Kino Kabaret: una terapia corta

Artículo publicado el 5 de Abril de 2013
Artículo publicado el 5 de Abril de 2013
“Soy profesora de natación, el bañador lo llevo siempre conmigo- podemos aprovechar eso…”, “Soy crítico de cine pero si hace falta de un actor, me apunto”, “canto en ópera”- así comienzan los talleres de cine del Kino Kabaret. En 48 horas tendrá lugar el estreno de 14 cortometrajes- fruto de la colaboración de 30 personas de Europa. Pero ahora un cigarrillo.

Movimiento de cineastas

El Kino Kabaret fue establecido hace 14 años en Montreal por dos amigos que apostaron por rodar una película cada mes, hasta el fin de milenio. Al cabo de un año se crearon 12 cortometrajes y en los años siguientes el concepto se difundió en el mundo entero (cuenta con 70 grupos de cineastas en cada continente). Sin embargo, el tiempo de rodaje ya no es un mes, sino 48 horas.

"Hay tan solo una regla: hay que rodar y montar la película en el tiempo definido"- dice Ilja Rautsi- el guionista, crítico de cine y organizador de talleres. "El tema y los medios de realización no tienen importancia. Esto no es una competición". Así que todo lo hacemos deprisa pero también de acuerdo con el espíritu “slow”.

A la hora de escoger a los candidatos se apuesta más bien por la diversidad que por la experiencia. Así que los participantes de los talleres organizados en el marco de Generator forman una especie de crisol de nacionalidades y profesiones: nadadora Rumania, actor de Irlanda, director de Italia, cantante de ópera de Turquía…El Kino Kabaret ha de ser una plataforma para el intercambio de experiencia y sabiduría entre los profesionales y los que nunca han experimentado con la cámara de vídeo. “Hay los que traten los talleres como una forma de preparación para un festival o una escuela de cine. Hay los que se ensayen o simplemente lo hagan por placer viajando por toda Europa durante 6 meses, conociendo gente, visitando y rodando”, nos cuenta Hanaleeen Hauru del Kino Euphoria en Finlanda. Agobiada por las rígidas reglas de la escuela de cine se decidió a juntar el movimiento de cineastas y ahora es ella quien conduce los talleres con Ilja.

Ver también: La misteriosa desaparición de Paris- creado por el Kino Kabaret de Praga

El Kino Kabaret permite a encarnar tanto al guionista como al productor o al actor, ofreciendo de este modo diferentes perspectivas del proceso de creación. Parece que es esta variedad de elección que atrae a los artistas jóvenes.

Cortometrajes y la crisis

Normalmente el presupuesto destinado a las producciones equivale a cero. “Estamos acostumbrados a que en el mundo de cine siempre faltase dinero, asi que la crisis no nos afecta”- bromea Silvia Venegas, productora española del Making DOC Producciones. Intercambiando la experiencia y los medios, los cineastas limitan los gastos al mínimo. Según Hanaleen, el coste se reduce también gracias al hecho de que las películas duren sólo 4 minutos. Desde el punto de vista del director es algo que facilita pero también traiciona ya que en un tiempo tan restringido es posible crear una película de poco valor o que tenga un mensaje borroso. En los documentales por ejemplo, es indispensable saber cómo tratar al personaje: conocer su historia, su natura etc. (como Seidl o Herzog). Aunque este procedimiento consume mucho tiempo posibilita la creación de una relación especial y cierto tipo de tensión entre el  personaje y el espectador. La falta de esta gradación puede llevar a un desorden compositivo y una complejidad innecesaria. GözdeEfe, productora de cortometrajes en Turquía asegura que esta forma no le permite decir todo pero le deja transmitir lo más importante. De un material que dura unas horas escoge lo crucial y condensa la historia en unos minutos. “Prefiero más bien presentar algo concreto que extenderme demasiado".   

Lo que para otros parece ser un obstáculo, Uroš Krasnik, el coordinador del Migrant Film Festiwal en Eslovenia, trata como un espectro de posibilidades- “el cortometraje nos deja experimentar con el contenido y la forma y a la vez garantiza la atención del espectador”.   

Una invitación al circo

De acuerdo con los objetivos se han creado 14 cortometrajes. No son obras perfectas o rebuscadas- son más bien obras simples pero situadas fuera de la moda o la tendencia actual. El resultado final no es primordial, lo que cuenta en Kino Kabaret es el proceso de creación- flujo de ideas, conceptos y el apoyo mutuo. “Y aunque parezca una terapia de grupo, es más bien un circo”, asegura Ilja 

El artículo fue escrito gracias a la colaboración con NISI MASA que organizó el primer Foro Audiovisual Generator en Estrasburgo. En el marco de este evento se celebraron diferentes talleres y panelesdiscusivos que sirvieron de inspiración y fuente de información para todos los interesados, siendo no necesariamente profesionales.       

Foto: Cortesía de: (cc) alvaro tapia hidalgo/Flickr. w tekście: AG.