Kasparas Pocius, el hermano mayor del anarquismo en Lituania

Artículo publicado el 6 de Noviembre de 2009
Artículo publicado el 6 de Noviembre de 2009
Este chico de 27 años es todavía demasiado joven para ser bautizado el 'padre' del anarquismo lituano de hoy en día. Sin embargo, al ser uno de los cofundadores de anarchija.lt, de la revista crítica Juodraštis ('Borrador') y de la Universidad Libre de Vilna, es la figura pública más visible cuando se trata de presentar las ideas anarquistas lituanas al público en general

Kasparas Pocius se resigna a ser un 'precariat', uno más entre un gran número de gente que no tiene ni empleo fijo ni ingresos suficientes. "Es inseguro, pero justamente cuando te escapas de esa seguridad rutinaria e ilusoria ofrecida por la 'sociedad del espectáculo', es cuando se abren ante ti un gran número de oportunidades para improvisar y experimentar", nos cuenta. ¿Cómo puede crecer un anarquista en una sociedad que estigmatiza las ideas políticas más izquierdistas y que no se implica en serio en las "iniciativas comunales no-formales" –como la Universidad Libre de Vilna (Laisvasis universitetas, LUNI), justamente-? Kasparas recuerda ir de niño a las manifestaciones proindependentistas lituanas y asistir a la Revolución Cantada de los países bálticos (el periodo anterior a la independencia de Estonia, Letonia y Lituania, de 1987 a 1990). "Observé eso que parecía tan democrático y, a juzgar por la primera impresión, solemne, degenerado", dice, explicando su desilusión con respecto a los ideales de los primeros años de la independencia lituana. "La euforia dejó paso rápidamente al 'capitalismo real', que consistía en la acumulación primitiva o simplemente en un fraude a nivel nacional. Mientras tanto, la alienación y la privatización de la conciencia erradicaron lo poco que quedaba de la consciencia colectiva".

Inspiración global

(Por cortesía de ©Laisvasis universitetas Facebook group) Para explicar qué acontecimientos le influenciaron a él y a otros anarquistas lituanos, Kasparas empieza en Seattle. "El 30 de noviembre de 1999, los movimientos sociales asestaron un buen golpe a los poderosos que asistían a la conferencia ministerial de la Organización Mundial del Comercio", dice del congreso que debía lanzar una nueva ronda de negociaciones comerciales. "Las instituciones capitalistas sufrieron un duro revés, la opinión pública empezó a no confiar en la ideología del mercado libre, se discutían los efectos negativos de la globalización capitalista, se buscaban alternativas. Ese acontecimiento globalmente conocido, comparable a la caída del muro de Berlín, ayudó a que se formase un pensamiento crítico en Lituania". En efecto, la crítica hacia la emergente sociedad de consumo y hacia el apoyo incondicional de Lituania hacia lo que Pocius llama "el modelo estadounidense de nuevo orden" tomó gran impulso con la llegada del nuevo milenio. "En el 2000, activistas punkis de Vilna organizaron acciones anti OTAN, mostrando así una conciencia global emergente y una sensibilidad hacia lo que estaba ocurriendo en el mundo. Y luego, en 2005, ocurrió lo del cine Lietuva, lo que permitió el surgimiento de un colorido movimiento cívico en el país".

(Por cortesía de: ©Laisvasis universitetas Facebook group)

Pocius recuerda con cariño el tiempo en el que, a pesar de las diferencias de valores, una masa crítica de gente luchaba codo a codo contra la penetración de las empresas en el espacio público. "Organizamos dos conferencias dedicadas a los temas de la izquierda moderna, para acercar esos temas claves y mundiales a los izquierdistas locales. La editorial Kitos knygos (Otros libros) publicó una ficción política radical que disparó la sensibilidad social. Así que junto con el traductor Darius Pocevičius y el editor Gediminas Baranauskas, ideé el portal de comunicación anarchija.lt, que organiza acciones políticas y culturales. En el 2008 creamos la Universidad Libre de Vilna, que sirve de contrapunto a las reformas neoliberales y canallas de la educación superior. La Universidad Libre ayudó a que los experimentos llevados a cabo en Francia en 1968 volviesen a ser relevantes".

anarchija.lt

"Siempre me han atraído más las corrientes anarquistas que subrayan la importancia de la comunidad, no las corrientes individualistas", nos cuenta Pocius. El portal anarchija.lt se creó como contrapeso a los medios de comunicación "empresariales" y ofrece información sobre el movimiento anticapitalista mundial. "Está formada por gente que se une a las comunidades de forma independiente, que usa de forma colectiva tanto los medios como los frutos de su trabajo, la ayuda mutua, la emancipación y la igualdad, todos ellos requisitos previos para la fructificación de una personalidad libre y crítica", mantiene Pocius. "Estamos orgullosos de que el portal sea el 'indymedia' lituano", añade. Recuerda que varios miembros del parlamento amenazaron con denunciar al portal porque confundieron a los anarquistas con comunistas soviéticos, a pesar de la postura claramente antiestalinista de los primeros. "En mayo unos piratas informáticos atacaron el portal. Sin embargo, nuestra sensibilidad activa nos permite olvidar estos agravios y no hacerle demasiado caso a esos delincuentes paranoicos y temerosos".

Actualmente, Pocius está muy ocupado con la Universidad Libre. Como él dice, se trata de "una iniciativa informal de auto ilustración". La iniciativa se ha extendido a varias ciudades lituanas que previamente no tenían acceso a la educación superior. No se arrepiente de haber abandonado su doctorado en Historia de la Universidad de Vilna. "Mis aptitudes como historiador me ayudan a investigar. La curiosidad intelectual sigue existiendo más allá de lo 'académicamente serio'. El conocimiento se pule a sí mismo, se transforma en estrategias para la acción". Hoy en día se gana la vida haciendo traducciones y se opone a calificar sus otras actividades voluntarias como aficiones. Insiste en que lo que él hace es algo serio, algo que transforma el pensamiento y el estilo de vida. Espera conservar en el futuro su ideología y tener algo que compartir "con las comunidades del futuro". Por último, sus preocupaciones a corto plazo son ocuparse de su recién creada familia (Kasparas se casó unos pocos días antes de esta entrevista) y animar a los demás a amar la vida.

Lee el blog de la autora, 'Wonderland',aquí