Jacco Gardner, Peter Pan y los sesenta

Artículo publicado el 5 de Noviembre de 2013
Artículo publicado el 5 de Noviembre de 2013

Jacco Gardner es un talentoso músico holandés de pop/barroco, que viaja entre el presente y los años 60, la escena y los estudios de grabación. Si su disco, Cabinet of Curiosities, nos hace volver a la infancia es porque su autor ha decidido no crecer. Nos reunimos con él para ti.

Cuando le preguntamos a Jacco Gardner cuántos instrumentos sabe tocar,las nubes que cubren aquí y allí del distrito XVI de París no le impiden evadirse: bajo la mirada perpleja del camarero que nos observa desde la entrada del bar, el joven instrumentista de pop barroco empieza por golpear la mesa con el fondo de la botella de cola, antes de responder con aire conmovido: “Es una pregunta estúpida… Puedo tocar todos los instrumentos del mundo".

Si existiera un Guiness de los Récords para el tiempo más largo jamás dedicado a la realización de un primer álbum, Jacco Gardner llegaría tranquilamente el primero. Cabinet of Curiosities, su primer disco, ha necesitado 7 años de trabajo y de reflexión, hasta tal punto que él sonríe, afirmando que es “un tipo de “metáforaque describe a la vez (su) espíritu y todo lo que ha pasado a través de él”. En cierto sentido, este cabinet es una metáfora con mil matices. De hecho, entre otras cosas, representa también el lugar al que el joven artista va tirando: el estudio Shadow Shoppe de Zwagg , a 40 minutos al norte de Amsterdam, donde le gusta aislarse y perderse en la búsqueda de sus sonidos y la construcción de sus composiciones. Además, Gardner es también productor de otros grupos, principalmente de garage. Pero siempre llega un momento en el que, tarde o temprano, se debe enfrentar al mundo y cruzar el umbral de su casa. “No ha sido fácil habituarse al mundo exterior, ya que trabajaba siempre en mi propio estudio. He tenido que salir y vender mi música. He descubierto que realmente debía creer en lo que hacía”, admite, como si contara una aventura épica de las Mil y Una Noches.

Entre sueño y realidad

Existen los que, en YouTube, han definido al joven músico holandés como un “beatle colocado”, quien -botellas aparte- se nos ha aparecido de repente con la apariencia de un mago de la música pop: “Yo no me definiría como un mago, pero entiendo por qué la gente utiliza ese término. Hay ciertas situaciones, sobre todo cuando se es un niño, en las que se escucha un cuento acostado en la cama con la sensación de que las historias inventadas pueden convertirse en realidad. Es la sensación que yo he intentado reproducir con mi música”.

Además de hacer volar su imaginación a lo Peter Pan, Jacco parece -como él- no querer crecer: “Aún hoy escribo sobre los mismos temas que cuando tenía 17 años (la época en la que compuso Where will you go?, una de las mayores composiciones de su álbum, ndlr). Todo está ligado a mi tendencia por vivir en mis sueños y a mi incapacidad de afrontar la realidad. Mis próximos álbumes tampoco hablarán de cosas ordinarias” confía - con la mirada perdida en un bol de cacahuetes. Le daríamos una buena palmada en la espalda a este joven artista de 25 años.

No nos sorprende que Jacco no esté loco por los grandes conciertos: “Prefiero los escenarios pequeños, las situaciones de encuentros, los lugares underground. Es sin duda una consecuencia de mi amor por el pop, un género que, en el fondo, fusiona el arte con la música comercial”, explica. Su mejor ejemplo son los Beatles, que según Gardner “fueron un grupo talentoso, aunque mainstream, los artistas con reversos misteriosos, aunque no sean oscuros, tienen siempre varias personalidades”. Según él, la vida del artista es, por otra parte, un juego de luces y sombras. Es un poco por eso por lo que una de sus composiciones que más valora no está presente en el álbum: una canción dedicada a su abuela, desaparecida unos años antes, que es también la canción favorita del padre. “Habla del árbol genealógico de mi familia, unas letras muy filosóficas”, admite.

Con los pies en la tierra

Sin embargo, los sonidos que Jacco ha utilizado para realizar su música mágica no se remontan a sus años de adolescencia sino a los de después de la Segunda Guerra mundial. Gardner es un fan de los años 60 y de Syd Barrett, una de sus inspiraciones fundamentales. “En esa época no había reglas. No se preocupaban del beneficio ni de los sellos, y los productores no sabían lo que iba a funcionar o no desde el punto de vista comercial. Quizá era un problema para los productores, pero ha sido excepcional para la cultura en el sentido amplio, para el desarrollo de la música. Todo parecía conectado como por arte de magia: un único escenario donde tomaban parte los hippies y los grupos psicodélicos”, cuenta. Jacco tiene el débito de un río a pleno caudal y escucharlo da la impresión de que él mismo ha vivido esos años locos: “Todo eso no se repetirá porque hay muchas cosas que se influyen las unas a las otras en estos días. Haría falta que pasara algo realmente extraordinario para que se repitiera. ¡El mundo debería explotar!”, concluye en trance.

Y sin embargo, por un accidente de coherencia, Jacco deja caer que “los tiempos modernos no están tan mal: adoro Internet, los medios independientes y la tecnología”. Nos irá bien reflexionar bien sobre esta afirmación no tan sorprendente. Incluso Peter Pan, a veces, tiene los pies en la tierra.

Vídeo: OokGeenIdee/youtube