La araña de la fortuna

Artículo publicado el 30 de Mayo de 2007
Artículo publicado el 30 de Mayo de 2007

373 millones de dólares. Con esta recaudación a escala mundial en los primeros seis días después de su estreno (el 1 de mayo en Europa), Spiderman 3 ha batido todos los récords, superando incluso al último episodio de La guerra de las galaxias. El hombre araña, un valor seguro para Sony Pictures, hace honor al dicho italiano según el cual ragno porta guadagno (“la araña trae beneficios”).

¿Pero por qué iba a traer fortuna este bicho tan poco “afortunado”? La respuesta se puede encontrar en su tela, que solía usarse como hemostático para curar las heridas, hasta tal punto que los antiguos romanos solían criar arañas en los campamentos militares. Así ahorraban tiempo y soldados (demasiado costosos). Por otro lado, uno de los nombres del diablo en hebreo, Belcebú, quiere decir “señor de las moscas”, el plato preferido de las arañas, convertidas en paladines del bien. Vamos, igual que Spiderman.

En las lenguas europeas la araña es también un práctico instrumento de previsión meteorológica. En efecto, las arañas aborrecen la lluvia, porque impide volar tranquilamente a los insectos. Así, en francés se dice araignée du matin chagrin, araignée du midi souci, araignée du soir espoir, que quiere decir, por orden: “araña matinal, tristeza”, porque si se la ve trabajar significa que no ha habido rocío que pueda estorbarle (y cuando no hay rocío se anuncia lluvia); “araña de mediodía, preocupación”, porque si se ve obligada a trabajar a horas intempestivas (las arañas no tejen al mediodía) quiere decir que se anuncia lluvia y hay que darse prisa; “araña vespertina, esperanza”, porque ello supone que la atmósfera está en calma y va a mantenerse el buen tiempo. El mismo significado tiene el dicho belga según el cual hará buen tiempo si les fils de leur toile sont longs (“si son largos los hilos de la telaraña”).

En Polonia, las arañas traen mala suerte cuando se matan, al igual que las "money spiders" del Reino Unido, a quienes se les supone un buen augurio para los negocios.

Sin embargo, la buena reputación de las arañas en las lenguas europeas no afecta a Alemania, donde se dice sie sind sich spinnefeind (“son enemigos-araña”) cuando dos personas no pueden soportarse en absoluto. Lo cual no ocurre entre nuestro Spiderman y Sony Pictures. Así que, por el momento, parece que se mantiene el buen tiempo bajo el cielo de Hollywood.