IVA: el impuesto de todos los europeos

Artículo publicado el 2 de Octubre de 2008
Artículo publicado el 2 de Octubre de 2008
Las tasas varían de un país a otro. Sin embargo, el impuesto sobre el valor añadido ha sido ampliamente reglamentado por la Unión Europea. Su primera aplicación data de 1950 en Francia

En 1954, Francia es el primero en aplicar el IVA. La idea nació del inspector de finanzas de la época, Maurice Lauré. Ese “impuesto sobre el valor añadido” es un impuesto indirecto que recae sobre el consumidor final, proporcional al precio del bien o servicio, sin importar el número de intermediarios.

Desde la firma del tratado de Roma en 1957, se previeron disposiciones fiscales a favor de una armonización de las políticas. Bajo la idea de construcción de un mercado único, es necesario prever una competencia fiscal entre los Estados miembros sobre los bienes de consumo, lo que significaría una distorsión de esa competencia.

Acuerdo por unanimidad y excepciones

Las decisiones que conciernen la fiscalidad y por tanto al IVA, son siempre tomadas por unanimidad en el Consejo de ministros. Las reglas actuales son las siguientes: cada Estado miembro aplica una tasa de IVA estándar de por lo menos 15%, y dos tasas reducidas de por lo menos 5% hasta el año 2010 (sobre bienes o servicios específicos con fuerte carácter social o cultural).

Cinco países poseen una derogación que les permite aplicar una tasa de IVA estándar inferior al 15%: República Checa, Malta, Polonia, Chipre y Eslovenia. En la práctica, Dinamarca y Suecia aplican la tasa más alta (25%), Luxemburgo y Chipre la más baja (15%).

Reforma en 2015

Últimamente ha sido adoptada una reforma concerniente a la atribución de los ingresos del IVA en el caso de una compra de servicios por parte de un consumidor en otro país (alquiler de vehículos, servicios electrónicos y telecomunicaciones particularmente). Los ingresos no retornarían al país de establecimiento del prestatario del servicio, sino que retornarían al país de residencia del consumidor.

Para evitar perjudicar a ciertos países (en España por ejemplo, el IVA representa casi el 25% de los ingresos fiscales públicos), la reforma solo se aplicará a partir del año 2015 y los países conservarán 30% de los ingresos hasta el año 2017, luego el 15% hasta el año 2019.

Proyectos de IVA

Desde hace algunos años, varios dirigentes europeos han sostenido la idea de creación de un IVA verde sobre los productos cuya producción es nociva para el medioambiente o no respeta las normas. Eso afectaría sobre todo a las importaciones provenientes de China u otros países en vías de desarrollo. La idea de reducir el IVA sobre los productos verdes (que respetan el entorno) también ha sido evocada para fomentar su compra por parte de los consumidores.

Apuestas nacionales

Las discusiones sobre las tasas de IVA reflejan a menudo las apuestas puramente nacionales. Francia batalla desde hace varios años para obtener una tasa de 5.5% para la hotelería/restauración, sector económicamente importante para el país. Sin embargo, esa demanda tropieza siempre con el veto de Alemania, que acaba de aumentar en tres puntos su IVA restauración, y teme un descontento de los profesionales del sector.

Para saber más: tabla sobre las tasas de IVA en Europa