Katarzyna Kozyra: escándalo asegurado

Artículo publicado el 13 de Febrero de 2008
Artículo publicado el 13 de Febrero de 2008
Experta del escándalo, a sus 45 años, Katarzyna Kzyra explora el cuerpo como disfraz, materializándose en roles estereotipados, para averiguar qué significa ser una “verdadera mujer”.

Estudió filología germánica en la Universidad de Varsovia y escultura en la Academia de Bellas Artes de la capital polaca. Al finalizar sus estudios, dejó la escultura por la fotografía, el vídeo, las instalaciones y la performance. En 1997 fue considerada por la prestigiosa revista Polityka como la artista polaca más prometedora del momento; en 1999 recibió una distinción de honor en la 47ª Bienal de Venecia. Se hizo conocer en los medios con su trabajo “Pirámide de animales” (1993), inspirado en los temas del cuento de los hermanos Grimm “Los cuatro músicos de Bremen”. La composición presenta animales muertos, disecados –un caballo, un perro, un gato y un gallo-. En 1995, creó una serie de fotografías en gran formato titulada “Cadena de sangre”, que representa figuras desnudas con símbolos religiosos de fondo. Luego, en el tríptico cinematográfico “Muchachos” (2001-2002) rastreó las normas del comportamiento masculino.

Desde 2003 realiza el proyecto “En el arte los sueños se transforman en realidades”, en el que participa la drag queen berlinesa Gloria Viagra y el maestro de canto Grzegorz Pituej, quienes introducen a Kozyra en sus mundos: los clubes nocturnos y la ópera, con sus estereotípicos grabados de la mujer ideal. Kozyra se transforma en Madona, diva de ópera, drag queen, cheer leader, y ante todo aborda el tema del cuerpo como disfraz.

¿Sobrepasa algún límite en sus trabajos?

En el momento en que alguien hace algo diferente a los demás o lo hace por primera vez, tiene que superar ante todo sus miedos. De repente, estás en otro terreno. Así fue con la pirámide. Normalmente, el artista va al almacén y compra materiales, yo decidí estar presente desde el comienzo hasta el final del proceso de matar y disecar a los animales.

¿De dónde viene la idea de la pirámide?

Estaba en mi penúltimo año de estudios y tenía que comenzar a preparar mi diploma. En ese entonces me interesaba mucho el cuerpo: incompleto, ajeno a las normas..., de alguna manera vino a mi mente el cuento de los hermanos Grimm, que finalmente me demostró no ser ningún cuento.

¿Esperaba tales reacciones?

No, me pareció que lo que hacía era evidente. No pensé que la gente tomase distancia de esa manera, de golpe sucede que aunque todos comen carne, yo soy la única persona que mata animales y tomo provecho de ello.

pincha sobre la imagen para visionar la galería

(© Cédric Audinot)

¿Y cómo reaccionó a la censura de las vallas?

Eso fue gracioso. Todo coincidió de tal manera que lo colgaron en el momento en que el Papa vino a Polonia, y a alguien le vino a la mente la idea de que esas pancartas podían ofender mucho al Papa, que él no debería ver cuerpos desnudos en las vallas. El acto fue muy absurdo.

¿Vestir a las modelos con cintas como imitación de la vagina busca simbolizar la transgresión de las fronteras entre los sexos?

Puse a los “muchachos” en una situación difícil: preparas la cámara de fotos y les ordenas hacer lo que quieran. Cualquiera se sentiría extraño si es invitado a una sesión fotográfica y no recibe ninguna instrucción. En efecto pudieron sentirse como objetos. Quería situarlos en una posición de víctimas para que tuvieran que buscar por sí mismos qué hacer, cómo presentarse. Luego comenzaron a introducirse en diferentes roles. Y estas cintas no son necesariamente vaginas, algunos consideran que son tulipanes.

¿La identidad se apoya en las diferencias de sexo?

Tal vez sí. Aunque no lo sé... ve, por eso hago estas cosas, porque me corroen tales preguntas. ¿Acaso cuando soy hombre me percibo a mí mismo y me perciben los demás de manera distinta? Si alguien me dice que desde ahora tengo que ser hombre, más bien me concentraría en eso, en cómo tengo que comportarme ahora, como hombre, para no ridiculizarme, para no distinguirme del resto.

(Foto ©Katarzyna Kozyra)

¿De dónde vienen estos disfraces continuos en tus trabajos?

Los niños, quienes se distinguen del resto, no lo saben hasta que alguien no se lo dice. Quiero mostrar que todo esto son difraces. Aunque por otra parte, dependiendo de cómo me visto, así me comporto, me escondo en la casualidad del disfraz detrás de algún cliché, se que no soy yo y en consecuencia no puedo hacer el ridículo.

¿Busca escandalizar?

No. cuando me involucro en algún problema no pienso en ningún momento en que lo que hago puede escandalizar a alguien.

¿Cuáles fueron las reacciones de los críticos y del público a la castración?

Los hombres sufrían mucho con esto, aunque era evidente que era un pene artificial, hecho en plástico. Las mujeres en su mayoría sólo ríen. Yo incluso no sé si estas reacciones son auténticas, tal vez la gente no se indigna tanto con la castración sino con el hecho de que este miembro cortado sube luego a los cielos acompañado del Ave María. Yo aquí me apoyo en la Historia, porque en su día se sometió a los hombres a la castración para que cantaran bien precisamente el Ave María, así que se puede decir que ofrecieron su masculinidad con este objetivo.

¿Por qué escogió la canción de Gwen Stefani para las cheer leaders?

Me pareció no del todo tonta y además difícil, porque vi a una drag queen esforzándose por cantarla y no lo logró, a pesar de cantar bien. Y además me gusta el texto: "take a chance, you stupid hoe".

Cheerleader (Foto Katarzyna Kozyra)

¿Y en qué consiste el proyecto “Lou Salomé”?

Me gustó el hecho de que era una persona muy hábil intelectualmente y que tenía por admiradores grandes pensadores (Nietszche y Rilke, NdR), quienes formaron una época. Sus gustos no eran sólo intelectuales, también sexuales, y ella mantuvo la distancia en lo que concierne las relaciones sexuales. Me gustó mucho el hecho de que ella fecundizó sus espíritus, ya que era su musa intelectual pero no se involucró en la relación corporal. Ellos eran perros en el sentido de la corporalidad y del instinto masculinos y ella los mantuvo atados a la correa.

¿Sus futuros proyectos son también performances?

No, creo que ya estoy harta, quisiera ocuparme ahora en películas y murales. Relaciono el performance con el proyecto “En el arte los sueños se transforman en realidades” y no soy capaz de separarlo de la Gloria y del Maestro.

¿Existe algún límite en la creación artítica que no sobrepasarías?

Tal vez mi propia repugnancia. Hay situaciones en las que el disgusto físico no se puede eliminar del espíritu. Sin duda me asustan los cuerpos muertos y es un tabú que me dice que no se puede hacer nada con los cuerpos muertos.