JJ.OO. y Tíbet: Europa se inflama con la llama

Artículo publicado el 14 de Abril de 2008
Revista publicada
Artículo publicado el 14 de Abril de 2008
Para unos se trata de un gran impulso popular, para otros un enorme derroche. Por primera vez, la llama olímpica ha sido apagada como consecuencia de la presión de los manifestantes. Europa muestra su voz.

Los funcionarios chinos esperaban una verdadera concentración de apoyo en torno a la llama olímpica como el primer paso hacia los Juegos Olímpicos, el único evento mundial que reúne a más de 200 países. Su paso por París, el 7 de abril, fue un gran fracaso. Hasta tal punto que la ceremonia oficial, prevista en la plaza del Hôtel de Ville, y las últimas etapas del recorrido de la llama por la capital francesa, se anularon. Los militantes pro-Tíbet han ganado: la cuestión del Tíbet ha sido un jarro de agua fría en todo el recorrido de la llama olímpica.

Bandera tibetana ondeando en París, lunes 7 de abril (Prakhar/flickr)

Desplegando banderas con los anillos olímpicos en forma de esposas en la Torre Eiffel y en la fachada de la iglesia de Notre-Dame, colocadas por comitivas de manifestantes. La histeria general se ha apoderado, de manera progresiva, de la muchedumbre y la policía. Algunos manifestantes se interpusieron en el recorrido oficial impidiendo el paso de la llama olímpica. Otros intentaron, directamente, extinguirla atacando a los deportistas que la llevaban.

Regreso a las manifestaciones parisinas

Los 3.000 policías presentes se vieron desbordados y respondieron con algunas intervenciones brutales ante los intentos de la multitud por asaltar la comitiva olímpica. “En vez de exportar la democracia, importamos los métodos de la mayor dictadura del planeta”, declara un manifestante esposado sin contemplaciones por las fuerzas del orden. Como respuesta, las autoridades chinas acortaron el trayecto de la llama y acabaron apagándola.

El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge, ha lamentado de inmediato lo sucedido tras los disturbios en Londres y París. Denuncia la identificación que se ha hecho entre este símbolo de la paz universal que es la llama olímpica y la situación que vive el Tíbet. El COI, que siete años atrás había acordado que los Juegos Olímpicos se celebraran en China bajo la condición de que hubiera una mejoría en la situación de los Derechos Humanos, está recibiendo numerosas críticas por su pasividad e hipocresía.

“Jacques Rogge había prometido que, cada vez que hubiera un problema con los Derechos Humanos en China, él iba a estar allí para defender a las víctimas. Pero jamás lo ha hecho”, denuncia Robert Ménard, Secretario General de Reporteros sin Fronteras, y principal instigador de las protestas. Las imágenes de lo acontecido en las manifestaciones no han podido llegar a los telespectadores chinos ya que han sido censuradas. Si bien es cierto que el régimen de Pekín admite la existencia de problemas, también es cierto que su amplitud está disimulada.

Manifestaciones en París (Prakhar/flickr)

Sarkozy compromete a Europa

Las manifestaciones de Londres y París ilustran la diferencia que se vislumbra entre los propios dirigentes europeos, que vacilan acerca de qué actitud deberían adoptar acerca de este tema y sobre el enfado de la población, que se agolpó en masa para protestar. A pocos meses de asumir la Presidencia de la Unión Europea, de julio a diciembre de 2008, Francia tendrá una importancia determinante pero, por el momento, la ausencia de claridad continúa siendo la característica de la diplomacia francesa.

Nicolas Sarkozy, que en un principio se opuso a toda forma de boicot, ha declarado: “Todas las opciones están abiertas”. El 6 de abril, Rama Yade, Secretaria de Estado de Derechos Humanos de Francia, anunciaba que el Presidente iría a la ceremonia de apertura de los JJ.OO. bajo tres condiciones: el fin de la violencia contra la población y la liberación de presos políticos, el esclarecimiento de los acontecimientos en Tíbet y el inicio del diálogo con el Dalai Lama. Declaraciones que primero fueron desmentidas por el Elíseo antes de ser confirmadas al día siguiente tras los sucesos de París. En resumen, el Presidente y su Ministro de Asuntos Exteriores, Bernard Kouchner, deberán aclarar su posición de aquí a unos meses, ya que lo que diga Francia podría comprometer a toda la Unión Europea.

Baño de sangre en el Tíbet

Las manifestaciones a favor del Tíbet responden a un movimiento de protesta internacional. Lo demuestra la escalada del Golden Gate de San Francisco por parte de unos militantes de la causa tibetana. La ciudad acogió la llama olímpica el miércoles 9 de abril, y las manifestaciones se repitieron. Este caos general que podría empujar al COI a anular el recorrido mundial de la llama. “Debemos revisar el conjunto de la cuestión”, afirma ahora la vicepresidenta del COI, Gunilla Lindberg.

Un movimiento internacional, que podría llegar a tener muy graves repercusiones, sobre todo en la población tibetana. El apoyo de la opinión pública internacional en este momento animaría a los independentistas en Lasa a endurecer sus actos de protesta hasta donde el gobierno chino lo permita. Estos hechos socavarían con probabilidad su autoridad en el territorio por lo que el gobierno de Pekín podría tomar medidas más restrictivas. Queriendo ayudar a la causa tibetana, de forma paradójica, la opinión pública internacional se arriesga a que en Tíbet pueda producirse un verdadero baño de sangre.

Si quieres debatir y hacer oír tu opinión, entra en nuestro foro dedicado a los Derechos Humanos, haciendo clic sobre el siguiente link. Juegos Olímpicos: ¿Cómo apoyar al Tíbet?

(Fotos : en portada, richdrogpa/flickr; en el texto, prakhar/flickr)