"La Adoración" de Markiewicz, arte y religión

Artículo publicado el 22 de Noviembre de 2013
Artículo publicado el 22 de Noviembre de 2013

"La adoración de Cristo”, película de Jacek Markiewicz, en la que el artista desnudo acaricia una cruz medieval y toca los genitales de la figura central de la religión cristiana, causó una tormenta en los medios de comunicación polacos. El autor llegó a ser demandado. ¿Qué es "La adoración" en realidad?, ¿una provocación caducada o una metáfora un tanto difícil?. ¿Qué opinan los jóvenes polacos?

La película de Markiewicz forma parte de la exposición "BRITISH BRITISH POLISH POLISH: El arte de los confines de Europa, largos años 90. y hoy” presentada hasta el 15 de noviembre en el Centro del Arte Contemporáneo en Varsovia. La obra, a su vez, es trabajo de fin de carrera, que fue creada en el año 1992, en la época del incipiente capitalismo polaco. Después de conseguir el diploma, el artista dejó el mundo de la creación y empezó a trabajar en una tienda de envases desechables al por mayor. Cuando este otoño "La adoración” ha sido proyectada en el Centro, enseguida ha suscitado gran indignación en los entornos católicos. La calle Jazdów 2 de repente se llenó de manifestantes en contra de la obra. También la derecha polaca reaccionó vivamente. Los diputados Andrzej Jaworski y Anna Sobecka (ambos del PiS, Derecho y Justicia) no tardaron en avisar a la fiscalía, y un colega suyo del mismo partido, Stanisław Pięta, presentó una interpelación al ministro de cultura, Bogdan Zdrojewski sobre el asunto de la ofensa a los sentimientos religiosos y afrenta pública de un objeto de culto religioso en el CSW (Centro del Arte Contemporáneo). Entre las personas que participan en la discusión sobre "La adoración", suenan también voces que dicen que el escándalo por la ofensa de los sentimientos religiosos llega unos cuantos años tarde.

Hemos preguntado a dos jóvenes polacos por su opinión acerca de la situación.

¿ESTA FORMA DE PROVOCAR HOY EN DÍA NO ES NINGUNA PROVOCACIÓN?

Rafał, nacido en '89, graduado en Educación Artística por la UWM (Universidad de Varmia y Masuria) de Olsztyn, indica que el arte contemporáneo muchas veces hace referencia a una metáfora, especie de adivinanza que hay que resolver para entender el problema tratado. "Desgraciadamente, un tema tan sensible como la religión vinculado con una desnudez real, crea controversias a pesar de haber sido algo natural en la pintura religiosa”. Según él, habría que discutir más sobre cuál es el significado de la película de Markiewicz, y menos, sobre qué es lo que se ve en la pantalla. "Creo que esta obra no pretende ser una provocación por sí misma: aunque, sin duda, provoca, no es su única función. Se hace la pregunta sobre los límites de la adoración, inspirándose en sus representaciones en la historia del arte” - dice Rafał. "No nos engañemos, muchas personas lo verán solo como una burla de la iglesia, mientras que las obras de este tipo hay que mirarlas como si fueran transparentes, universales, indirectas e intentar llegar a la pregunta que se hizo el artista” - añade.

Tymek (nacido en 1986), titulado por la Academia de Artes Liberales, tiene una idea totalmente distinta acerca del tema. Según él, la película de Markiewicz es una obra del arte mediocre. "En el arte de mainstream hace tiempo que no se trata de la belleza, ni siquiera se trata de que el arte guste a los espectadores. Lo único, que esta película se aleja incluso de los estándares contemporáneos, tampoco tan exagerados” - observa y añade que la idea de "darse a conocer a través de un escándalo” en este caso ha sido realizada de una manera tan primitiva que el carácter iconoclasta de la obra es claramente visible para cualquier consumidor potencial. "Este método solo puede funcionar cuando se utiliza por primera vez. Por desgracia, unos «happenings» parecidos se hicieron ya antes decenas de veces y la película no da talla ni siquiera como un escándalo" - dice Tymek. También se fija en los dobles estándares que adopta la gran mayoría de los comentadores izquierdistas a la hora de opinar sobre el evento. Según Tymek, "si se utilizase de la misma manera los símbolos sagrados de islam o de judaísmo, la mayoría de los medios de comunicación estaría tocando la alarma diciendo que estamos presentando un acto que supera los límites permitidos de la expresión artística y que se debe considerar más bien una ofensa contra una cultura ajena al autor. Lo que tenemos delante, es una película donde se profana el símbolo sagrado del cristianismo de una manera poco rebuscada, convirténdose la acción misma en una «valiente prueba de conmover a la sociedad». Al mismo tiempo, los que critican esta obra viendo en ella cierta inconveniencia, son comparados a Vladimir Putin. Hoy, resulta muy fácil ofender el cristianismo porque al ser mainstream no les importa, y la mayoría de los medios de comunicación incluso aplauden a este tipo de happenings. Esta forma de provocar hoy no es ninguna provocación”.

¿EL ARTE? nO SÉ, no entiendo del arte.

No cabe duda que la película de Jacek Markiewicz no es la primera creación artística en la historia que atenta contra los sentimientos religiosos de algunos espectadores. Incluso nos arriesgaríamos a decir que han sido tantos los artistas que dieron la rienda suelta a la expresión de la misma forma, que ya es hasta aburrido. La serie de fotografías "In God we Trust" de David LaChapelle, la rana de Martin Kippenberger, la cruz con genitales de Dorota Nieznalska, Juan Pablo II derribado por un meteorito de Maurizio Cattelan, o Jesucristo crucificado inmerso en la orina de Andres Serrano son algunos de los múltiples ejemplos.

Pero, ¿y si Markiewicz está mostrando algo nuevo, hasta ahora no presentado por otros artistas? Si es así, ¿qué será? Y si ya hacemos preguntas al público, los cristianos indignados ¿no manifestarían más si simplemente ignorasen el tema? ¿Se les permite más a los artistas

Y... ¿qué es el arte?