Jack Buckby: la cara joven de la derecha británica

Artículo publicado el 10 de Febrero de 2014
Artículo publicado el 10 de Febrero de 2014

Los me­dios sue­len re­pe­ler a la ex­tre­ma de­re­cha. Sin em­bar­go, en una de­mo­cra­cia cada voz debería ser es­cu­cha­da. Dis­cu­tir ideas 'con­tro­ver­ti­das' puede ser pro­duc­ti­vo, ya que la su­pre­sión de cier­tas voces es un in­sul­to al sen­ti­do crí­ti­co de los lec­to­res. Por eso que­re­mos pre­sen­ta­ros a Jack Bu­ckby, nuevo ros­tro de la de­re­cha más ra­di­cal del Reino Unido.

¿Quién mejor para pre­sen­tar la opo­si­ción a la in­mi­gra­ción que Jack Bu­ckby, la cara joven y fres­ca de la de­re­cha bri­tá­ni­ca? El con­vin­cen­te po­lí­ti­co de 21 años de edad ha sido per­se­gui­do y ame­na­za­do tanto por la iz­quier­da como por la de­re­cha. Ahora está de ca­mino a ser miem­bro del Par­la­men­to Eu­ro­peo. De­ba­ti­mos con Jack sobre la in­mi­gra­ción, la UE y el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo.

Ca­fé­Ba­bel: ¿Qué es el cul­tu­ra­lis­mo?

Jack Bu­ckby: el cul­tu­ra­lis­mo es la opi­nión de que las iden­ti­da­des na­cio­na­les deben ser con­ser­va­das. Se trata de per­mi­tir que las cul­tu­ras se desa­rro­llen por la vo­lun­tad de su pro­pio pue­blo. Es la opi­nión de que no todos los paí­ses son ne­ce­sa­ria­men­te igua­les: al­gu­nas per­so­nas ja­po­ne­sas po­drían ver­nos como seres in­fe­rio­res, al­gu­nos bri­tá­ni­cos po­drían ver a al­gu­nos ale­ma­nes como in­fe­rio­res... Pero todos te­ne­mos de­re­cho a nues­tra pro­pia cul­tu­ra na­cio­nal como tam­bién se nos de­be­ría per­mi­tir pro­te­ger­la y no ser lla­ma­dos ra­cis­tas por que­rer ha­cer­lo.

¿Cuá­les son las ideas de la Li­berty GB sobre la in­mi­gra­ción?

La in­mi­gra­ción está des­con­tro­la­da desde hace unas dé­ca­das. Ten­dría­mos que pa­rar­lo por com­ple­to ahora mismo, con una prohi­bi­ción de cinco años para que nadie venga. Des­pués de esos cinco años ve­re­mos cuál será la si­tua­ción.

¿Por qué pien­sas que la in­mi­gra­ción está des­con­tro­la­da?

En pri­mer lugar, está la cues­tión de los re­cur­sos: es­ta­mos su­per­po­bla­dos. Pero tam­bién se re­du­ce a una cues­tión na­cio­nal de iden­ti­dad. Al sus­ti­tuir los pue­blos de una na­ción la cul­tu­ra cam­bia, ya que va unida.

En lugar de "re­em­pla­zar" ¿qué te pa­re­cería que co­exis­tie­ran pa­ra­le­la­men­te?

Bueno, sería un sueño ab­so­lu­to si todo el mundo se lle­va­ra bien con los demás, cosa que no su­ce­de. El mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo ha de­mos­tra­do que no fun­cio­na.

¿Qué opi­nas del mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo?

El mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo es la opre­sión a la cul­tu­ra del país an­fi­trión. Todos los si­tios fuera de oc­ci­den­te, más o menos, son cul­tu­ra­lis­tas ¿Por ­qué es Asia para los asiá­ti­cos, Áfri­ca para los afri­ca­nos, pero sin em­bar­go, In­gla­te­rra es un "cri­sol para todos"? Pa­re­ce una broma. La idea de que el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo per­mi­te la di­ver­si­dad es erró­nea. En el mo­men­to en el que em­pie­zas a poner las di­fe­ren­tes cul­tu­ras jun­tas y les per­mi­tes que se mez­clen, estás qui­tan­do la di­ver­si­dad cul­tu­ral y ét­ni­ca, ha­cien­do a todos por igual.

¿La in­mi­gra­ción no re­suel­ve el pro­ble­ma de­mo­grá­fi­co del en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción?

No­so­tros te­ne­mos un en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción, al igual que los in­mi­gran­tes, así que no po­de­mos se­guir so­la­men­te sus­ti­tu­yén­do­los. Hay que hacer que la gente se sien­ta có­mo­da en su pro­pia casa para que no se mar­chen a tra­vés de una "fuga de blan­cos" y pen­san­do "quizá está bien traer un niño a este desas­tre eco­nó­mi­co y so­cial".

¿Pue­des ver algún be­ne­fi­cio a la in­mi­gra­ción?

Si ne­ce­si­tára­mos a cien­tí­fi­cos nu­clea­res de Japón o in­ge­nie­ros de Ale­ma­nia ob­via­men­te sería be­ne­fi­cio­so, pero en este mo­men­to con 2,32 mi­llo­nes de des­em­plea­dos no veo por­ qué ne­ce­si­ta­ría­mos a tra­ba­ja­do­res no cua­li­fi­ca­dos.

¿Nos pue­des re­la­tar el abuso o la vio­len­cia que has su­fri­do por tus creen­cias?

Me echa­ron de la uni­ver­si­dad el año pa­sa­do por ha­blar de los pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con el Islam y el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo. Uno de nues­tros pro­fe­so­res, que era mu­sul­mán, trató de jus­ti­fi­car el ase­si­na­to de Lee Rigby. Yo me opuse a aque­llo y fue una de las ra­zo­nes por las que me echa­ron. Estoy es­cu­chan­do que dan a otros es­tu­dian­tes cla­ses de mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo y les dicen «la igual­dad y la di­ver­si­dad son las reglas. De­be­rás acep­tar estos va­lo­res o marcharte". Pero la otra cara del ar­gu­men­to no se está en­se­ñan­do. Mien­tras esto pasa, la gente como yo, son lla­ma­dos "fas­cis­tas", cuan­do en reali­dad no soy fas­cis­ta. Por suer­te no hay vio­len­cia to­da­vía, la iz­quier­da hace mucho ruido y pocas nue­ces. Pero he te­ni­do nu­me­ro­sas ame­na­zas te­rro­ris­tas para ase­si­nar­me en Li­ver­pool. La gente en el cam­pus trató de ata­car­me. La cosa se puso tan fea en el cam­pus que tuve que ne­ce­si­tar un guar­daes­pal­da.

¿Po­drás tener al­gu­na vez un amigo mu­sul­mán?

No. Las per­so­nas que pre­ten­den ser pa­cí­fi­cas y mo­de­ra­das son ig­no­ran­tes de lo que su re­li­gión les dice en reali­dad, o prac­ti­can el Taf­sir, que es lo que lla­ma­mos "la men­ti­ra".

¿Po­drías con­tar­nos tu ex­pe­rien­cia en el Par­ti­do Bri­tá­ni­co Na­cio­nal?

Cuan­do es­tu­ve im­pli­ca­do por pri­me­ra vez era bas­tan­te joven. In­ge­nua­men­te, pensé «ellos han cam­bia­do, están ayu­dan­do el de­ba­te hacia la in­mi­gra­ción, me uniré». Cuan­do me uní, la gente se dió cuen­ta ra­pi­da­men­te de que yo era in­te­li­gen­te y fran­ca­men­te em­pe­cé a subir de rango. Es­ta­ba cons­tan­te­men­te en con­tac­to con Nick Gif­fin, y a tra­vés de este con­tac­to y de co­no­cer a la gente de arri­ba, me dí cuen­ta de la idea que tenía sobre ellos era com­ple­ta­men­te falsa, una men­ti­ra, to­da­vía eran an­ti­se­mi­tas y ra­cis­tas.

Yo tra­ta­ba de em­pu­jar el cul­tu­ra­lis­mo. Dí un dis­cur­so en la con­fe­ren­cia de la Alian­za de los mo­vi­mien­tos na­cio­na­les eu­ro­peos, y les dije: «dejad de ha­blar de razas, en su lugar, ha­blad de cul­tu­ras». Si miras el video, te darás cuen­ta de que todos ríen. «Yo me reí tam­bién al prin­ci­pio, pero des­pués pensé, mier­da, esto es un poco ex­tra­ño» y con el paso del tiem­po em­pe­cé a re­ci­bir vio­len­tas ame­na­zas te­rro­ris­tas de miem­bros del BNP y el Fren­te Na­cio­nal, lla­man­do­me un "agen­te es­ta­tal del go­bierno ju­dío-sio­nis­ta". Apa­ren­te­men­te es­ta­ba pa­ga­do por el go­bierno para in­fil­trar el na­cio­na­lis­mo y ha­cer­les pa­re­cer una broma. Es real­men­te ri­dícu­lo, y junto con el hecho de que son so­cia­lis­tas, eso me em­pu­jó al borde del abis­mo.

Vamos a ha­blar de tu cam­pa­ña para con­ver­tirte en un miem­bro del Par­la­men­to Eu­ro­peo. ¿A qué se pa­re­ce­ría Eu­ro­pa con tu vi­sión?

Bueno, la Unión Eu­ro­pea no exis­ti­ría.

¿Tra­ba­ja­rías con otros par­ti­dos de de­re­chas de otros paí­ses? ¿Sea el Fren­te Na­cio­nal en Fran­cia o el Geert Wil­ders en Ho­lan­da?

Desde luego, con Geert Wil­ders, te­ne­mos con­tac­tos con el PVV. Son un muy buen par­ti­do. Puede que tam­bién con el FN. Nos gus­ta­ría tra­ba­jar con todos los par­ti­dos que estén en con­tra de la Yihad, ya que no serán fas­cis­tas o neo­na­zis.

¿Estás preo­cu­pa­do de que tu cam­pa­ña haya re­cau­da­do solo £500 hasta ahora?

Nues­tro sis­te­ma de do­na­ción está te­nien­do al­gu­nos pro­ble­mas téc­ni­cos, pero hemos re­cau­da­do real­men­te mucho más que eso.

¿Que pien­sas sobre la re­pre­sen­ta­ción me­diá­ti­ca de la de­re­cha?

La gente más culta e in­te­li­gen­te que jamás he co­no­ci­do son per­so­nas de de­re­chas. Sin em­bar­go, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción po­drían ha­cer­te pen­sar que somos todos skin­heads que es­tá­mos en el pub con es­vás­ti­cas ta­tua­das en nues­tros bra­zos.

ESTE AR­TÍCU­LO FORMA PARTE DE UN DOS­SIER sobre LA IN­MI­GRA­CIÓN EN EU­RO­PA, EDI­TA­DO POR LA RE­DAC­CIÓN de Ca­fé­Ba­bel