Jóvenes políticos locales al rescate: ¿Un fenómeno exclusivamente italiano?

Artículo publicado el 24 de Junio de 2010
Artículo publicado el 24 de Junio de 2010
¿Puede ser que la participación en la política local constituya la mejor receta para curar un país enfermo de inmovilismo? En Italia, donde hay más de 23.000 jóvenes en las administraciones locales, parece ser que sí.
Se trata de un pequeño ejército de menores de 35 años, a menudo invisibles en los medios de comunicación nacionales, compuesto de hombres y mujeres para los que la política es más un servicio al propio territorio que el oficio al que se dedicarán durante el resto de su vida. ¿Qué sucede en el resto de Europa?

Las cifras del Informe Cittalia (centro de estudios de la Asociación Nacional de Municipios Italianos, ANCI) sobre los representantes políticos locales son elocuentes: un 18,8% de los más de 123.000 gobernantes locales tiene menos de 35 años. Se trata de un dato llamativo si se compara con la escasa presencia de jóvenes en el Parlamento (3,5%) o en los gobiernos regionales (2,3%).

Lo que más llama la atención es la elevada cifra de jóvenes representantes políticos en los municipios más pequeños -el 70% del total presta sus servicios en localidades de menos de 5.000 habitantes-, lo que apunta a que los menores de 35 años ingresan en el ámbito político con el objetivo de evitar el declive y la despoblación de estas pequeñas comunidades. "Aquí disfrutamos de unas condiciones de bienestar imposibles de lograr en las grandes ciudades", declara Simona Rossotti, que, a sus 29 años, es alcaldesa de Perlo, un pueblo de apenas 130 habitantes en la provincia de Cuneo. "Cada vez más jóvenes optan por permanecer aquí para vivir, por rehabilitar su vivienda y por criar a sus hijos en una comunidad que se percibe como una familia, donde pueden recuperar un fuerte sentido de identidad". Pese a su corta edad, Simona afronta ya su segundo mandato como alcaldesa. Se metió en política a los 18 años, espoleada por un sentimiento pasional. "Cuando era pequeña y veía que en el municipio no había nada, quería hacer algo para que mi pueblo fuera más habitable. Poco a poco lo estamos logrando: Perlo era una localidad que no contaba con lugares públicos adecuados para la convivencia, mientras que ahora los hemos creado y, además, hemos mejorado el alumbrado público, instalando una bombilla por cada residente”.

Concejal en Nizza di Sicilia Las ganas de actuar y el entusiasmo son una constante entre los jóvenes que integran los concejos locales (que representan el 77% del total de jóvenes representantes políticos en Italia) o las juntas municipales, en calidad de concejales o, incluso, de alcaldes. Tal es el caso de Mateo Renzi, alcalde de Florencia de 35 años, quien, tras su elección en 2009, ha reavivado el debate nacional sobre la contribución que los jóvenes pueden aportar a las administraciones locales. "Nosotros percibimos de manera distinta determinados temas y propuestas", afirma Giacomo D'Arrigo, concejal de Nizza di Sicilia y coordinador de la sección de Juventudes de la Asociación Nacional de Municipios Italianos (ANCI Giovane). "Es más probable que la propuesta de introducir una conexión wi-fi gratuita provenga de un alcalde joven que de otra persona que a duras penas es capaz de utilizar el ordenador".

Lee también Fuga de talentos: "Italia es un país para viejos llevado por viejos"

La innovación, la relación con Europa o la modernización del territorio son temas constantes en las actividades de los jóvenes políticos locales, quienes, a pesar de experimentar ciertas dificultades iniciales en materia de toma de decisiones y de procedimientos, logran concretar mejores resultados de los que cabría imaginar, gracias a que contemplan la política con un mayor desencanto. "Cuando eres joven", destaca D'Arrigo, "tienes expectativas e impulsos de carácter emotivo que pueden resultar útiles para la comunidad en su conjunto. Te motiva el cambio y la innovación y los partidos y las instituciones se benefician de ello".

Concejal de Neuilly-sur-Seine (Francia)A la política nacional le cuesta, sin embargo, asimilar este fenómeno, mucho más intenso en Italia que en otros países europeos, como el Reino Unido y Francia, donde la edad media de los representantes elegidos en los concejos locales es mucho mayor. "Todavía hay pocos representantes políticos jóvenes en Francia", afirma el presidente de la asociación Jóvenes Electos, Pierre Adrien Babeau, concejal de Neuilly-sur-Seine, en el país galo. "Basta ver la edad media de los representantes (56 años) para percatarse de que los jóvenes están muy poco representados. Muchos de nuestros políticos consideran su actividad, la política, un oficio, y los partidos están bloqueados por los mayores; a su vez, las ciudades, los departamentos y las regiones se han convertido en baronías".

La situación no mejora en el Parlamento Europeo, donde sólo el 8% de los diputados tiene menos de 35 años. Sin embargo, también en el resto de Europa, la aportación de los jóvenes a la vida local puede ser importante para situar en el centro de la actuación política temas como el trabajo, la vivienda o los estudios. "Los jóvenes entran en política sobre todo por convicción", afirma Babeau. "Para hacer política es preciso ser libre y para ser libre no se debe depender de la política. La participación política no debe ser una carrera, o el miedo a perder el cargo podrá repercutir en el modo de obrar”.

Chionetti, nacido en 1986, es el alcalde más jóven de Italia. Lo es, desde 2009, de Dogliani (Cuneo)

En Italia, son escasos los foros que logran recoger en forma impresa el valor positivo de este compromiso generacional. La asamblea de la ANCI Joven celebrada en Taormina relanzó el debate entre los jóvenes representantes políticos a propósito de los requisitos necesarios para hacer política en Italia. La respuesta a la encuesta realizada sobre este tema fue sorprendente: para el 45,5% de los participantes sigue siendo necesario contar con un 'padrino' político, medio que resulta mucho más eficaz que la preparación y el valor individual para abrirse camino en el ámbito local. "El padrino ayuda, pero no es indispensable", declara Richard Rivani, de 26 años edad y concejal de presupuestos del ayuntamiento boloñés de Minerbio. "A menudo, los jóvenes competentes hallan dificultades, ya que encuentran en su camino personas que cuentan con el apoyo de los padrinos que las han colocado en su puesto y que, inevitablemente, tratan de obstaculizar. Incluso en mi municipio", continúa Rivani, "no me ha sido fácil superar la resistencia y el escepticismo de quienes llevan tiempo en política, aunque, con todo, hemos logrado que se elija a un alcalde y a dos concejales menores de 35 años". Es la enésima confirmación de lo que demuestran a diario tantos jóvenes políticos: cuando te mueve la pasión, puedes lograr todo cuanto te propongas.

Fotografía: A Merenda/flickr; Simone D'Antonio