La amargura de los comunistas checos

Artículo publicado el 7 de Mayo de 2004
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 7 de Mayo de 2004

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El ingreso en la UE el 1 de mayo fue motivo de celebración para la mayoría de los checos, pero no para el Partido Comunista de Bohemia y Moravia.

El Partido Comunista de Bohemia y Moravia (KSCM) se fundó el 31 de marzo de 1990 como relevo al Partido Comunista de Checoslovaquia (KSC), que dirigió el país durante más de 40 años (1949-1989). Algunas voces discordantes apuntan que el KSCM debería ilegalizarse al tratarse de un relevo directo y no reformado del KSC. Otros aseguran que los comunistas desaparecerán antes o después, pues el electorado del KSCM está formado fundamentalmente por la tercera edad.

Sin embargo, el KSCM sigue siendo legal y no parece que los comunistas vayan a desaparecer. Por el contrario, los resultados obtenidos por el KSCM en las elecciones parlamentarias, excepto en las de 1996, son una muestra evidente de que el partido crece por momentos. Las últimas elecciones al Congreso de los Diputados del Parlamento checo se celebraron en 2002 y el KSCM obtuvo entonces el 18.5% de los votos, convirtiéndose en el tercer partido más votado. Según las últimas encuestas de opinión, el KSCM es actualmente el segundo partido más fuerte de la República Checa. Y cuenta con el mayor número de afiliados (100.000).

Asistencia sanitaria gratuita y “no” al imperialismo de Estados Unidos

El objetivo político a largo plazo de los comunistas checos es el socialismo, que entienden como «una sociedad próspera, socialmente justa, democrática, política y económicamente plural y comprometida a utilizar los recursos de todos». Hacen también hincapié en el importante papel que asignarían al Gobierno, que debería forjar y coordinar los objetivos estratégicos de la sociedad, legislar una economía de mercado mixta, garantizar una cierta calidad de vida o el derecho de todos al trabajo. El KSCM defiende una educación y asistencia sanitaria totalmente gratuita para todos los ciudadanos. Además, aboga por un mayor apoyo a las familias jóvenes así como a los pensionistas por parte del Gobierno.

En lo que a las relaciones exteriores respecta, el KSCM es muy crítico con la política exterior de EEUU y desearía una mayor cooperación con los países del este. Además, el KSCM aboga por la salida de la República Checa de la OTAN.

Rechazo a la UE

En cuanto a su postura frente a la UE, el KSCM está dividido en tres corrientes: los reformistas, los conservadores y los partidarios de la línea dura. Mientras que los reformistas respaldan el ingreso de la República Checa en la UE y desean una mayor colaboración entre los partidos de izquierdas de Europa, los partidarios de la línea dura sueñan a menudo con volver a los días anteriores a 1989 y rechazan a la UE fundamentalmente porque merma la soberanía de la República Checa y por no ser lo suficientemente socialista. Los conservadores se encuentran en algún lugar intermedio entre estos dos enfoques. La posición oficial del KSCM acerca del ingreso de la República Checa en la UE había sido hasta ahora muy negativa. Sin embargo, el ingreso ya se ve hoy como una realidad, y aunque no puede darse marcha atrás, sí pueden modificarse algunos aspectos.

El KSCM considera que las condiciones bajo las que la República Checa ingresó en la UE son desfavorables en muchos aspectos. Según el KSCM, el ingreso en la UE, especialmente al principio, traerá muchos problemas para el ciudadano de a pie. En su opinión, el problema más inmediato será el aumento de los precios y temen también que, al menos durante los primeros años, la República Checa aporte más dinero a la UE del que reciba. Las críticas del KSCM alcanzan también a la “Constitución Europea”, las posibilidades que tiene la República Checa de influir en la UE y la falta de democracia en algunas de las instituciones europeas.

A pesar de estas críticas, este año el KSCM se presentará a las elecciones al Parlamento Europeo. Para captar votos, se basará en los principios de su programa económico, social y político, cuyos objetivos en el Parlamento Europeo son el refuerzo de la influencia de la izquierda en Europa así como en la escena internacional, una participación activa en el programa de trabajo y unificación de la izquierda europea, y la creación de una nueva visión de las relaciones sociales y políticas.