John&Jehn: “Mezclar es nuestra inspiración"

Artículo publicado el 5 de Mayo de 2010
Artículo publicado el 5 de Mayo de 2010
El pasado 29 de marzo salió a la venta Time for the Devil, el segundo álbum de un dúo francés que no tiene nada que ver con las nuevas caras de la escena gala. Fans de Joy Division y Velvet Underground, John&Jehn viven y componen en Londres y su álbum respira la buena nueva ola británica

He quedado con el grupo en la habitación de un moderno hotel del barrio de Pigalle. Son más de las siete y la noche cae sobre un París aún invernal y, aunque la entrevista sea la última de dos días completos de intensa promoción, el dúo me recibe sonriendo.

"Grabar lo que tenemos en la cabeza"

Juntos en la vida antes de estarlo en el escenario, esta pareja de franceses exiliados en Londres en 2006 vuelve sobre la génesis del proyecto John & Jehn. “Comenzamos a ser pareja en enero de 2005 y en julio de ese mismo año comenzamos a trabajar juntos con la idea de 'plantamos los bártulos y comenzar a grabar lo que tenemos en la cabeza'. De aquello nació nuestro primer EP El amor no nos herirá. En seguida nos sentimos satisfechos con el resultado. Tenía un sonido muy post-punk, muy Joy Division” afirma John.

“En Inglaterra les da igual. La misma noche puedes tocar con un grupo de reggae y después con uno de metal”

Después todo ocurrió muy rápido. Enviaron la grabación a una conocida, Sally. Ella los recomendó en Rough Trade Shop (tienda de discos londinense muy famosa y abierta desde 1976) que coloca su trabajo en el local inmediatamente. “Para nosotros eso era una gran victoria, fantaseabamos mucho sobre Rough Trade y sobre toda esa cultura anglo-india”. Después, comenzaron a dar pequeños conciertos y a conocer gente en Inglaterra. Tras tanto ir y venir, en octubre de 2006 decidieron irse a vivir a Outre-Manche. Se instalaron en casa de Sally que se convirtió en su manager. ¿Por qué Inglaterra? “Todos los estilos musicales se entremezclan y es ahí donde encontramos la inspiración”, responde John. “Es alucinante esa mezcla y ese mestizaje de grupos. Hay muchos estilos que entrechocan, muchas generaciones diferentes y mucha gente que consume música. En Francia es mucho más cuadriculado, se mezcla menos. ¡Pero en Inglaterra les da igual! La misma noche puedes tocar con un grupo de reggae y después con uno de metal”.

¿Un dúo? No, un equipo

Londres, Leeds, Liverpool... estuvieron por las salas españolas en abril

En sólo unos meses este dúo ha conseguido hacerse un nombre en la escena londinense y luego en la francesa. Hablan sobre sus primeras composiciones en su habitación de Londres: “Al principio, era un pequeño microcosmos, nosotros dos solos en Londres, descargábamos nuestro camión los dos juntos a las tres de la madrugada. Hoy tenemos un equipo muy motivado a nuestro alrededor. No es simplemente un equipo que se haya añadido por oportunismo. Se trata de gente que tiene verdaderas ganas de trabajar en el proyecto”. Y Jehn añade: “Por cómo se han dado las cosas, nos hemos abierto a esas personas”.

Necesitan rodearse de personas que se impliquen en cuerpo y alma en el proyecto, particularmente en el sentido visual: “La imagen es algo muy psicológico”, cuenta John. “En el primer álbum, la portada fue hecha por Joe, mi tatuador. Y para la carátula del segundo recurrimos a Antoine Carlier al que conozco desde hace más de diez años. Hemos desarrollado juntos todo un universo gráfico y visual y él ha dado el nexo de unión a todas nuestras canciones a través de su trabajo” . Sin duda, trabajar con gente de confianza ayuda. “Le hemos dado carta blanca para que pueda aportar su propia visión de nuestro proyecto”, precisa Jehn. “Es lo que buscamos. Y el resultado es siempre justo, aunque no sea nunca como lo esperábamos”.

La música, un oficio apasionante

"Podemos hacer canciones muy rápido porque nos encanta", dice John, que adelanta ya un futuro discoTime For The Devil, su segundo álbum producido por el sello independiente Naïve, incluye temas más arreglados, con un guitarrista y un batería para los conciertos. Pero para la composición del disco sus cuatro manos son suficientes. “En general, comenzamos la voz con el bajo porque buscamos un groove", precisa Jehn acariciando el bajo, aunque ella se ocupa de la guitarra. “Cuando lo tenemos, vemos cómo la voz se coloca debajo y ya tenemos una estructura. Es John quien va a tener la visión global artística, es decir, la elección de los instrumentos, la elección de los sonidos, etc. Yo canto a menudo las letras de John porque me gusta mucho interpretarlas, tienen alma. Los coros los hacemos entre los dos”. Todo tiene una apariencia simple en boca de la guitarrista que resume el proceso: “Investigamos así. Para resumir, John es el esqueleto y yo los arreglos, las melodías”.

El resultado está ahí. Lejos de la oscuridad del anterior, Time for the devil es mucho más claro. Alegre y melódico, tiene también un lado pop. Un estilo que les rondaba la cabeza hacía ya tiempo, como atestigua Jehn: “Era ya un deseo en el primer disco pero no pudimos exprimirlo, no tuvimos tiempo… Cuando salió, ya habíamos comenzado a pensar en el segundo. Nos ha sorprendido mucho pero también nos ha hecho felices que ese primer álbum nos haya llevado tan lejos, pero no podíamos continuar hasta agotarlo. Hacía falta que hiciéramos un segundo álbum con un nivel superior, teniendo tiempo y un poco más de medios”. John afirma que no hay ningún secreto. "Nuestro trabajo es hacer música, por lo que hace falta ser lo más creativo posible, abrirse lo máximo y hacer trabajar la imaginación. ¡Podemos escribir canciones rápidamente por que adoramos hacerlo!” Por si no lo habíais entendido escuchando su álbum, John concluye: “Tenemos la suerte de amar lo que hacemos”.

Fotos: ©Camille Promérat