Irán se queda en Siria, Rusia se retira

Artículo publicado el 22 de Marzo de 2016
Artículo publicado el 22 de Marzo de 2016

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

POR DIANE ESTHERAL

"Espero que mi decisión sea un gesto firme para todas las partes en conflicto y que contribuya a reforzar su confianza en los procesos de paz" declaró Vladimir Putin al anunciar por sorpresa la retirada de su ejército. Afirmó, sin embargo, que había alcanzado sus objetivos.

En la intervención, los dirigentes rusos aseguraron que se trataba de liquidar al Daesh con el fin de garantizar la supervivencia del régimen sirio actual. Es evidente que el Daesh sigue establecido allí, pues Rusia ha estado manteniendo una aparente y continua confusión durante los tres meses de intervención que no ha conseguido burlar nadie. Antes de su partida, Rusia ha asegurado su puerto, donde permanecen sus efectivos. En cuanto a Bashar al-Ásad, o huirá de las ruinas que ha provocado deliberadamente o perpetuará esta mortífera guerra contra su población, donde Irán continuará jugando un papel fundamental.

Si Daesh no ha sufrido desgaste se debe a que los bombardeos han causado bajas entre los rebeldes que luchan contra el régimen sirio. Proteger el régimen sirio de los rebeldes suponía también proteger los intereses rusos en esa región y repartírselos con su socio iraní. Según Bashar al-Ásad, Rusia habría ayudado en la victoria contra el terrorismo, y por "terrorismo" el régimen sirio entiende "todo grupo que se oponga a él".

Con su retirada, Vladimir Putin pretende hacerse sitio entre los líderes del mundo "civilizado". Sus dos objetivos parecen ser, para empezar, conseguir concesiones para sus propósitos imperialistas de anexionar países vecinos y pertenecientes a la antigua URSS y, desde luego, la retirada de las sanciones económicas impuestas por la Comunidad Europea. En cuanto a Irán, aún permanece en Irak, en Yemen y en Siria con su ejército de Pasdaran, de milicias chiítas y de Hezbollahs, todo para proteger a sus grupos terroristas, causantes de la continua desestabilidad de Oriente Medio.

"Tras la firma de los acuerdos nucleares y el fin de los embargos, Irán no ha cambiado de actitud", ha afirmado el general Lloyd Austin, comandante de las fuerzas americanas en Oriente Medio. La capacidad de la República Islámica en materia de misiles de largo alcance es gigantesca, y es que acaban de sacar misiles de alta capacidad con una inscripción en hebreo donde advierten que serán utilizados para destruir Israel. Estas amenazas tienen lugar justo después de la retirada de todas las sanciones. En lo que concierne a los derechos humanos, Irán continúa sacrificando a su pueblo descaradamente con el silencio cómplice de occidente y del resto del mundo.