Kosovo cumple dos años: cinco mitos sobre el país bajo lupa

Artículo publicado el 18 de Febrero de 2010
Artículo publicado el 18 de Febrero de 2010
El 17 de febrero, el país europeo más joven celebró su segundo aniversario. Es probable que muchos todavía no encuentren Kosovo en el mapa. Con frecuencia leemos acerca de sus soldados, crimen organizado y petición de visados. Dos compañeros de piso en Pristina, uno kosovar y otro alemán, comparten sus observaciones comunes más impactantes

Pristina es una capital gris

Tea in a Prishtina barLos extranjeros dicen frecuentemente que “lo bueno que tiene el invierno en Pristina es que la basura desaparece”. El aire está a menudo viciado por el olor a carbón de la antigua central eléctrica, que se encuentra a kilómetros de allí. Sin embargo, Pristina posee una oferta de cafeterías, bares y restaurantes de lo más variado y económico, algo en lo que puede competir fácilmente con Berlín. La sumergida capital de Kosovo quizá sea menos bonita que Praga, pero es un lugar alegre, con una particular vida nocturna en la que los clubs tocan música en directo las siete noches de la semana.

No hay nada que ver en Kosovo 

Un país pobre con un toque comunista en su infraestructura, sin mar… Kosovo es pequeño, pero con la ventaja de que a pocas horas de distancia se encuentran unos preciosos cañones que se extienden a lo largo de las montañas Gjeravica, perfectos para practicar senderismo y escalada. También hay valles, cascadas, ruinas otomanas, mezquitas del siglo XIII, iglesias ortodoxas y casas tradicionales con tejas rojas, y podrá disfrutar de la tradicional hospitalidad de los pueblos. La gente compartirá contigo su vida, sus historias y sus hogares. Sal de Pristina y tendrás la oportunidad de probar la filja (plato típico), beber leche fresca y comer queso casero. Hay también festivales de cine, como el Dokufest, en Prizren (que se celebra anualmente desde el año 2002), así como teatro, jazz, flolklore y la posibilidad de hacer tubing en ríos (deporte en grupo que consiste en bajar la corriente en grandes flotadores, atados unos a otros), entre otras cosas.

Kosovo no tiene futuro

No tiene salida al mar, es pequeño, económicamente aislado y una fuente de tensiones a causa de su atraso cultural. Pero el más grande e inexplotado tesoro de Kosovo es su juventud. Cerca del 75% de la población tiene menos de 35 años y, a causa de la guerra, una porción significativa de estos jóvenes ha pasado tiempo fuera, en Europa y Estados Unidos, consiguiendo títulos y aprendiendo inglés. Incluso los mendigos son capaces de mantener una conversación en inglés o alemán. Los jóvenes son emprendedores y entusiastas y están ansiosos por aprender y explorar. Además, es fácil iniciar un negocio en Kosovo, ya que tiene los impuestos más bajos de los Balcanes, parcelas económicas y mano de obra barata, con un salario medio mensual de entre 160 y 190 euros.

La publicidad está realizada por la agencia con base en París Saatchi and Saatchi y protagonizada por Dhurata Lipovica

Kosovo es un estado fanático

Aunque se puede encontrar una mezquita en muchas de las esquinas de Pristina y la mayoría de la población es musulmana, menos del 0,1% sería capaz de explicar la diferencia entre un muecín y un mulá. La gente bebe y fuma (incluso durante reuniones oficiales), y se pueden ver menos mujeres con pañuelo que en París. En la ciudad de Gjavoka, por ejemplo, un 85% de sus habitantes son musulmanes, pero recientemente eligieron a un alcalde católico. ¿Puede haber un mayor ejemplo de tolerancia?

Kosovo es todavía un país peligroso

Hemos dejado lo mejor para el final. Cerca de 10.000 efectivos de las tropas de la OTAN para Kosovo (KFOR) están todavía en el país, asegurando edificios históricos, iglesias y puentes. La conocida disputa entre Kosovo y Serbia es estrictamente política; los actos violentos terminaron en 1999. Así que no hay peligro de que te disparen al llegar al aeropuerto de Pristina. En mayo de 2008, el informe de las Naciones Unidas constató que los Balcanes es una de las áreas más seguras de Europa. El índice de criminalidad de Kosovo es más bajo que el de ningún otro país balcánico; según un estudio realizado en 2009 por la Comisión Europea y la ONU sobre crimen y seguridad, el país con mayor criminalidad es Gran Bretaña. 

Fotos: café en Pristian por ©decafinata/ Thomas Berg at Flickr;Dhurata Lipovica  promocionando la campaña gubernamental 'Jóvenes Europeos': ©courtesy of Young European campaign, mira el vídeo aquí/ Video: ©DokuFestTV / Youtube