Irán: Se acelera el traslado de los presos en huelga de hambre. 

Artículo publicado el 25 de Septiembre de 2017
Artículo publicado el 25 de Septiembre de 2017

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

"Estoy profundamente preocupada por los informes sobre el deterioro de las condiciones médicas de los presos en huelga de hambre, y que su tortura y malos tratos han continuado desde su traslado." declaró Asma Jahanguir, relatora especial de las Naciones Unidas por los derechos humanos en Irán, el 31 de agosto en un comunicado.

 

La relatora especial de las Naciones Unidas por los derechos humanos en Irán, Asma Jahanguir, declaró el 31 de agosto en un comunicado: "Estoy profundamente preocupada por los informes sobre el deterioro de las condiciones médicas de los presos en huelga de hambre, y que su tortura y malos tratos han continuado desde su traslado." 

En su comunicado del 22 de agosto Amnistía Internacional ha denunciado  la actitud de las autoridades iraníes: "El hecho de que las condiciones de detención sean tan deplorables que los desesperados presos se sientan obligados a llevar a cabo un huelga de hambre para reclamar el respeto de las normas elementales de la dignidad humana es escandaloso, y pone de manifiesto que urge reformar el sistema penitenciario en Irán"- declaró Magdalena Mughrabi, directora adjunta del programa Oriente-Medio y Norte de África en la Amnistía Internacional

El ayuntamiento del  Distrito 2 de Paris organizó una exposición para apoyarlos. Fotos, documentos y testimonios de antiguos presos aportan un halo conmovedor sobre la situación de los presos iraníes. Esta pone de manifiesto, en concreto, un "crimen contra la humanidad" cometido por el régimen iraní que permanece impune.

El alcalde Jacques Boutault declaró: "Como ecologista electo me siento orgulloso de mi compromiso por la libertad de Irán. No se trata solamente de dar tributo a las víctimas, sino también para hacer que cesen estas masacres." El alcalde del Distrito 2 de París ha estimado que hace falta "denunciar las masacres de los presos políticos en Irán", pero ha recordado que "dar tributo a las víctimas" es también "denunciar a sus verdugos, que están al frente del régimen iraní." 

En un mensaje dirigido a esta ceremonia, Maryam Radjavi, presidenta del Consejo Nacional de la Resistencia iraní ha declarado: "Nos separan cerca de 30 años de la masacre de 30.000 presos políticos en Irán. Pero este crimen no debe ser olvidado por la historia. Este crimen está a la orden del día. Es la pregunta de las terribles violaciones de los derechos humanos en Irán. Esto concierne a las ejecuciones diarias en todo Irán y los miles de gentes condenadas a muerte. Hemos instado al Alto-Comisario de los derechos humanos de la ONU a poner en marcha una comisión de investigación independiente sobre la masacre de 1988. Los gobiernos europeos deberían al menos condicionar sus relaciones diplomáticas y económicas con el régimen al cese de la tortura y las ejecuciones."

Por su parte, el Monseñor Jacques Gaillot, obispo de Partenia, ha advertido  que "el juicio de la historia sobre los autores de la masacre de 1988 en Irán será terrible"

Massoumeh Raouf, antiguo preso político cuyo hermano fue ejecutado durante la masacre habló sobre el calvario de su familia: "Mi hermano pequeño Ahmad no tenía ni 16 años cuando fue sacado de casa en un ataque de los guardianes de la revolución. Desde hace 29 años mi padre busca la tumba de su hijo, como los padres de las otras 30 000 víctimas de este crimen contra la humanidad. Pero la generación posterior a mi hermano está  a día de hoy en busca de la verdad y de justicia por las víctimas y no dejará a los mulá criminales."