONU y de Estados Unidos que tomaran las medidas necesarias para proteger y mantener el cementerio de Ashraf, cuyos gastos sufragan los residentes. El 2 de diciembre de 2012, la agencia de noticias Fars de los Guardines de la Revolución había difundido fotos de tumbas profanadas. El 7 de diciembre, el Representante Especial Adjunto del Secretario General de la ONU, escribió en respuesta a las protestas del representante de los habitantes de Camp Liberty: «La profanación de tumbas es inaceptable y, si esto ha ocurrido, protestaremos enérgicamente. Estoy convencido de que las autoridades iraquíes (...) respetarán el santuario de las tumbas de vuestros muertos. Sin lugar a dudas hablaré de este tema con ellos». Como la protesta se silenció, el representante de los habitantes le escribió el 16 de diciembre: «los actos innobles y criminales de los agentes de los servicios secretos de los mulás y de las fuerzas iraquíes en el cementerio de Ashraf, profanando y destruyendo tumbas, (...) no han tenido respuesta alguna por su parte ni por parte del Representante Especial, ahora bien, esto es condenado por todas las religiones y culturas».

Una vez más, la Resistencia iraní solicita al gobierno estadounidense, al Secretario General de la ONU, a su Representante Especial, al Alto Comisionado para los Derechos Humanos y al ACNUR que adopten medidas urgentes para evitar estos actos inhumanos e immorales y proteger el cementerio de Ashraf.