Kristina Lunz: "Las mujeres sólo aparecen como objetos sexuales"

Artículo publicado el 8 de Marzo de 2016
Artículo publicado el 8 de Marzo de 2016

Millones de personas leen cada día el diario alemán más importante, Bild, y aprenden así que las mujeres no son más que un vientre, piernas y nalgas. Kristina Lunz ya no acepta este sexismo y lanza StopBildSexism, su propia campaña anti-BILD.

Afuera hace mucho frío, un tiempo típico de Berlín en invierno. Por la ventana de la cafetería la vista se extiende hasta un edificio al otro lado de la calle: La sede del imperio de medios Axel Springer. Y es contra este imperio mediático, o más precisamente contra su producto más conocido, contra quien lucha Kristina Lunz. "Crecí siendo imprudente y no tenía la sensación de estar en desventaja por el hecho de ser una chica", dice mientras toma un sorbo de Spezi (una mezcla de refresco de cola y de naranja, ed.). Entonces sonríe: "Pero siempre he sido impertinente".

¿Impertinente? Debe serlo, ya que esta graduado de Oxford de 26 años se ha convertido en poco tiempo en una de las más conocidas activistas de Alemania: Su petición "Zeigt allen Respekt - Schluss mit der Sexismus en BILD" ("Respétalas - Acabemos con el sexismo en BILD") ya ha recogido más de 57.000 firmas y ha logrado que muchos medios de comunicación informen de la campaña StopBildSexism. Pero, ¿cómo la despreocupada Kristina ha podido convertirse en un combatiente segura sí misma que se enfrenta a BILD, el mayor periódico de Alemania con una circulación de más de 1,87 millones de copias?

Petición contra BILD

La atención de Kristina sobre este tema surgió por primera vez a principios de 2013, cuando #aufschrei [protesta] cruzó Alemania y el sexismo diario de repente se convirtió en el tema número 1 en el país. "Francamente, nunca antes le había prestado atención al asunto", admite Kristina. A través de sus estudios sobre gobernancia global y diplomacia en Londres, acabó tratando una y otra vez el tema de los derechos de la mujer. Ha ido aprendiendo poco a poco cómo funcionan los medios de comunicación, cuál es su impacto y cómo podemos utilizar mediáticamente las campañas políticas. Este primer sentimiento confuso que ganó en Kristina después de #aufschrei, acabó convirtiéndose en una certeza: "Algo no va bien. Las mujeres sufren violencia en el mundo y, sin embargo, aparecen con mayor frecuencia en los medios de comunicación como objetos sexuales. Hay que darse cuenta de que esta forma de representarnos tiene un impacto".

El argumento decisivo le llegó durante una visita a su pueblo natal en Alemania. Kristina vio el BILD en una estación de servicio, "¡BILD busca los pechos más grandes de la televisión!". Para Kristina, estaba claro: Había que hacer algo. Pero ¿qué? Se ríe: "¡Yo no tenía idea de nada! Pero sabía que la campaña 'No más Página 3' en Inglaterra (una campaña en contra de la representación de las mujeres medio desnudas en la página 3 del diario The Sun, ed.), y pensé que deberíamos hacer lo mismo en Alemania". Kristina empezó entonces a escribir el texto de una petición contra el BILD, específicamente contra la "mujer BILD", siempre joven y desnuda. Luego todo fue bastante rápido. Los principales medios de comunicación hablaron de la campaña StopBildSexism. El ex redactor jefe de BILD en persona reaccionó. Kristina hace una mueca: "Evidentemente, se burlaba de nosotros y fue implacable. ¡Apenas llegábamos a los 11 seguidores en Twitter!".

"Tu lo que eres es una mal follada"

A pesar de este bajo número de seguidores, este "horrible sitio de Internet" y aprendizaje que da la práctica, la petición recogió 8.000 firmas en tres días. El buzón de correo de Kristina está lleno de mensajes maliciosos, como "¡ve a ver a un psiquiatra!" o "¡Eres un mal follada!". Kristina no esperaba tanto odio: "Que lo encuentren una petición muy bestia, está bien. Sin embargo, muchas personas me atacaban a mí, personalmente, y dejaban comentarios sobre mi apariencia. No hacía más que llorar".

#ByeByeKai

Kristina se encoge de hombros. A día de hoy sabe cómo gestionar este tipo de informaciones, también porque durante este tiempo ha reunido alrededor de su StopBildSexism a un equipo de 19 partidarios comprometidos. Algunos de ellos viven en Londres, como Kristina, otros en Berlín, por ejemplo. Juntos intentan desmontar este sexismo omnipresente en el periódico BILD, mediante el ruido y la perseverancia. Porque el sexismo, Kristina está convencida, transmite el mensaje a los lectores de que sería normal reducir a las mujeres a su sexualidad y su apariencia. Y esto llevaría hacia la normalización del sexismo cotidiano y la falta de respeto hacia las mujeres.

Primera etapa: Conseguir que se suprima el BILD-Girl

StopBildSexism ha escrito, entre otros, una carta abierta al ahora ex redactor jefe Kai Diekmann, y organizó una mesa redonda sobre el tema del sexismo en los medios de comunicación. El primer paso es y sigue siendo la supresión de la BILD-Girl. "Ese es ya un objetivo bastante ambicioso ", admite Kristina, "pero hay que empezar por alguna parte". Kristina se despide, pues todavía tiene una cita en el otro lado de la calle en BILD. Allí los hombres no la toman en serio, dice Kristina. Pero con la redactora jefa del Bild am Sonntag y las redactoras de BILD es diferente, según ella. Conclusión: En esta batalla contra el sexismo en los medios de comunicación, un poco de impertinencia nunca está de más.

_

Mind the Gap presenta #Sheroes: Una serie de retratos de jóvenes europeas que defienden la igualdad de género y luchan contra la discriminación.