Kivinen: “Las elecciones en Finlandia reflejan su espíritu de consenso”

Artículo publicado el 19 de Marzo de 2007
Artículo publicado el 19 de Marzo de 2007

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Giro a la derecha en Finlandia. Está por ver si los socialistas seguirán gobernando con los centristas.

Olli Kivinen, columnista en el principal diario de Finlandia, el Helsinkin Samonat, predice que la coalición de centro izquierda gobernante del Partido Centrista, Partido Socialdemócrata y el Partido Popular Sueco triunfará de nuevo entre los 200 escaños del Eduskunta (parlamento). Matti Vahnanen, primer ministro desde 2003, y su partido centrista, mantendrán su posición de líderes.

Finlandia se encuentra a la cabeza de las tablas de clasificación globales: economía competitiva (Fórum Económico Mundial), educación (proyecto PISA de la OCDE ), sexto país más feliz del mundo (según el Mapa Mundial de la Felicidad), etc. ¿Tienen los votantes fineses alguna preocupación relevante?

Si bien el desempleo disminuye desde el colapso del comunismo a principio de los noventa, un 10% de la población activa permanece inactiva. La tecnología ha sustituido la mano de obra en las áreas de trabajo tradicionales como la tala y la fabricación de papel. Muchos fineses, en especial en el Este y el Norte del país, carecen de la posibilidad de encontrar trabajo en sus regiones de origen. Por tanto, es difícil mantener todo el país poblado. Estás regiones son cada vez más propiedad de los osos y los lobos.

La globalización también ha influido. La mayoría de los componentes de Nokia se fabrican hoy por hoy en Asia, América Latina, EE UU y lugares por el estilo. Sólo una parte permanece en Finlandia. La mano de obra finesa ha resultado ser cara.

En general, el Euro estabilizó bastante nuestra economía (Finlandia es el único Estado nórdico miembro de la UE que adoptó el Euro). La gran mayoría de los finlandeses están felices porque, por primera vez en nuestra Historia, los ciudadanos de a pie tienen dinero extra para gastar, además de tener casa, residencia de verano, coche, etc. A la mayoría les va muy bien.

Finlandia estuvo a cargo de la presidencia durante la segunda mitad de 2006. Se les criticó por su falta de logros en comparación con su primera presidencia, la de 1999. ¿Qué presencia ha tenido la UE en la campaña electoral?

Las actitudes contra la UE vienen definidas por el carácter nacional finés. Dejamos algunos asuntos de lado cuando decidimos ser miembros de la UE. Ya no es un tema de conversación actual. Finlandia tampoco ha tenido movimientos anti-UE serios u organizados. Por supuesto que existen pensadores independientes y un pequeño partido populista anti-UE, pero el resto de partidos está a favor y en consenso con los asuntos europeos. En este sentido, los temas de la UE no se discuten en la campaña.

Dicho esto, mientras que el Euro disfruta de un amplio apoyo, quedamos como uno de los países más críticos de la unión. La gente no le da un cheque en blanco a la UE, en el sentido de que se quejan acerca de asuntos como la burocracia en Bruselas. Como país no tenemos ningún problema para solucionar todo de forma sencilla y podemos establecer contratos por teléfono, evitando el complejo sistema burocrático de otros países. El contraste que ofrece la UE irrita a los fineses.

Finlandia alcanza unas cotas de participación electoral que rondan el 70%. ¿Son sus 5,2 millones de habitantes los ciudadanos europeos más activos políticamente hablando?

El voto se considera como una obligación y forma parte de la educación tanto en casa como en la escuela. Refleja la profunda sociedad consensual de Finlandia. No tenemos problemas internos importantes, por los que las elecciones suelen ser muy aburridas. Esta particular campaña electoral se ha transformado en una atracción. La oposición conservadora intenta mantener “discusiones agradables” con las ramas de centro izquierda del gobierno. Ahora bien, como la gran mayoría de gente podría votar por cualquiera de los partidos políticos sin una diferencia considerable. El único partido con un programa diferente son los nacionalistas de Verdaderos finlandeses (Perussuomalaiset), un partido populista minúsculo que acaba de doblar sus escaños en el parlamento, pasando del 2% de votos a un 5%. El resto de los partidos finlandeses, tomando el espectro tradicional de izquierda derecha se encuentran en el centro.