Juliana buhring y la emoción de los retos imposibles

Artículo publicado el 3 de Octubre de 2013
Artículo publicado el 3 de Octubre de 2013

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El término "Endurance", con su fuerte referencia al concepto de "resistencia" comprende el sentido más profundo de las carreras de larga duración.

“Cada desafío te cambia de un modo u otro. Los míos, más que pruebas físicas son retos mentales. Es la cabeza la que le tiene que decir al cuerpo qué hacer, es la determinación la que me empuja a pensar en cada momento que lo conseguiré.  Cuanto más lejos llegas, te haces y te sientes más fuerte”.

Juliana Buhring

Hay una interesante comparación entre la exploración y los deportes extremos. Definitivamente terminada con la globalización la gloriosa época de las exploraciones geográficas, y no estando al alcance de todos la exploración espacial, la inquietud que siempre impulsa a los atrevidos a embarcarse en empresas imposibles, sin preocuparse por los peligros, parece haber aumentado en gran  medida la práctica de los llamados deportes extremos. Movidos  por la insaciable sed de aventuras que motivaba a los impávidos exploradores, los deportistas extremos intentan ir más allá de la banalidad de lo cotidiano y buscan enérgicamente las empresas más duras y descabelladas. Precisamente en estas situaciones al límite de lo imposible, hay mujeres que gracias a su propia tenacidad son capaces de conquistarlo todo, con determinación y sin miedo.

La emocionante historia de Juliana Buhring y de su vuelta al mundo en bicicleta completada en 2012 ha apasionado a muchas personas. A pesar de que le ha sido negada la relevancia y el clamor mediático de los grandes eventos, la espontaneidad y el coraje de Juliana sí han hecho que una red de solidaridad global le permitiese continuar con su empresa, por lo demás privada de apoyo, permitiéndole llevar por el mundo su historia: de la niña pequeña despojada de su infancia a la joven de los retos imposibles.

El pasado julio la Guinness World Record le atribuyó finalmente la marca y así Juliana se conviertió oficialmente en la primera mujer en establecer el récord de velocidad de “circunnavegación” del globo en bicicleta. Buhring está siempre dispuesta a explicar que la suya es una “fuga” por la victoria de tantos pequeños desfavorecidos, víctimas de los perversos fundamentalismos de algunos credos religiosos o ideológicos, a quienes la Safe Passage Foundation, la organización benéfica fundada por ella misma, intenta dar una segunda oportunidad.

En Agosto Juliana Buhring se convirtió de nuevo en la única mujer ciclista en competir en la Quick Energy Transcontinental Race 2013, la más larga y extenuante carrera ciclista europea, saliendo el 3 de agosto de Londres sobre el puente de Westminster terminando en Estambul en el Castillo de rumeli Hisari, pasando por los Alpes. Sin apoyo. Sin restricciones. Sin igual. La TCR es la primera carrera europea de una etapa de la categoría Endurace, una distancia mínima a cubrir de 3200 km con solo dos puntos de control, uno en Flandes y otro en los Alpes. Por lo demás, la organización de la carrera, ideada por Mike Hall (titular no reconocido del último récord masculino de vuelta al mundo en bici), ha dejado amplia autonomía a los participantes respecto al recorrido a seguir y a los horarios para cubrirlo. De los 31 que empezaron solo 22 participantes llegaron a la meta, entre ellos llegó Juliana, el 15 de agosto, ocupando el 9º puesto.

¿Cuál es la diferencia entre un desafío con uno mismo y uno con los otros competidores? ¿Cuál te ha parecido más motivador?

Seguramente la TCR ha sido más desafiante y fatigosa, si bien de duración menor respecto al bike world tour. Si la vuelta al mundo ha sido una aventura maravillosa a pesar de la dificultad, la TCR ha sido hasta el final solo cansancio y dolor, no ha habido un momento en el que haya conseguido disfrutar del viaje. Pero haber llegado entre los diez primeros, la única mujer, una principiante con apenas dos años de experiencia ciclista, ha sido una  gran satisfacción. Me he dado cuenta de lo fuerte que soy. Descubrir los propios límites provoca una especie de dependencia y yo aún no he conseguido entender hasta dónde puedo llegar.

 “Había decidido que el mejor modo de superar mi muro mental, sería pedalearme por dentro”. Me gusta mucho esta cita de tu blog, una afirmación quizá un poco kamikaze, pero todo un himno a la determinación extremadamente realista.

Nada puede evitar que un endure con la actitud mental adecuada consiga su objetivo: pero no hay nada en este mundo que pueda ayudar a una persona que tiene una actitud mental equivocada. La notoriedad no me interesa. Continuo preguntándome por qué en el mundo no se habla casi nunca de las extraordinarias empresas realizadas por las mujeres. En la práctica se habla solo de las atletas, cuya hermosura las hace utilizables por los medios de comunicación más como objetos sexuales que como excelentes deportistas. Ceder al lujo de las brillantes portadas, a la celebridad de servicios fotográficos excesivamente pagados es más fácil y remunerativo que los desafíos. El desafío deja al descubierto el alma, no el cuerpo. Pero la nuestra es una sociedad esencialmente fundada sobre el miedo, condicionada por una mediocridad preestablecida.

El pasado 16 de mayo mandaste una especie de carta abierta, dirigida a los medios de comunicación que demasiado a menudo han abusado de tu historia personal, mercantilizando tus sufrimientos, en la que concluyes admitiendo sentirte víctima del periodismo irresponsable.

Tras la publicación del Libro Not Without My Sister, comencé a tener dificultades para encontrar trabajo, el excesivo clamor había creado una asociación inmediata entre mi persona y la incómoda realidad de la secta. No me gustaría que ésa fuese la causa de mi actual dificultad para encontrar patrocinador oficial. He demostrado buenas aptitudes. Fundamentalmente creo que es también un prejuicio de género, parece que el formato mujer-deporte-aventura no está muy valorado en el circuito mediático, siempre que no se decida a ponerse en peligro, connotándolo todo un seductor guiño sexy.

Intanto Juliana continua la sua di avventura e progetta di partecipare al prossimo Tour Divide, la dura competizione in mountain bike, circa 4500 km senza supporto, che si svolge lungo la Great Divide MTB Route sulle Montagne Rocciose dal Canada al confine tra US e Messico. Di solito su 150 partecipanti in media ci sono solo due o tre donne. Ma forse saranno i maschietti ad avere più paura di Juliana la super biker da brivido!   

Mientras, Juliana continua su aventura y planea participar en el próximo Tour Divide, la dura competición de mountain bike, casi 4500 km sin apoyo, que se desarrolla a lo largo de la Great Divide MTB Route  sobre las Montañas Rocosas desde Canadá hasta la frontera entre Estados Unidos y México. Normalmente de los 150 participantes hay una media de dos o tres mujeres. Pero seguramente serán los chicos quienes tengan más miedo de Juliana ¡la super biker de emoción!