La addición a las redes sociales: ¿imposible de frenar?

Artículo publicado el 5 de Junio de 2014
Artículo publicado el 5 de Junio de 2014

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

- Opi­nión - Cerca de 17,000 imá­ge­nes de la re­pre­sen­ta­ción del video de la BD de Marc Maron en menos de un año. Este fe­nó­meno con­ti­nua cre­cien­do.

La Generación de las Redes Sociales, Marc Maron. Las pá­gi­nas de su his­to­rie­ta se con­vier­ten en un pe­que­ño video de dos mi­nu­tos. Dos mi­nu­tos en los cua­les todo el mundo puede trans­for­mar­se en uno de los per­so­na­jes crea­dos por Maron. 

Com­ple­ta­men­te de­pen­dien­tes de su sis­te­ma glo­bal móbil (gsm), ob­se­sio­na­dos con ver los « co­men­ta­rios » en Fa­ce­book, sin em­bar­go nunca con el tiem­po su­fi­cien­te para preo­cu­par­se ver­da­de­ra­men­te por el pró­ji­mo.

Tal es nues­tra ge­ne­ra­ción. El pro­ble­ma no se en­cuen­tra en la exis­ten­cia de las redes so­cia­les, sino más bien como uti­li­za­mos las mis­mas. 

To­me­mos el ejem­plo del metro y sus 20 mi­nu­tos de viaje. Para pasar el tiem­po, cada uno en­cien­de su GSM y ojea las in­for­ma­cio­nes vir­tua­les, pre­fi­rien­do esta reali­dad sobre aque­lla que se en­cuen­tra a nues­tro al­re­de­dor. Aun du­ran­te las no­ches, cuan­do uno se en­cuen­tra con sus amis­ta­des, di­vir­tien­do­se o no, la ne­ce­si­dad y las ganas de saber lo que ha su­ce­di­do en la co­mu­ni­dad vir­tual es in­con­te­ni­ble. 

PRIVACIDAD? No, gra­cias.

La ma­yo­ría del tiem­po, no se lee mas que el es­ta­do sen­ti­men­tal de las per­so­nas, quie­nes pro­ba­ble­men­te no saben con quien ha­blar. Las redes so­cia­les son pú­bli­cas, todo el mundo las mira. Todas las pa­la­bras que es­cri­bi­mos en nues­tra « pá­gi­na » se con­vier­te en in­for­ma­ción pú­bli­ca. Cada uno puede in­ten­tar ba­lan­cear su vida pri­va­da, no obs­tan­te, todo uti­li­za­mos el in­ter­net hoy día. Desde que uno pu­bli­ca una pa­la­bra, ésta se con­vier­te in­me­dia­ta­men­te en in­for­ma­ción pú­bli­ca y se puede en­con­trar in­me­dia­ta­men­te en las redes. ¿Com­pren­de usted el im­pac­to que tiene esto sobre nues­tras vidas? Uno puede ser ob­ser­va­do cons­tan­te­men­te por cual­quier per­so­na des­co­no­ci­da.

Aten­ción, por favor

Pero, ¿de dónde puede esto pro­ve­nir? ¿Por qué te­ne­mos la ne­ce­si­dad de es­cri­bir acer­ca de no­sos­tros mis­mos? Estos se debe a dos ra­zo­nes prin­ci­pa­les, el deseo de man­te­ner me­mo­rias de lo que nos su­ce­de todos los días y la ne­ce­si­dad de dar rien­das suel­tas a nues­tros sen­ti­mien­tos. Estos es nor­mal, es parte de nues­tra na­tu­ra­le­za el tener ne­ce­si­dad de desaho­gar­nos. Lo que ha cam­bia­do a sido el medio por el cual lle­va­mos a cabo esta ac­ción, ya no es su­fi­cien­te es­cri­bir en nues­tro pe­que­ño dia­rio, ya uno en­cuen­tra esto un poco ri­dícu­lo, « es cosa de niño ». Así pues no­so­tros po­de­mos agra­de­cer las « ni­ñe­da­des » de Ana Frank, las cua­les nos han per­mi­ti­do des­cu­brir más de cerca los he­chos ocu­rri­dos du­ran­te los años 40. Afor­tu­na­da­men­te, nues­tras his­to­rias no son tan im­pac­tan­tes, no obs­tan­te las mis­mas ame­ri­tan man­te­ner­se en un ám­bi­to pri­va­do y de ser com­par­ti­das por no­so­tros mis­mos y no por las redes. 

Nues­tras amis­ta­des así co­no­ce­rán nues­tras his­to­rias a tra­vés de no­so­tros mis­mos y no a tra­vés de nues­tras pá­gi­nas vir­tua­les. ¿Po­dría usted ima­gi­nar como sería en 10 años si hoy día uno se abs­tie­ne de ha­blar ya que, de todas for­mas, todo lo que nos su­ce­de puede ser en­con­tra­do en la web?

« Utilizalas responsablemente »

Pre­ten­der con­ven­cer a todo el mundo de re­nun­ciar a esta reali­dad vir­tual es im­po­si­ble. Lo que po­de­mos ver­da­de­ra­men­te hacer es ex­plo­tar estos nue­vos me­dios de co­mu­ni­ca­ción a tra­vés de sus as­pec­tos po­si­ti­vos. 

En efec­to, Fa­ce­book, Twit­ter y Linkdln pue­den ser muy úti­les para los nue­vos em­pre­sa­rios, quie­nes tie­nen así la po­si­bi­li­dad de hacer pu­bli­ci­dad gra­tui­ta. Ade­más, todos los ar­tis­tas pue­den pu­bli­car sus obras para dar­les cier­ta vi­si­bi­li­dad y así darse a co­no­cer! Con­cier­tos, even­tos, inagu­ra­cio­nes, pre­sen­ta­cio­nes, en­cuen­tros, gru­pos uni­ver­si­ta­rios con sus no­ti­cias... sería como tener un dia­rio que nos man­tie­ne al co­rrien­te de todo lo que su­ce­de a nues­tro al­re­de­dor. En­ton­ces, ¿por qué no? ¿Por qué no po­de­mos dis­tin­guir ambas cosas, es decir, co­mu­ni­carnos y man­te­ner ver­da­de­ras re­la­cio­nes al mismo tiem­po que somos proac­ti­vos, apro­ve­chan­do así las ofer­tas cul­tu­ra­les pu­bli­ca­das?

Estas de­ci­sio­nes no le per­ten­cen mas que a us­te­des.