Jóvenes españoles: En Cataluña, ¿ahora qué?

Artículo publicado el 28 de Septiembre de 2015
Artículo publicado el 28 de Septiembre de 2015

Los resultados de las pasadas elecciones regionales en Cataluña han dado una clara victoria al independentismo, aunque Junts pel Sí no ha conseguido la mayoría absoluta ni la mayoría de votos. Sin embargo, estas elecciones apuntan a convertirse en la clave del proceso independentista catalán. ¿Cómo han percibido estos resultados los jóvenes españoles?

Ariadna Corbí, 23 años (Barcelona)

Los resultados de las elecciones catalanas muestran algo innegable: El independentismo ha recibido un apoyo claro y mayoritario y, por primera vez en todo este proceso, los partidarios del unionismo no podrán hablar de la "mayoría silenciosa" a la que se referían hasta ahora. El pueblo catalán ha hablado democráticamente y ha expresado su opinión, y el independentismo ha obtenido la mayoría parlamentaria que necesitaba para seguir adelante. No han obtenido mayoría de votos, pero han sido más de 1.900.000 personas las que les han apoyado y no pueden ser ignoradas. También hay que tener en cuenta que del resto de votantes, no todos son partidarios de continuar con la situación actual: Muchos de ellos se han posicionado a favor de candidaturas que, si bien no son independentistas, dan su apoyo al derecho a decidir. Y es por este motivo por el que creo que el Gobierno español tiene, ahora sí, la obligación de escuchar a toda esta gente y permitir un referéndum oficial: Únicamente si se pregunta claramente si se quiere o no la independencia de Cataluña podremos ahorrarnos todo este baile de interpretaciones que se está produciendo y podremos saber, exactamente, qué es lo que quiere el pueblo catalán. Ya va siendo hora de que se den cuenta de que el problema está ahí y no va a desaparecer, y el Gobierno español no tendrá muchas más oportunidades de afrontarlo.

Sara Sánchez, 24 años (Salamanca)

Las elecciones han dado el poder al partido que apoya la independencia, al igual que sucedió en todas las anteriores, porque Cataluña jamás se ha caracterizado por las políticas de derechas, así que esto no es ninguna sorpresa. Pero la realidad es que ni siquiera han alcanzado el apoyo de la mitad de los catalanes que han votado y esto me hace pensar que en realidad no ha sido un triunfo para los independistas. Yo vivo en la otra parte del país y muy pocas veces he oído algo en contra de Cataluña entre mis amigos y familiares, de hecho, a mí me parece que esto está empezando a ser solamente una lucha política, del "a ver quién puede más". Además, mientras ellos gastan el dinero en campañas a favor y en contra de la independencia y en las elecciones, las políticas sociales y las ayudas a los ciudadanos, tanto catalanes como no, quedan a un lado. Creo que los altos cargos catalanes deberían emplear sus esfuerzos y sus fondos en los verdaderos problemas que tienen sus ciudadanos, así como en políticas que mejoren la convivencia con el resto del país. En cuanto a los que apoyan la independencia de manera extrema, les diría que debríamos dejar de preocuparnospor odiarnos los unos a los otros, teniendo en cuenta lo bello que es poseer una amplia riqueza cultural y lingüística en un solo país.

Alex Raga, 24 años (Valencia)

Hay un titular indiscutible de la jornada: Se ha impuesto la lógica plebiscitaria. A falta de los datos pormenorizados postelectorales, parece que el eje izquierda-derecha ha sido casi totalmente sustituido por la independencia, hasta llegar al punto en el que en los tradicionales feudos socialistas del “cinturón rojo” de Barcelona, se ha acabado imponiendo Ciudadanos. Como joven de izquierdas, este hecho –junto a la consiguiente decepción electoral de Catalunya Sí que es Pot– me preocupa, puesto que las cuestiones sociales están prácticamente desaparecidas en este panorama político. En cuanto al futuro de la "cuestión nacional", es deseable (y parece ya inevitable) una negociación entre el Gobierno español y el catalán para dar una solución que incluya a todas las posiciones que se han formado en Cataluña alrededor de la independencia.

Aitor Sodupe, 19 años (Vitoria)

Pienso que, viando cuál ha sido el resultado, es un gasto innecesario haber llevado a cabo elecciones anticipadas. Por mi parte, estoy de acuerdo con lo que dice Ciudadanos en Cataluña, que viene a ser que los partidos no se van a juntar para formar un tripartito, teniendo en cuenta lo que ocurrió unos años atrás. Entiendo la posición de los catalanes que quieren la independencia y que el Gobierno debe hacer algo al respecto, ya que casi la mitad de la población de Cataluña está a favor, por lo que es necesaria una negociación. Por eso creo las próximas elecciones generales serán decisivas y se van a parecer a las catalanas: Varios partidos necesitarán juntarse para poder formar un Gobierno. 

Silvia Sánchez, 24 años (Teruel)

La sociedad catalana ha demostrado estar dividida en dos bloques claramente. Pero no se puede desoír el fondo: La mayoría de los catalanes han expresado su deseo de separarse de España. Aunque yo considero que España es rica en diversidad y eso es lo que la hace tan especial: Todos tenemos tradiciones únicas, todos tenemos historia, todos tenemos diferencias lingüísticas; no sólo los catalanes. Creo que el mensaje de los políticos ha calado muy hondo en la sociedad catalana en este aspecto... Me considero demócrata y como tal, me parece estupendo que hayan expresado su opinión. Pero ahora hay que preguntarse, ¿realmente saben los catalanes a qué consecuencias se atienen cuando consigan la independencia? ¿A quién va a beneficiar? ¿De verdad quieren los catalanes un país nuevo gobernado por Mas? La solución para mí está en poner intención por parte de todos: El Gobierno central deberá tender la mano al diálogo y el Gobierno catalán quizás tenga que ser más humilde, dejar de "reinventar" y utilizar el pasado a costa de la historia de los demás con fines políticos. Se puede llegar a un acuerdo con el que todos estemos contentos sin la necesidad de separarse de España.