Irrational Man de Woody Allen flaqueó

Artículo publicado el 20 de Enero de 2016
Artículo publicado el 20 de Enero de 2016

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Análisis

Blue Jasmine, La última película de Woody Allen que otorgó a Cate Blanchett un Oscar. La entrega de este año, Irrational Man, es probable que no sea más que una mancha en el, por otra parte admirable historial de Joaquin Phoenix. Parece que el precio por todos los éxitos que Allen nos ha otorgado a través de los años es el fracaso ocasional, la cual desafortunadamente, es la descripción completa de su último trabajo.

La película narra la historia de Abe Lucas, un hastiado profesor de filosofía quien comienza a dar clases en la universidad de una pequeña ciudad. Ha perdido pasión por la vida y ni si quiera puede consumar las dos aventuras que su etiqueta de "chico malo" ha provocado. Uno de sus flirteos es con Jill, interpretado por Emma Stone, una inteligente estudiante, la cual termina la relación con su novio, para pasar el tiempo con el réprobo profesor. Un día, escuchan por casualidad una conversación sobre un juez corrupto quien dicta injustas sentencias. El personaje de Phoenix comienza a pensar que asesinarlo sería la mejor manera de crear una impacto positivo en el mundo, mucho más que enseñar Kant o Kierkegaard.

La cinta, da la impresión de ser un intento de reflexión filosófico sobre moralidad más que una película plenamente desarrollada. Los puntos de inflexión son utilizados para aclarar una idea, no tanto para contar una historia. El dialogo es a menudo tedioso e inverosímil, los personajes nunca llegan realmente a crear un lazo con el espectador como para congraciar. Aun cuando se comete el asesinato, no consigue dar fuerza a la historia.

La intensa escena de la ruleta rusa y la final, son encantadoramente burdas y realistas. Aparte de estas dos escenas, es muy difícil clasificarla como una comedia irónica o dramática. La historia carece de los dos elementos para ocupar esos géneros.

Pero no teman fanáticos de Woody Allen. Probablemente sólo necesiten esperar 11 meses más para que produzca otra película. Lo más probable es que para entonces vuelva a lo suyo.