Italia: el estado de la locura

Artículo publicado el 6 de Enero de 2014
Artículo publicado el 6 de Enero de 2014

El es­ta­do de la lo­cu­ra no es el que su­fren los pa­cientes, sino la pro­pia Ita­lia. Un do­cu­men­tal saca a re­lu­cir un mundo ocul­to y os­cu­ro: aquel en el que miles de pa­cien­tes son tra­ta­dos como pre­sos.

Creía que los ma­ni­co­mios se ha­bían ce­rra­do”, dice sor­pren­di­do Luigi Ri­go­ni al darse cuen­ta de que está a punto de ser tras­la­da­do, con es­ca­sas ex­pli­ca­cio­nes, de la cár­cel a un Hos­pi­tal Psi­quiá­tri­co Pe­ni­ten­cia­rio. El actor, exin­terno, pone voz al do­cu­men­tal de Fran­ce­sco Cor­dio, "El es­ta­do de la lo­cu­ra". La pe­lí­cu­la, tira abajo las puer­tas de estos hos­pi­ta­les – de los que to­da­vía que­dan  6 en Ita­lia y que hos­pe­dan más de  1000 per­so­nas – para irrum­pir en ellos sin pre­vio aviso y fil­mar imá­ge­nes que ha­blan por sí solas, his­to­rias que no ne­ce­si­tan pa­la­bras; ros­tros can­sa­dos, si­len­cio­sos y elo­cuen­tes a la vez. Pero lo que so­pren­de to­da­vía más que las imá­ge­nes es el ruido de fondo del do­cu­men­tal: los ba­rro­tes y los la­men­tos inin­te­rrum­pi­dos que sir­ven como banda so­no­ra. La única ex­cep­ción es el hos­pi­tal de Ca­sti­glio­ne delle Sti­vie­re (Man­tua, Lom­bar­día), que solo hos­pe­da a mu­je­res y que se dis­tin­gue de los demás por el hecho de ser una es­truc­tu­ra pu­ra­men­te sa­ni­ta­ria y que fun­cio­na.

La vi­sión de la cruda reali­dad or­to­gó al do­cu­men­tal, que se pro­yec­tó en el Pic­co­lo Apol­lo de Roma, el Pre­mio Ila­ria Alpi 2013 y una men­ción es­pe­cial en el BI­Fe­st 2013 de Bari.

Todo esto nos re­cuer­da que en Ita­lia la di­sci­pli­na en temas de me­di­das de se­gu­ri­dad, entre las cua­les entra la re­cu­pe­ra­ción en los hos­pi­ta­les psi­quiá­tri­cos pe­ni­ten­cia­rios, se re­mon­ta al có­di­go pe­na­l que se pro­mul­gó bajo el ré­gi­men fa­sci­sta y que tales es­truc­tu­ras han que­da­do to­tal­men­te aje­nas e im­per­mea­bi­les a una re­for­ma­da cul­tu­ra psi­quiá­tri­ca. Esta úl­ti­ma pre­ten­día la su­pera­ción de la ló­gi­ca de los ma­ni­co­mios a tra­vés del cie­rre de los hos­pi­ta­les ps­quiá­tri­cos y la re­gu­la­ción de la sa­ni­dad obli­ga­to­ria. La pe­lí­cu­la mues­tra el ho­rror del­ ab­an­do­no higié­ni­co, sa­ni­ta­rio y pe­ni­ten­cial de la que de­be­ría ser una me­di­da de se­gu­ri­dad al­ter­na­ti­va a la de­ten­ción car­ce­la­ria, de­sti­na­da a su­je­tos a los que no se puede cas­ti­gar o impu­tar, que han co­me­ti­do un de­li­to y que, como son ta­cha­dos de pe­li­gro­sos para la so­cie­dad, ne­ce­si­tan ser in­ter­na­dos en lu­ga­res de­di­ca­dos a la cura y la reha­bi­li­ta­ción de los mis­mos. Un pe­que­ño deta­lle: la du­ra­ción de estas me­di­das no está del todo de­fi­ni­da y puede pro­lon­gar­se in­clu­so hasta el mo­men­to de la muer­te del su­je­to. Por este mo­ti­vo, cada uno de los in­ter­nos de­be­ría so­me­ter­se a con­tro­les sa­ni­ta­rios pe­rió­di­cos y ex­haus­ti­vos, que den cuen­ta de los con­ti­nuos pro­gre­sos. Es una pena que, como ex­pli­ca el di­rec­tor del do­cu­men­tal, a me­nu­do estos con­tro­les se re­du­cen a con­tro­les es­po­rá­di­cos de 30 mi­nu­tos al mes entre el psi­quia­tra de turno y el in­ter­no.

La sana eu­ro­pa

Eu­ro­pa ha af­rontado de forma di­fe­ren­te el pro­ble­ma de los pa­cien­tes psi­quiá­tri­cos au­to­res de de­li­tos gra­ves: en In­gla­ter­ra, por ejem­plo, los 3 hospita­les en ac­ti­vo están ge­sti­onados por el Ser­vi­cio Sa­ni­ta­rio Na­cio­na­l (y no por el Mi­ni­ste­rio de  Ju­sti­cia); cons­trui­dos re­cien­te­men­te y ca­rac­te­ri­za­dos por una ele­va­da do­ta­ción de ins­ta­la­cio­nes y de per­so­nal, sobra decir que los psi­quia­tras que tra­ba­jan allí están es­pe­cia­li­za­dos en psi­quia­tría fo­ren­se. Pero sobre todo, la es­tan­cia en estos hos­pi­ta­les es de unos 5 años y la re­vi­sión pe­rió­di­ca de los in­ter­nos corre a cargo del Men­tal Heal­th Re­view Tri­bu­nal, una or­ga­ni­za­ción for­ma­da por ad­jun­tos de la Se­gu­ri­dad So­cial (lay mem­bers), ase­so­res psi­quiá­tri­cos (me­di­cal mem­bers) y fi­gu­ras con expe­rien­cia ju­rí­di­co-fo­ren­se (legal mem­bers).

En el si­ste­ma espa­ñol, sin em­bar­go, no están per­mi­ti­das las me­di­das de se­gu­ri­dad pro­vi­sio­na­les ni tam­po­co la in­ter­na­ción sine die de los su­je­tos que se en­tien­den como pe­li­gro­sos para la so­cie­dad: las me­di­das de se­gu­ri­dad pue­den apli­car­se solo con la sen­ten­cia que de­fi­ne el pro­ce­di­mien­to penal y no pue­den durar más de lo que du­ra­ría la pena im­pues­ta al autor de un de­li­to que sí pue­die­ra impu­tar­se.

-Lee aquí el son­deo sobre los ma­ni­co­mios ce­rra­dos y aban­do­na­dos en Ita­lia -

En Ita­lia acaba de ter­mi­nar El viaje del Ca­ba­llo Marco por el mundo ex­te­rior. El gran­ ca­bal­lo azul­ de car­tón pie­dra, in­ven­ta­do en 1973 en el ma­ni­co­mio de Trie­ste y sím­bo­lo de la li­ber­tad con­se­gui­da por los in­ter­nos, ha re­co­rri­do 10 re­gio­nes ita­lia­nas pa­ran­do en los 6 hospita­les en ac­ti­vo pi­dien­do su cie­rre, de­cien­do "no" a los mini hos­pi­ta­les psi­quiá­tri­cos pe­ni­ten­cia­rios y pi­dien­do la aper­tu­ra de Cen­tros de Sa­lu­d Men­­tal 24h. La cam­pa­ña idea­da por Sto­pO­PG, co­mi­té del que for­man parte de­ce­nas de aso­cia­cio­nes ita­lia­nas, pro­tes­ta con­tra el ac­tual sis­te­ma re­pre­si­vo y pide el tra­ta­mien­to te­ra­péu­ti­co que ne­ce­si­tan los in­ter­nos. Ade­más, se dis­cu­te el cie­rre de­fi­ni­ti­vo de aquel­los que si­guen sien­do, a todos los efec­tos, ma­ni­co­mios con el fin de evi­tar que las nue­vas pre­vi­sio­nes le­gis­la­ti­vas re­suel­van la cues­tión es­qui­van­do el ver­da­de­ro pro­ble­ma, li­mi­tán­do­se a ce­rrar los hos­pi­ta­les psi­quiá­tri­cos pe­ni­ten­cia­rios es­ta­ta­les para re­abrir­los bajo la forma de hos­pi­ta­les pe­ni­ten­cia­rios re­gio­na­les. La que acaba de ter­mi­nar es la enési­ma ca­rre­ra de un ca­ba­llo azul que, desde hace años, ade­más de estar "en con­tra", está so­bre ­todo "a favor": a favor de los de­rechos, el re­spe­to y la di­gnidad­, a favor de la cura y la rein­se­rción so­cia­l, en el tra­ba­jo y la vi­vien­da. De todos, de­men­tes-pre­sos in­clui­dos. Cam­pa­ñas de sen­si­bi­li­za­ción de este tipo han ayu­da­do, pero solo des­pués de la es­tig­ma­ti­za­ción por parte del co­mi­té para la pre­ven­ción de la tor­tu­ra del Con­sejo Eu­ro­peo y de sacar a la luz los re­sul­ta­do de la ac­ti­vi­dad rea­li­za­da por la com­isión par­la­men­ta­ria del son­deo sobre el SSN (Ser­vi­cio Sa­ni­ta­rio Na­cio­na­l) –cuyo vi­si­ble re­sul­ta­do se ha tras­for­ma­do pos­te­rior­men­te en un do­cu­men­tal– Ita­lia, por fin, ha apro­ba­do un de­cre­to ley que anun­cia el cie­rre de los hos­pi­ta­les psi­quiá­tri­cos pe­ni­ten­cia­rios para el 1 de abril de 2014.