Irlanda: Sí a Lisboa por el empleo y una UE contra el cambio climático

Artículo publicado el 30 de Septiembre de 2009
Artículo publicado el 30 de Septiembre de 2009
El partidario del sí, Bart Atoran, habla sobre cómo convencer a la juventud irlandesa de ratificar el Tratado

“Jesús, ya era hora”. Cuando preguntamos si le gustaría algo de información sobre el Tratado de Lisboa, así fue cómo nos respondió una de las primeras personas a la que le hicimos una encuesta. En un momento en donde la mentira y la desinformación inundan a la opinión pública, los irlandeses claman por una información veraz. El sistema político está demasiado desacreditado para hacerlo con eficacia, por lo que corresponde a las organizaciones de base de la sociedad civil proporcionar los datos y el análisis justo que la gente necesita para tomar una decisión informada sobre un tema de importancia crítica para el futuro de nuestro país.

Importante para la gente joven

Esto es por lo que empecé a trabajar con Generation YES, una campaña independiente iniciada en diciembre de 2008, por gente joven decepcionada por las perspectivas de nuestro empleo y el futuro si volvíamos a rechazar de nuevo Lisboa, y por el fracaso de las campañas generales a la hora de abordar estas cuestiones desde la perspectiva de los jóvenes. Impulsado por la energía de nuestros voluntarios, nos hemos convertido en una fuerza a tener en cuenta. Hemos aprovechado el poder de las redes sociales para construir la estructura en línea más grande de cualquiera de los grupos de la campaña de Lisboa. Armado con la certeza de que Lisboa es un buen tratado, que será bueno para Irlanda, ahora tenemos que salir a discutir el asunto con nuestros colegas de todo el país.

"La decisión que Irlanda tome el dos de octubre afectará a nuestro futuro, al de Europa y al mundo"

Ahora es ampliamente reconocido que la decisión que Irlanda tome el dos de octubre afectará profundamente a nuestro futuro, tanto al de Europa como al mundo. En un momento de crisis e incertidumbre, el Tratado de Lisboa es crucial para hacernos volver a la barrera y proteger el futuro de los jóvenes como yo. Mediante la creación de oportunidades de inversión en puestos de trabajo en energía verde, la tecnología y el deporte, dotando a la UE de poder para abordar problemas globales como el cambio climático y la trata de personas, reforzando de manera significativa la potencia de nuestros representantes electos, tanto en la Cámara como en el Parlamento Europeo, este Tratado es vital para el futuro de Irlanda, y de hecho para la UE en su conjunto.

La falta de información

Con diferencia, la razón más mencionada en el rechazo irlandés de Lisboa en 2008, fue el hecho de que la gente no se sentía partícipe en el debate. El 42% de las personas que votaron no, lo hicieron porque no se sentía cómodo en la votación de un Tratado del que no se sabía nada. Y el grupo con el mayor número de votos negativos fue el de los 18-30 años de edad, del que un alarmante 59% votó no. El problema es un déficit de información. Como activista, me centro en los beneficios de fondo del Tratado de Lisboa, con especial énfasis en los ámbitos de la democracia, la delincuencia transfronteriza y el cambio climático. Estas son cuestiones que afectan en los jóvenes irlandeses.

Al igual que los votantes pensaron que ya era hora de un debate adecuado sobre Lisboa, las personas con quienes trabajo estaban muy frustradas por la calidad del debate en 2008. Ahora, una vez más, las organizaciones con dudosos programas están tratando de subvertir el debate, metiendo miedo sobre los salarios mínimos de 1,84€ y otras acusaciones falsas. La verdad es que Lisboa se vende solo. Un tratado que permite a la UE luchar contra la delincuencia transfronteriza, el cambio climático, mejorar la supervisión nacional de decisión de la UE, está en el interés de todos los europeos. ¡Un último empujón, que esperemos que el conjunto de Europa pueda celebrar el tres de octubre!