Kenji Minogue, surrealismo a la belga

Artículo publicado el 4 de Agosto de 2016
Artículo publicado el 4 de Agosto de 2016

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El grupo belga Kenji Minogue ofreció una actuación cuanto menos tarada en el Dour Festival. Con motivo de su estreno es el festival, Cafébabel Bruselas ha tenido la oportunidad de reunirse con Fanny y Conny para una entrevista… que podríamos calificar más bien de surrealista.

Una semana antes del comienzo del Dour Festival, hablaba con un amigo de Amberes de los grupos que que iban al Dour y me suelta:

—¡No te puedes perder a Kenji Minogue!

—¿Kenji qué?, ¿la hermana de Kelly Minogue?—, dije yo ingenuamente sin saber demasiado de cultura pop.

—No, un grupo de dos chicas de Gante completamente taradas—.

Intrigado, escuché sus canciones y vi sus videoclips. ¡Vaya, me han dejado atónito! A la primera escucha me recuerdan a Die Antwoord y Cocorosie por la parte tarada y un poco enfermiza con toques de tecno, en juego con el dialecto de Flandes occidental encima. De cualquier forma han despertado mi curiosidad, tengo que conocerlas. E-mail enviado, dos días de espera y llega la buena noticia: ¡bien!, ¡podré entrevistarlas!

Llega el día D, me encuentro con Ineke, su manager. Ella me avisa de inmediato:

—Cuidado, ¡no esperes una entrevista como las demás! ¡Habrá un montón de sandeces. 

Con un aviso así, me quedo aún más intrigado. El concierto empieza en 30 minutos, es el momento de ir a descubrir todo esto en vivo.

Sobre el escenario de la Jupiler Dance Hall, las dos cantenates van vestidas con extravagantes maillots multicolores chillones, el batería lleva una una majestuosa máscara de cerdo. El concierto entero resulta un espectáculo con múltiples altibajos: al principio Conny saca un pescado, que aprovecha para flagelar a Fanny, y seguidamente lo tira al público. Después de haberse untado chocolate en el torso, Conny agarra un preparado de carne picada cruda y pregunta en neerlandés:

—¿Quién quiere un poco?— ¡Un auténtico show!

HTML5 IconTreinta minutos después de esta actuación fuera de normas, espero a las artistas en la entrada de la sala de prensa. Las reconozco a lo lejos, están en el terreno del Dour: van cogidas del brazo, se pasean alegremente con una botella de cava en la mano, bajo un paraguas que hace de sombrilla. Todavía cubiertas de ketchup, de chocolate y de maquillaje, se dirigen a la sala de prensa. Aviso, ¡si el surrealismo no es lo vuestro, más os vale absteneros de leer lo que viene!

Cafébabel: Kenji Minogue es un juego de palabras en dialecto de flandes occidental que quiere decir «ken je me nog?» («¿aún me conoces?»). ¿Os gustan los juegos de palabras?

Conny: Ya no nos divierten los juegos de palabras, estamos listas para el siguiente nivel: queremos hacer algo con los números.

Fanny: Las matemáticas, son tan importantes.

C: No hay nada más exacto que los números. Las palabras pueden engañar. Ya no trabajaremos más con presentaciones powerpoint.

F: Las palabras; son el pasado.

C: Las palabras son gratuitas, todo el mundo habla tan deprisa...

F: Todo el mundo utiliza las palabras…

Cb: Si os digo «Bélgica», ¿qué respoderíais en pocas palabras?

Coeficiente, la stación espacial mir, paralelogramo, pensamientos oscuros, pi.

Cb: ¿Brexit?

Tony Brexit, agua del mar, plantas.

¿Y Europa ?

Terminada, no terminada, 3,2,1,0, la cuenta atrás, jazzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

HTML5 IconCb: ¿Cuál es vuestra impresión tras vuestra primera visita al Dour ?

F: No había casi nadie durante el concierto de antes de nosotras y estábamos preparadas también para no tener a nadie, pero no ha estado mal de gente.

C: ¿Quieres saber cuántas personas había? Si sabes que el aforo de la carpa es de 8.500 personas, y cuando nosotras hemos llegado quedaban 4/5 a rellenar, ¿cuántas personas había?

Cb: ¿Qué tal va cuando tocáis ante un público francófono?

F: Cuando estuvimos en las «nuits botaniques», la mitad del público era francófono y, por respeto, hablamos en francés entre las canciones. Hemos tocado en lugares donde nadie nos entendía, pero el público repetía los sonidos que oía. Uno de nuestros primeros y más importantes conciertos fue en el Club Silencio de David Lynch en París. Por ese entonces no teníamos suficientes canciones y debíamos llenar una media hora, así que tuvimos que crear canciones para ir a tocar allí.

Cb: ¿Cuál sería vuestro número para concluir esta entrevista?

F: 9

CC : 3 veces 3, porque nos dejamos llevar por la conversación y porque la mayoría de las entrevistas no son entrevistas.