Irlanda: Ryanair baja sus precios para pedir el sí a Lisboa

Artículo publicado el 27 de Agosto de 2009
Artículo publicado el 27 de Agosto de 2009

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

La batalla en torno al segundo referéndum sobre el Tratado de Lisboa adquiere cada vez mayores proporciones en Irlanda. ¿Lo último? La entrada en liza del Consejero Delegado de Ryanair, Michael O’Leary, que se ha unido al escritor irlandés Seamus Heaney, U2 e Intel en la campaña por el sí a Lisboa

Votar sí al Tratado de Lisboa estará de moda en Irlanda en el mes de octubre, o eso parece. Hasta la fecha, no cesan de aparecer importantes personalidades irlandesas para dar públicamente su apoyo al Tratado. La lista de los que apoyan el voto favorable la engrosan prestigiosos poetas, estrellas de rock, futbolistas y ahora hombres de negocios. El máximo representante de Ryanair, Michael O’Leary, ha declarado que la compañía irlandesa hará campaña por el sí. Ryanair se une así a Intel, que el pasado 20 de agosto ya anunció su adhesión al texto. Ambas empresas son símbolos de lo que un día representó la fortaleza de la hoy debilitada economía irlandesa, una combinación de innovación e inversión extranjera. 

Y no se queda en palabras y buenas intenciones. La compañía low cost gastará medio millón de euros en su campaña. De ellos 200.000 se emplearán en anuncios en la Red y el resto en grandes descuentos para viajar con la aerolínea. El recorte del precio quiere llamar la atención sobre el hecho de que Ryanair existe en parte gracias a las políticas de la UE que promueven el bajo coste de los billetes.

El cabeza visible de la compañía aérea irlandesa, que es conocido por sus polémicas declaraciones en prensa, no se muerde la lengua. “La pésima gestión del gobierno de Bertie Ahern durante la pasada década dejó a Irlanda expuesta a los efectos de la crisis inmobiliaria y bancaria y a la recesión, y si no llega a ser por las ayudas europeas, la economía irlandesa se habría colapsado”, afirmó. Para concluir dejó una rotunda frase comparando Irlanda con Islandia, cuya economía ha sido golpeada muy severamente la crisis. “La diferencia entre Islandia e Irlanda no fue una letra, sino la pertenencia de Irlanda a la Unión y al euro”.