Joe Frankel: Basura cero para todos los gustos

Artículo publicado el 4 de Diciembre de 2015
Artículo publicado el 4 de Diciembre de 2015

Fundada por Joe Frankel en 2006 en Edimburgo (Escocia), 'Vegware' es la única compañía del Reino Unido dedicada a la producción de empaquetados completamente “compostables”, es decir, convertibles de abono. Un ejemplo de un fabricante capaz de combinar el cuidado del ambiente con una estrategia de negocio exitosa.

La basura es un problema que nos afecta a todos y que todos producimos. Sólo en Europa, generamos hasta 3 mil millones de toneladas de basura cada año, de la cual 250 millones proviene de las casas. No sólo la cantidad de basura que producimos es dramáticamente enorme, sino que también está cambiando su naturaleza. Hay compuestos materiales más complejos y sustancias más peligrosas presentes en los empaquetados, los cuales son responsables de las crecientes emisiones de gases contaminantes y de efecto invernadero que causan los cambios climáticos.

Cuando se trata del empaquetado de los alimentos, el asunto es aún más complejo. Lo que comenzó como un simple método para prevenir que se dañaran los alimentos se ha desarrollado hasta tal punto que ahora daña el ambiente. Durante una “emergencia verde” cada vez mayor, y en un mercado altamente competitivo, se está volviendo necesario adoptar métodos más rentables y ecológicos de producción para los empaquetados de los alimentos.

Vegware lifecycle - cup to compost, fork to field de Vegware en Vimeo.

En esta competencia, más y más compañías se están volviendo “verdes” y están invirtiendo cada vez más en modelos de negocio más sostenibles. Entre ellos, Vegware, una compañía con base en Edimburgo fundada en el 2006 por Joe Frankel, se ha comprometido a proporcionar empaquetados totalmente compostables y certificados a sus clientes alrededor del mundo.

“Joe vivía y trabajaba en California cuando encontró una cuchara en el mercado de un granjero que estaba hecha de maicena y de patatas,” explica Eilidh Brunton, la consultora del Grupo de Reciclado en las oficinas de Vegware en Edimburgo. “Pensó que esta era una idea asombrosa y fue capaz de ver el potencial de un negocio tan revolucionario. Cuando regresó a Reino Unido, decidió invertir los ahorros de toda su vida en un par de toneladas de resinas bio-plásticas para utilizar en el mercado de cubiertos. Y es así básicamente como empezó todo”.

En menos de 10 años, la compañía ganadora de múltiples premios se ha establecido como uno de los principales actores en la producción global de empaquetados descartables hechos 100% de materiales reciclables bajos en carbono. Ofrecen desde tapas de tazas calientes hasta cubiertos de alta temperatura y contenedores de sopa, y todo puede ser reprocesado nuevamente junto a los deshechos mismos de los alimentos.

No satisfecha con ser la única firma en su sector funcionando globalmente (desde EE.UU. hasta Sudáfrica), Vegware ha trabajado para convertirse en una marca visionaria firmemente comprometida en alcanzar el compromiso de "basura cero" en los servicios alimenticios. Para ello, siguen a sus clientes a través de todo el proceso de abonamiento y educan a la gente sobre el reciclaje, con lo que desempeñan un papel importante a lo hora de abordar los severos problemas que relacionan el cambio climático con los deshechos de alimentos.

Parece vital reconocer que estas actividades de base complementan la lucha más amplia que se lleva a cabo por las negociaciones climáticas de la COP21. “Esperamos”, dice Eilidh, “que el evento de este año en París pueda inspirar cada vez más gente a enfocarse en la sostenibilidad”.

Vegware ha ayudado a establecer a Escocia como referencia para otros países en temas relacionados con el reciclaje. “Somos actualmente la 3ª compañía de mayor crecimiento en Escocia y la 29ª en Reino Unido”, explica Eilidh. “Lo que nos destaca en el mercado es que no sólo vendemos tazas sino que, gracias a nuestra Red de Deshechos Alimenticios, también proporcionamos apoyo y asesoramiento en el reciclaje de los artículos usados de Vegware y las sobras de los alimentos. De manera que cooperamos activamente con nuestros clientes hacia la transición a la política de 'nada al vertedero' dentro del ambiente del servicio alimenticio. Queremos que tantas de nuestras tazas como sea posible se conviertan en abono, de modo que tanto nuestros clientes, como todos los ciudadanos puedan ver las ventajas que esto tiene para el medio ambiente".

Este artículo forma parte del proyecto #21faces previo a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Clima, COP21, en París.