Julie Gray: “El miedo al fracaso persigue a la industria del cine”

Artículo publicado el 26 de Mayo de 2010
Artículo publicado el 26 de Mayo de 2010

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Una película de 90 minutos consta de unas 90 o 100 páginas. De la avalancha de guiones que una productora de Hollywood recibe, sólo uno de cada cien se leerá. La guionista estadounidense llega a Oxford para hablar sobre los trucos y tendencias y la decepción de Hollywood

Hollywood es considerado el centro de la industria cinematográfica mundial. Sin embargo, el año pasado se vendieron solo en Europa casi mil millones de entradas de cine, una hazaña que no se repetía desde 2004, según datos del Observatorio Audiovisual Europeo. Recientes éxitos de taquilla de Hollywood como Avatar o El Príncipe de Persia son financiados con dinero europeo. Julie Gray, guionista de Los Ángeles nos cuenta más anécdotas durante la entrevista que nos concede en el restaurante de la azotea de Oxford Ashmoleum museo, un lugar predilecto de los intelectuales y otros artistas de la zona como Colin Dexter o Richard Dawkins.

“La escritura para películas estadounidenses es más rápida que la del modelo europeo", afirma Gray, una atractiva estadounidense con una personalidad chispeante. "Para poder triunfar en Hollywood, los guionistas europeos harían bien emulando el formato de este país y su estructura. Sería un verdadero inicio del cine hecho en América pero con una perspectiva claramente europea".

La guionista ha puesto en marcha su propia asesoría

“El oficio del guionista está infravalorado” 

La fama de la guionista norteamericana la precede. En Hollywood muchos escritores recurren a ella en busca de orientación, justo lo que pretende dar en su taller aquí en Oxford. “La escritura de guiones en Hollywood es un arte infravalorado por la industria", explica. "Atrás han quedado los días en que los guionistas se convertían en multimillonarios. Estamos viviendo un regreso a un sistema arcaico, con estudios cinematográficos pequeños y presupuestos ajustados como Distrito 9 (30 millones) y Paranormal Activity (15.000 dólares) que dominan la escena, ya que la industria trata en todo momento de controlar los costes". Fuera de Hollywood, los aprendices de guionistas se han recorrido sus talleres, como el de hoy en Oxford o el ya impartido en Bristol; Gray es además participante activa en un proyecto de guionistas afganas en Kabul.

Una de las sorpresas que se llevan muchos escritores en ciernes al acudir al taller de Gray es el enterramiento de un mito: ser guionista no es tan glamuroso como parece. "El hecho es que Hollywood y hacer dinero están íntimamente relacionados”, comenta. "En la actualidad, muchas películas están perdiendo dinero, todo el mundo está buscando una nueva fórmula para el éxito y hay un miedo al fracaso que persigue a la industria. Es por eso que dicha industria trata de apostar sobre seguro y no es de extrañar que estemos viendo cada vez más películas o remakes de películas que antes habían funcionado como Robin Hood o Furia de Titanes”.

Otro problema que aduce Grey es que la industria se ha quedado sin ideas verdaderamente originales. "Se ha apropiado del trabajo de muchos escritores europeos para los argumentos de las películas. Los ejecutivos consideran que encontrar un guión con éxito es como hacer un hoyo de un golpe para los golfistas. Cada vez más se buscan nuevos enfoques de viejas ideas. No es de extrañar que estemos viendo el retorno de películas de espada-y -sandalias como Gladiator, Troya o Centurión.

Cómo convertirse en un guionista

"Muchos aspirantes a escritores ven como sus guiones son rechazados porque no tienen la forma prescrita por United Artists, MGM, Warner, Sony o cualquier otra productora. Otras razones incluyen cuestiones de gramática, ortografía, falta de estructura, no seguir los principios básicos de la escritura dramática o la falta de originalidad", revela Gray.

A pesar de la relevancia de lo audiovisual, la palabra impresa sigue siendo importante. Tu película favorita, una obra de teatro, la televisión o programas de radio aún dependen de guiones escritos por los héroes no reconocidos de la industria cinematográfica. Los héroes o las heroínas pueden ser dibujados, pero sin la dedicación y el duro trabajo de guionistas serían simples muñecos."Desafortunadamente, el trabajo duro y la inteligencia por sí sola no es suficiente", advierte Gray, quien inició su consultoría de escritura de guiones en 2008 y cuyo blog y podcast son cada vez más buscados por los principales mandamases de la industria. 

"Para ser un escritor de éxito, se necesita estar bien organizado, entrenado y, sobre todo, ser un buen comunicador. Muchos aspirantes a escritores piensan que con contar su divorcio, su historia de amor o su carrera militar su guión será aceptado sin más", insiste. "Los escritores tienen que ser inventivos, como en el caso de las comedias románticas Crueldad intolerable, Pretty Woman o la valiente ganadora del Oscar a mejor película en 2010, Hurt Locker". Guionistas, parece que la industria cinematográfica de EE.UU. no os tomará en serio. A no ser que tengáis por lo menos diez guiones… al menos.

El nuevo libro de Julie Gray Julie 'Just Effing Entertain Me' ( de Michael Wiese Publishing), está basado en su premiado blog del mismo nombre y verá la luz en la primavera de 2011.

Imágenes de Julie Gray ©adamlopezphotography.com