Jóvenes españoles en Berlín: El Dorado fallido

Artículo publicado el 11 de Mayo de 2016
Artículo publicado el 11 de Mayo de 2016

Berlín se ha ganado el título de ciudad más cool de Europa. Ayuda también el hecho de ser la capital de Alemania, el país con menor tasa de desempleo juvenil de la UE. Por ello, en los últimos años han sido muchos los jóvenes españoles que han hecho las maletas rumbo a Berlín para encontrar trabajo, aunque no todos han tenido la misma suerte. 

Sigue lloviendo cuando salgo del metro en la parada de Frankfurter Allee. El sol y la temperatura agradable que nos recibieron al llegar a Berlín no duraron demasiado. Me encuentro con Diego Ruiz del Árbol en una cafetería cerca del coworking en el que trabaja y me comenta que este tiempo es habitual durante el mes de abril. Este español de 36 años lleva ya nueve viviendo en la capital alemana y la conoce bien.

Mientras se toma su café, Diego me explica que Berlín no es una ciudad fácil. A las dificultades con el idioma se le suman los problemas para encontrar alojamiento y, en el peor de los casos, para encontrar trabajo. De hecho, son muchos los jóvenes españoles que llegaron a la capital alemana –como a muchas otras ciudades europeas– y que, tras un cierto período de tiempo, han decidido que quieren volver a España. Para ellos Diego creó, junto con sus socios Sebastien Sanz y Raúl Gil, la plataforma online Volvemos.

Volvemos es un "buscador de empleo para el retorno". Una plataforma en la que las empresas que buscan perfiles con conocimiento de idiomas o experiencia internacional –que corresponden con los de los españoles emigrados– pueden "colgar" sus ofertas de empleo, accesibles para los expatriados registrados en la web. En apenas dos meses de existencia, se han dado de alta más de 4.100 personas, "dos personas cada hora", comenta Diego. ¿Tantas? Sí, y el 16% de ellas viven en Alemania.

Medio millón de jóvenes españoles en el extranjero

Enfrentados a una tasa de desempleo juvenil que supera el 46% (la segunda más alta de la Unión Europea, sólo por detrás de Grecia), más de 525.000 españoles de entre 18 y 35 años hicieron las maletas para mudarse a otro país entre 2008 y 2014, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Aunque estas cifras no son del todo reales, pues no contemplan a quienes no se dieron de baja en el padrón municipal para no perder la cobertura sanitaria.

Le pregunto a Diego por el perfil de los emigrados que se registran en Volvemos. "Al principio nos dimos cuenta de que había una sobre-representación de las profesiones afectadas por la crisis (arquitectos, periodistas, diseñadores, enfermeros...), pero con el tiempo se ha ido igualando y tenemos perfiles de todo tipo", afirma.

Explica que, con Volvemos, pretenden proporcionar a estos españoles emigrados "las herramientas necesarias" para que puedan encontrar un empleo y regresar a España. Pero también quieren "visibilizar el hecho de que la llamada 'generación mejor preparada de la historia', que se ha visto obligada a irse de su país, en realidad desea volver".

¿Por qué a Berlín?

Según el INE, la cifra de jóvenes españoles que viven en Alemania se ha incrementado en un 35% desde 2009: A día de hoy, son cerca de 140.000. Muchos de ellos eligen Berlín, pero ¿por qué? Para los europeos, Berlín representa el epicentro de lo cool. Diego me habla de una ciudad de artistas, de cultura urbana, de vida nocturna. Me resulta fácil comprobarlo: No tengo más que alejarme unos metros de mi hostal para encontrar varias pop-up stores, galerías temporales de arte y cafeterías donde proliferan los ordenadores Mac y los chai latte

Pero, además, Berlín tiene otra particularidad: Es la capital de la principal potencia económica de Europa, Alemania, con una tasa de desempleo juvenil de apenas el 7%, la más baja de la Unión Europea. Aunque, según explica Diego, la realidad en la capital alemana es un tanto distinta: "Mucha gente viene aquí sin informarse, pues las cifras de paro en Berlín son equiparables a las de España".

Marta (27) lleva diez meses viviendo en la capital alemana y decidió probar suerte en el extranjero tras estar un año desempleada. Eligió la ciudad porque "era más barata que otras capitales europeas, como Londres", y le doy la razón tras pagar 5 euros por un café con leche y un trozo de tarta. Marta asegura que no tardó en darse en cuenta de que no iba a encontrar un trabajo relacionado con sus estudios de ADE, por las dificultades relacionadas con el idioma, pero tampoco lo ha encontrado en otro sector. "Lo peor es que no me siento útil", lamenta. "Descubrir Volvemos me dio algo de ánimo, porque vi que había empresas que valoran precisamente lo que yo estoy haciendo en el extranjero".

Un poco más escéptica se muestra Lilian (36) que considera que la plataforma es "demasiado similar a otros buscadores de empleo y no ofrece ninguna garantía". Ella se trasladó a Berlín tras perder su trabajo como periodista en España y actualmente tiene un minijob en una empresa de limpieza. "La imagen que nos han vendido de Alemania no es cierta". No es la primera española a quien escucho decir estas palabras en Berlín. "Los minijobs son híper precarios y sólo sirven para maquillar las cifras de desempleo", critica con dureza. A la pregunta de si se plantea volver, responde rápido: "Sí, claro".

El retorno de talento

Pero, si hay algo en lo que todos los españoles con quienes me encuentro en la capital alemana coinciden, es en que España "está dejando escapar el talento que ha formado" y en que esto se debe, en muchos casos, a que los jóvenes "no se sienten valorados". Es el caso de Mireia (22), que optó por pedir una beca internacional para trabajar en un laboratorio –que compagina con un doctorado– "porque en España no tenía las mismas oportunidades". 

Cuando le pregunto qué es lo que hace falta para que jóvenes como ella se planteen volver a su país, se muestra tajante: "Un cambio de mentalidad, para empezar. El Gobierno tiene que dejar de ser egoísta en ese aspecto". Diego coincide y añade otra observación acerca de las empresas españolas: "Estamos viendo que no quieren pagar lo que vale un servicio como Volvemos y eso ahora es un problema para nosotros, pero sobre todo será un problema para los emigrantes que se plantean volver".

Diego apuesta por un plan de retorno de talento ambicioso que implique tanto a las administraciones públicas como a las empresas españolas. "Lo que podemos hacer sin su apoyo es claramente insuficiente para la magnitud del problema", asegura. Y advierte: "Es necesario fomentar el debate, porque los expatriados no van a volver a cualquier precio".

---

Este artículo forma parte de nuestra serie de reportajes EUtoo un proyecto que busca contar la desilusión de los jóvenes europeos, financiado por la Comisión Europea.