Juvéniles, divino tesoro

Artículo publicado el 10 de Julio de 2013
Artículo publicado el 10 de Julio de 2013

Juvéniles bien podría ser uno de esos nuevos grupos de éxito que cantan y triunfan a pesar del paro juvenil. Estos dos chicos de Rennes bien podrían motivaros en vuestras aburridas vidas.

No hay que ser un hacker para darse cuenta de que nos gustan los revival de los 80. Por aquí y por allí los artistas en el año 2013 reivindican sus influencias ochenteras aunque nunca explican el por qué de esta pasión por la época de las hombreras y los brillos. Para algunos la respuesta está en el retorno de algunas estrellas del rock que parecían criogenizadas. Para otros no es más que algo relativo a la juventud. 

"Como Daft Punk" 

Juvéniles a elegido su terreno. Hablamos con ellos en mayo, un mes antes de la publicación de su álbum ( Juvéniles, en el mercado desde el 10 de junio de 2013). En una terraza del siempre chic Hotel Amour en París, Thibault y Jean-Sylvain nos hablan de sus intenciones, "Intentamos no hacer un revival de los años 80". Admitidlo, la declaración suena como una promesa de algún ministro. Sorprendentemente y en contra de lo que dice Michel Sapin, los dos franceses de 25 años lo toman por bueno: El disco no es un canto a la originalidad. Mejor, cuando sus otros grupos no dudan en acostarse sin condón con el señor Revivar, Juvéniles se protegen de esta repetición musical como si de una enfermedad de transmisión sexual se tratase e incluso tienen algunas pastillas. Las del día después. 

"Todavía hay más allá después de todo. Si miramos alrededor no podemos decir que sea un revival. Se trata de acercarnos a diferentes estilos de música, como Daft Punk con su último disco", aclara Thibault, con un estilo mucho más sobrio que el de su compañero Jean-Sylvain, que está impecable dentro de su look hipstamatic, con el pelo rapado por los lados, el flequillo a lo loco y el fino bigote como el mayor de los modernos que te puedas cruzar por la calle. "No puedo hacer referencias en mis textos y mi música en algo que ya se ha hecho. Y para evitar eso Yuksek nos ha ayudado verdaderamente". Yuksek es uno de los mayores productores de música electro-pop francesa. "Él ha producido el segundo álbum de Bewitched Hands, por lo tanto no era ajeno a lo que nosotros veníamos haciendo". 

nuevas influencias

Juvéniles viajaron durante un tiempo a Reims, a casa de Yuksek, allí en su estudio fueron guiados y condujo al grupo a superar la siempre presente influencia de los Smiths. "Creo que hemos escuchado demasiado a ese grupo", admite Jean Sylvain cuya voz, es cierto, recuerda mucho al falsete de Morrisey. "Generalmente estamos demasiado influenciados por la cultura neoromántica inglesa". Después de esta declaración es difícil huir de las sombras del período oscuro de Inglaterra durante el mandato de Thatcher. "En nuestros temas hay todavía una especie de fiesta fría, de algo inquientante", dice JS. Por tanto el sonido de Juvéniles está suficientemente organizado como para que el oyente abandone cualquier intento de suicidio. Cada uno de los tres temas que el grupo ha elegido como sus singles durante la promo de presentación contienen ese instinto de supervivencia que nos hará renunciar a quedarnos quietos en una silla. "Strangers" podría ser esa banda sonora de un verano bastardo, "Fantasy" como ese polvo mal hechado con la música disco y "We are young" evoca la inocencia de esas series veraniegas de televisión. 

El paraíso, la moda y Papá Brossart

Esto es lo que nos trae el título del álbum. Una forma de hacer recordar a aquellos que todavía no han comprendido que Juvéniles simbolizan la flor de la vida. Nacidos en Rennes, Thibault y JS siempre han estado rodeados de compañeros músicos en una ciudad que es conocida por su producción musical. "Todo el mundo es amigo de todo el mundo en Rennes" confirma JS, hijo de un luthier. En Bretaña, el rock se ha convertido en algo familiar. ¿El motivo? Jean-Louis Brossart, jefe de la sala de conciertos UBU y programador del festival Rencontres Trans Musicales. "Es él el que nos propuso tocar, el que nos aconsejó y quién nos reunió a todos". ¿A todos? Grupos como los Popopopops, Manceau, O Safari y tantos otros que se enriquecen los unos a los otros y cuya relación se está convirtiendo en esencial sobre todo cuando se trata de grabar nuevos discos. "Estos tipos han visto nuestros trabajos antes de que se publiquen. Nos inspiramos  más de ellos de lo que se dice realmente" Una referencia a esta fraternidad del pop francés que condujo al grupo a aparecer en un recopilatorio del nuevo pop hecho en Francia. 

En este momento el grupo ha firmado con Kitsuné, el laboratorio parisino que oscila entre la música y el estilo brasileño. "Éramos muy fan" dice Thibault. "Ha llegado al comienzo del proyecto y ha sido un gran trampolín". Gracias a esta empresa de moda ahora mismo en la escena hipster francesa, el grupo ha podido viajar a Inglaterra, tocando en Manchester, Brighton y Londres, en el Heaven, conocido garito por ser el más famoso club gay del mundo. "El local estaba podrido. El escenario amenazaba con partirse en todo momento. La sala estaba cerrada y sólo tuvimos 5 minutos para probar sonidos. Fue verdaderamente un momento donde pudimos cagarla". Pero todo pasó "super bien". La voz, muchas veces muy al estilo Depeche Mode de JS y los arreglos electro-chic hicieron disolvre al grupo en el ambiente como una aspirina. Por eso Gran Bretaña suena como un reto para estos dos bretones. "Allí hay mucha gente que hace que no te sientas cómodo haciendo música, hay que luchar contra tí mismo" En Francia la pregunta es, ¿contra quién?

Entrevista realizada por Matthieu Amaré y Louise Monlaü

Juvéniles tocará en el festival de Vieilles Charrues el 19 de julio