Kremena Budinova: De tal país, tal gitano

Artículo publicado el 2 de Julio de 2014
Artículo publicado el 2 de Julio de 2014

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Kremena Budinova es una periodista búlgara de origen gitano con una larga carrera en televisión, radio y prensa escrita.  Nació en Fakulteta, el barrio con mayor presencia gitana de Sofía, y perdió la vista a los 14 años. Sin embargo, demostró a todo el mundo, incluida ella misma, que los ciegos, incluso sufriendo estereotipos por su etnia, pueden ser reporteros televisivos.

“He estado en todos los guetos de Bulgaria”, me cuenta Kremena Budinova después de darme una calurosa bienvenida en su casa, donde me lleva a un espacioso jardín. Su hijo y ella construyeron y amueblaron ellos mismos su nueva casa, situada en uno de los extremos de Fakulteta.

“Esto lo hizo mamá”, comenta Ognyan Budinov, de 13 años, señalando a una pared hecha de piedras redondas colocadas simétricamente. Es imposible no sentirse impresionado no solo porque lo haya construido una mujer, sino una mujer ciega. Hace un tiempo el canal de televisión Arte vino a Bulgaria a grabar una película sobre Kremena y la construcción de esta casa.

Pero no le gustan los estereotipos y los neutraliza con fuerza. “Las definiciones son engañosas, yo no me defino a mí misma de ninguna manera”, explica cuando le preguntan con qué se identifica. “Llevo informando durante 17 años. Antes de eso trabajé como publicista sobre varios temas, pero por desgracia, me han etiquetado como ‘periodista gitana’ en lugar de ‘periodista’. Me encasilla”.

FAKULTETA

“Los gitanos de un país son como ese mismo país”, afirma Kremena con seguridad, hablando de temas sensibles como la falta de educación y trabajo. Me cuenta que en Fakulteta no ha cambiado nada, y las abundantes ayudas que les concedieron las instituciones europeas han desaparecido. Kremena critica tanto a la comunidad gitana como a las políticas del gobierno. Los habitantes del barrio saben de memoria cuánto les pagó cada partido para que les votasen durante las elecciones europeas.

En mitad de la conversación se empieza a oír una música atronadora. Kremena y yo nos miramos (me di cuenta de que esto también pasa con los deficientes visuales). Cerca de la casa hay un edificio blanco desde el que la música inunda las chabolas del barrio cada mañana. Un niño me lo explica: “Es un restaurante, a veces discoteca”, y todo “está hecho de oro”. Fakulteta, con una población 45.000 personas, es un lugar de constrastes.

ESTEREOTIPOS FALSOS

La casa tiene un gran jardín con rosales y árboles en flor. Kremena dice que a los gitanos no les suele gustar tener jardines en casa, prefieren que esté asfaltado, lo cual es signo de limpieza en su cultura. Le pregunto qué estereotipos falsos existen sobre ellos y me los empieza a enumerar.

“Los niños. La gente cree que los gitanos tienen hijos por las ayudas, pero no es verdad. ¿Cómo van a mantenerse con 35 leva (18€)? A los gitanos les gusta tener la casa llena de niños, llena de felicidad, es parte de su cultura. Sin embargo, ha surgido una nueva tendencia: cada vez tienen menos niños por culpa de la crisis”.

Kremena señala que las mismas tendencias que se ven entre la población búlgara también se observan entre la minoría romaní: inmigración intensiva a la capital, empobrecimiento en el campo.

“No hay mayores patriotas que los gitanos”, añade, explicando que los romaníes no emigrarían a no ser que sufran una gran necesidad económica. Al preguntarle sobre el número de gitanos en Bulgaria me dice que este tema es peligroso porque crea “tensión social”. Según ella, son más de 800.000.

APOYO

Su programa sobre los temas relaciones con los romaníes siempre ha sido una producción externa, lo que significa que Kremena tiene que trabajar continuamente para conseguir nuevos benefactores. Las ONG son las que más la han apoyado, BNT (Televisión Nacional Búlgara) solo les da un hueco en su parrilla. En la ceremonia de premios en Berlín, Kremena descubrió gracias a compañeros extranjeros que este tipo de programas están completamente realizados por cadenas nacionales en otros países de la UE.

De momento Kremena está esperando la llamada de unos cuantos lugares a los que ha pedido ayuda para financiarse. A pesar de la inseguridad, se siente afortunada por su carrera y su vida. Al final de nuestra conversación me muestra las rosas en ciernes de sus rosales, además de su perro, que en lugar de gruñirme mueve la cola de forma amistosa.

Biografía:

Kremena Budinova es una periodista búlgara de origen gitano con una larga carrera en televisión, radio y prensa escrita. Nació en Fakulteta, un barrio de Sofía habitado principalmente por gitanos. Kremena perdió la vista con 14 años, y a pesar de la dificultad física para prepararse los exámenes. Consiguió una de las mejores notas en el examen de literatura de la Selectividad búlgara de 1993. Trabajó para varios medios de comunicación mientras estudiaba Filología Búlgara y Periodismo. Kremana demostró al mundo, incluida ella misma, que es posible ser ciega y reportera televisiva, incluso con los prejuicios contra su etnia. Su trabajo alrededor de la minoría gitana comenzó en 1997 con “Romano Dunyas”, emitido en TV7, que después pasó a la Televisión Nacional Búlgara (BNT) con el nombre “El mundo de los gitanos”. Desde entonces el proyecto ha pasado momentos difíciles en 2012 cuando Kremena perdió su trabajo temporalmente. Consiguió encontrar fondos para el programa, pero hoy en día vuelve a tener problemas financieros para que continúe en el aire. En mayo Kremena y el director del documental, Svetoslav Draganov, fueron galardonados por su trabajo en el CIVIS Media Prize 2014 forum en Berlín.