Kemal Dervis, ¿una baza maestra?

Artículo publicado el 20 de Septiembre de 2004
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 20 de Septiembre de 2004

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Como diputado en Estambul, Kemal Dervis navega entre la creación de una socialdemocracia turca y la aventura europea de su país. Retrato de un líder de nuevo cuño.

«Kemal Dervis […] es uno de esos que representan por su vida y obra la verdadera esperanza de Oriente, una de las bazas maestras de la Europa que se avecina *». Este ferviente y noble elogio por parte del historiador Alexandre Adler a modo de colofón a un alegato en favor de Turquía tiene el cariz de una fórmula acertada a pesar de verse tan cargada de misterio, de indicios blandidos con provocación y soltados al aire, imposibles de encuadrar y culminados por larguísimos puntos de interrogación. …Kemal Dervis. Turquía. La Europa que se avecina…

Su recorrido vital es, no obstante, significativo: 56 años, de padre turco y madre alemana; cursó estudios de economía en Europa y en EEUU; fue vicepresidente del Banco Mundial y superministro de economía (2001-2002); es ahora diputado en Estambul por el (CHP, Partido Republicano del Pueblo, de centro-izquierda).

Con todo, aún le queda por madurar su imagen lastrada por aparentes contradicciones: académico enfrentado a las calaveradas de su hijo DJ; socialdemócrata en un partido de gestos cada vez más nacionalistas; europeo convencido y convincente con los límites que impone su nacionalidad… Brotan solos los ejemplos para este hombre difícilmente etiquetable.

Breve retrato puntillista

En tanto economista-Jefe y gran timonel de los planes estructurales del Fondo Monetario Internacional (FMI) en Turquía, los hay que le señalan como agente del imperialismo. Pero desengáñense hojeando las primeras páginas del best-seller de Joseph Stiglitz -crítico con las instituciones internacionales de la globalización- en el punto en que éste último le dedica toda clase de agradecimientos y elogios.

Su juventud marxista casa sin problemas con su fe en las virtudes del mercado, mientras propone el gravamen internacional de capitales para compensar los riesgos que amenazan la estabilidad del trabajo: «la síntesis entre socialismo y capitalismo tuvo lugar a finales del siglo XX. El debate gira desde entonces alrededor de la legitimidad de la acción estatal y los niveles de intervención de los poderes públicos –en el plano local, nacional, continental o global…-».

Republicano kemalista, no deja de escandalizar a los barones de la izquierda «autorizada» al disociar laicismo y prohibición del velo islámico en la universidad. Hasta se le señala el camino hacia el partido «islamista» en el gobierno. Y es que, por encima de la ejecutiva (a principios de 2004 abandonó todas sus responsabilidades dentro del partido), encarna una autoridad que algunos llegan a confundir con un poder efectivo.

Kemal Dervis no se está quieto

De nuevo, el mismo estribillo para un país que se inventa una vía para entrar en Europa: durante la pasada primavera se barajó su nombre por parte del gobierno del AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo, de centro-derecha) para dirigir la delegación encargada de las negociaciones de ingreso en la UE en el caso de que comenzaran en 2005.

«Negociador o no, no hay mucha diferencia para mí», responde él mismo. «Consagro ya casi todo mi tiempo a las cuestiones europeas». A la cabeza de un think tank, diariamente disecciona, desmonta y clarifica los argumentos de sus adversarios. En junio, dando una conferencia en Berlín, logró oponer al revirado mutismo de los caciques de la CDU, su visión de una UE « ni cristiana, ni zona de librecambio, sino abierta y en línea directa con el actual mundo globalizado».

Kemal Dervis no puede estarse quieto. Es una mariposa que en la jauría turca se roe unas alas que no podría desplegar sin ser diputado en Estambul. Inclasificable, proyecta quizás demasiado pronto ese perfil de elite cosmopolita de la Europa que se nos acerca.

¿Se convertirá en el futuro salvador de la izquierda turca? ¿Será comisario europeo? ¿O quizás, como gran esperanza, como baza maestra, uno de los líderes de la izquierda transeuropea en el horizonte de 2014?

_________________

• Le Figaro, 21-04-2004