La Belgian Pride: "Ven a tu aire"

Artículo publicado el 17 de Mayo de 2016
Artículo publicado el 17 de Mayo de 2016

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

A pesar de los cambios en el recorrido a última hora y de la bajada de las temperaturas, la 21ª edición de la Belgian Pride ha sido todo un éxito: 60.000 personas se dieron cita el pasado sábado 14 de mayo en el centro de Bruselas para participar en el desfile y celebrar el amor.

Desde el 30 de abril, los colores del arco iris lucían en el centro de Bruselas para dar la bienvenida a los actos del PrideFestival. La organización había preparado este año todo un programa de actividades de lo más variopinto, con la participación de asociaciones ciudadanas, intelectuales y militantes del colectivo LGBT, y llevaba trabajando a un ritmo frenético durante las últimas dos semanas. El festival se clausuró a lo grande el pasado sábado 14 de mayo con la PrideParade, que arrancaba a las dos de la tarde desde el  Mont des Arts hasta llegar a De Brouckère, antes de volver hacia el PrideVillage, situado cerca del punto de salida del cortejo. 

Este año, la protagonista absoluta fue la celebración de los derechos de los transexuales. Mucha alegría, pistas de baile con música tecno o pop eurotrans al más puro estilo berlinés o marbellí, y cerveza, mucha cerveza. Todos los ingredientes para una jornada festiva perfecta.

Allí había de todo como en botica: unos acudían a reivindicar un mensaje político claro; otros, únicamente se acercaron a celebrar el amor y disfrutar de la fiesta. CaféBabel Bruxelles no se lo podía perder. Acudimos a la Pride, hablamos con alguno de los asistentes y esto es lo que nos contaron.

Bernard y su hija Lucie, de Ixelles

Para ellos, esta era la ocasión perfecta para disfrutar de una fiesta con todo el mundo. Bernard reconoce que, si bien para él era importante transmitir a su hija un mensaje claro de respeto y tolerancia, no era este el único motivo para venir desde Ixelles. Como padre, es consciente de que hoy en día es necesario llevar a cabo una educación en la diversidad, algo que desde luego, «debería ser tan evidente, que no hace falta ni tan siquiera plantearlo».

Lucie ha elegido ella misma para un día como hoy, una camiseta en la que se lee la palabra «Love». Cuando le explicamos el verdadero significado de esta celebración, dijo que la camiseta era perfecta para «la fiesta del amor», recuerda Bernard.

« La Pride nos sirve también para celebrar la suerte que tenemos de vivir en un país que reconoce una serie de derechos que otros países no hacen» apunta Bernard, aludiendo al tema de la intersexualidad e identidad plural:  «En realidad, esto es como una cebolla. La identidad está formada por varias capas, una encima de otra, y lo fundamental es plantearnos cómo sentimos y cómo queremos vivir nuestra propia sexualidad». Cuando le preguntamos a Bernard sobre la presencia de partidos políticos en las carrozas del desfile, nos dice que él ve bien que estén aquí y que, aunque estemos viviendo una época en la que lo prioritario es replantearse toda la cuestión de la recuperación política, a su entender, es normal que los grandes partidos vengan a apoyar actos como estos, porque no podemos olvidar que si los políticos están ahí, es precisamente para representar al ciudadano y sus ideas. « En un ambiente de desconfianza política como el que vivimos, es importante que estén aquí hoy», concluye.

Si echamos un vistazo a las carrozas del desfile, vemos que efectivamente, muchos partidos políticos han acudido a la celebración: el CD&V (Democristianos Flamencos), los Ecologistas, la Open VLD (Liberales y Demócratas Flamencos), el PS (Partido Socialista Belga), así como el sp.a (Partido Socialista Diferente ), y numerosas personalidades de la política belga, como los ministros Sven Gatz, Pascal Smet o el presidente del sp.a, John Crombez.

Olivier, voluntario de la Rainbow House

Para Olivier, la Pride es el acontecimiento más importante de la comunidad, pese a que durante todo el año, se lleven a cabo numerosos actos organizados por la Raibow House o por otras organizaciones del colectivo LGBT (policías, jugadores de rugby, la asociación que representa a los Balcanes, ...). En el frontal de su stand de la Rue au Charbon, se puede leer: «aquí se bebe asociativismo», y es que para la Rainbow House, un día como hoy es la ocasión ideal para hacer una buena colecta que permita a la asociación seguir funcionando el resto del año.

Olivier es, además, activista en Amnesty International desde más de treinta años, y su compromiso con la causa empezó en misiones como voluntario en países, entre otros, como México y Guatemala. Ahora que, como él dice, es ya «perro viejo», se centra más en proyectos locales, sobre todo el que dirige actualmente, llamado «Colegios Amigos de los Derechos Humanos». En el marco de este programa, Olivier, tiene la oportunidad de acercarse a alumnos de secundaria para sensibilizarles y debatir en temas de «Derechos Humanos» - y no de Derechos del Hombre- en los que se aborda la cuestión de la criminalización de la homosexualidad.

Como conclusión a su labor al frente de este proyecto, Olivier reconoce que los jóvenes tienen todavía mucho que aprender: «Se necesita una buena pedagogía para enseñarles todo el tema de género (NDLR, que es el precisamente el tema de la Pride de este año), y en esta época más que nunca». A la pregunta de si esta educación tiene que llevarse a cabo en las escuelas o en las familias, Olivier lo tiene claro: «La familia hace lo que quiere; la escuela, lo que debe». Para él, los profesores deberían tener al menos una formación mínima en temas de género para que sus enseñanzas resulten acordes con una educación en la diversidad. 

Dylan y Geoffrey, dos amigos

Esta es la primera Pride para Geoffroy, que está encantado con el ambiente festivo del Mont des Arts. Para ellos, esta es la ocasión perfecta para divertirse y pasar un buen rato. El mensaje político queda en su caso en un segundo plano, aunque los dos están de acuerdo en algo: «¡seguramente repitan todos los años!».

Pincha aquí para acceder a nuestro artículo sobre los derechos del colectivo LGBTI en Europa.