Kitty, Daisy & Lewis, vuelven los oldies

Artículo publicado el 3 de Octubre de 2011
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 3 de Octubre de 2011
Escrito por Cristina Párraga Pelo largo, ropa vintage, tupés imposibles y mucho eyeliner. Así se presentan kitty, Daisy y Lewis Durham, tres hermanos ingleses de no más de 18 años que ya han publicado dos discos en el mercado musical.
Su estilo rockabilly inspirado en los años 50 gusta y mucho, sobretodo porque no intentan que su música se parezca a la de aquella época, sino porque la crean y la producen como si estuvieran en ella. Tanto, que en su casa de Londres han construido un estudio propio para poder grabar sus discos analógicamente, sin retoques digitales, tal y como suena.

Kitty_Daisy_Lewis_inside_cd_single.jpgEl trio inició el viernes su gira por España con un concierto en la Sala Apolo de Barcelona donde presentaron su último disco, Smoking in Heaven. Un reto para ellos después del éxito cosechado con su álbum anterior que se ganó a un público fiel con versiones pegadizas de antiguas canciones. El nuevo disco está compuesto íntegramente por los tres hermanos y han querido evolucionar artísticamente con nuevos temas influenciados por distintos estilos musicales como el funk o el ska.

En el directo mostraron el dominio que tienen cada uno de ellos de todos los instrumentos. Y es que la tradición musical corre por las venas de los tres hermanos gracias a la herencia paterna. Sus padres, artistas reconocidos en la profesión, les transmitieron la pasión por la música y les enseñaron todo lo que hoy saben. Es por eso que les acompañan en todos los conciertos aportando su experiencia de años encima de los escenarios. En todas las entrevistas que han concedido, Kity, Daisy y Lewis afirman que sin la aportación paterna en sus directos, nada sonaría de la misma manera.

kitty1.jpg Pero los barceloneses no disfrutaron sólo de la colaboración de los señores Durham, también con la compañía del famoso trompetista Eddie Thornton que salió a escena con la canción I’m so Sorry, una de las más aplaudidas por el público catalán. Un concierto no demasiado largo pero muy intenso, en el que los asistentes no pararon de bailar cada una de las canciones que sonaron, en especial la que les dio la fama: Going up the country. Un gran concierto para los amantes del revival musical bien hecho.

kitty3.jpg